Connect with us
De Pixabay De Pixabay

Estilo

Mexicanos pasan hasta 4 horas en WhatsApp

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.— En México, 52.5 por ciento de los usuarios de WhatsApp utilizan esta red social entre dos y cuatro horas diarias en promedio, y 17 por ciento permanece más de seis horas.

En la zona centro del país se concentra el 42.64 por ciento del total de usuarios, reveló El  Primer Estudio Nacional “¿Cómo usan los mexicanos las redes sociales?”, coordinado por Luis Ángel Hurtado, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Según el 15 Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México (2019), en nuestro territorio 82.7 millones de usuarios; de estos internautas, 93 por ciento tiene WhatsApp, es decir, casi 77 millones.

El mayor número de usuarios de WhatsApp son jóvenes de entre 21 y 30 años de edad, mientras que de Instagram la mayor concentración se halla en el rango de 14 a 21 años de edad.

“Esto llama la atención, porque la ‘tecnopolítica’ ya apunta a Instagram con miras a las elecciones de 2024, pues el sector demográfico que utilizan dicha red incidirá en las plataformas políticas con su voto. Además, según nuestros datos, es la tercera red (en esa fracción poblacional) que más se consume a través del celular, sólo por debajo de WhatsApp y Facebook, y más del 36 por ciento de sus usuarios siguen a líderes de opinión”, resaltó.

En el estudio, se aplicaron mil 58 cuestionarios de 233 preguntas cada uno en diversos estados de la república, durante este 2019; las personas, con un rango de edad de entre 14 y 95 años, fueron consultadas sobre sus hábitos de uso de WhatsApp, Facebook e Instagram.

Redes sociales

Pulgares presurosos, nucas agachadas, codos arriba y mirada fija es el escenario del mundo frente a la pantalla de un dispositivo móvil. Ahora reuniones, avisos, afectos, pagos, compras, recreación, todo se procesa a través de las redes.

Hurtado Razo indicó que Facebook es la red social más usada por los mexicanos, pues de cada 100 que utilizan Internet, 99 tienen una cuenta ahí.

Según la encuesta, el 50.25 por ciento de los usuarios de Facebook son hombres, y 49.75 por ciento mujeres. El 96 por ciento consulta Facebook a través de su celular, más del 30 por ciento navega por más de dos horas, y casi 10 por ciento pasa más de seis horas dando likes, comentando o compartiendo.

“En Facebook (con respuestas abiertas que no suman 100 por ciento) el 65 por ciento son conversaciones, el 61 por ciento publicaciones de información, el 15.7 por ciento creación y administración de fan page, y 7.8 ventas. “Es la más completa, la más usada, pero también terreno fértil para las fake news o noticias falsas”, mencionó.

Las redes sociodigitales no dejan a las personas solas; “ayudan a socializar, y ahora hasta las reuniones de trabajo se realizan ahí”. El 20.69 de los mexicanos consultados dijeron que en Facebook son integrantes de 10 grupos o más.

Sobre las conversaciones en WhatsApp, se detectó (con respuestas abiertas que no suman 100 por ciento) que 91.3 de las charlas son con amigos, 81.7 por ciento con familiares, y en ascenso las cuestiones laborales, con 62.3 por ciento.

Asimismo, 89.3 por ciento de los encuestados dijeron que utilizan WhatsApp para compartir imágenes (infografías, capturas de pantalla, memes); 79 por ciento lo hace para compartir fotos o selfies; 62 por ciento para archivos y 3.7 por ciento para difundir cadenas.

emc

Comentarios

Estilo

UNAM llama a conservar a los amigos… aunque sea por Zoom

Avatar

Publicada

on

Por

especial

México.- La tecnología juega hoy un papel importante en salud, comunicación y amistad, por lo cual es necesario usar las nuevas herramientas de comunicación para mantener la interacción social y disminuir la ansiedad causada por el confinamiento, afirmó el académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, Hugo Sánchez Castillo. 

“Tenemos que adaptarnos a nuevas cuestiones e interacciones sociales. Los estudiantes hablan del “Zoomestre”, o la “Zoomfiesta” y hemos empezado a ver cómo nos vamos adaptando, pero aún queda mucho camino por recorrer”, dijo al participar en el programa “La UNAM responde”. 

El especialista del Departamento de Psicobiología y Neurociencia de la mencionada entidad académica se refirió al aislamiento y consideró que es una situación altamente estresante para los humanos, en la que suben los niveles de ansiedad; además, durante la emergencia sanitaria se confunde el distanciamiento social con aislamiento. 

Si bien mediante los nuevos instrumentos de comunicación no es posible abrazar a los amigos o familiares, sí ayudan a verlos y escucharlos. ”El manejo emocional no es sólo una cuestión de contacto físico, sino visual y auditivo”. 

El experto universitario indicó que se debe aceptar el uso de las tecnologías como una nueva forma de sociabilización y disfrutarla, ya que no regresará la condición previa a la pandemia por la COVID-19.  

Y remarcó: son importantes para los adultos mayores que han sido confinados de manera más restrictiva. De igual manera para los niños quienes fueron separados de sus amistades, a quienes necesitan en procesos importantes como el juego. 

La tecnología, refirió Sánchez Castillo, también ayuda a comunicar a pacientes con sus familiares; y a quienes quedaron varados en otros países por la pandemia, por ejemplo. 

“En Europa hubo momentos muy crudos. Hubo personas que sabían que iban a fallecer, pero no podían exponer a sus familiares a una situación de alto riesgo de contagio y la tecnología jugó un papel primordial porque podían ver al paciente mediante una tableta y  platicar con él fue una como un ritual de despedida”, expuso. 

¿Conservar la amistad? 

La amistad es una relación altamente reforzante que permite generar lazos y liberar oxitocina. También entran en juego neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y hay una disminución de la hormona del estrés, lo que nos ayuda a sentirnos relajados y con expectativa con el otro, agregó el universitario. 

Implica afinidades, disfrutar la compañía de una persona y del establecimiento de lazos que pueden durar muchos años. 

“Tenemos que aceptar que somos humanos y tenemos problemas y utilizar las herramientas tecnológicas para hacer lo mismo que hacíamos con nuestros amigos: hablarles cuando estoy de buenas, pero también cuando tengo un problema, para sentirme libre”, dijo.  

Expuso que su utilización se extendió a la atención de la salud mental. “Si no puedo regular la emoción, si me siento estresado, que se están incrementando mis niveles de ira, es importante saber que puedo contar con atención por estos medios”, remarcó.  

Lo anterior es necesario para evitar situaciones más peligrosas, ya que durante el confinamiento también aumentó la violencia intrafamiliar contra las mujeres, niñas y niños. “Esto significa que el aislamiento ha puesto condiciones en las que fácilmente han explotado estos problemas”, concluyó. 

LEE 13 muertos tras volcadura de autobús en Chiapas

emc

Seguir leyendo

Estilo

¿Estrés crónico por la cuarentena?

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.- El confinamiento debido a la pandemia por COVID-19 no se va a normalizar en los próximos meses, por lo que debemos procurar un comportamiento adaptativo que nos ayude a manejar el estrés y prevenir la depresión en casa.

Así lo recomendó Juan José Sánchez Sosa, profesor emérito de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM. 

Al referirse a algunas medidas para reducir la tensión acumulada que propicia el encierro, también sugirió desarrollar una actitud de autocuidado donde -además de las medidas de higiene recomendadas por las autoridades sanitarias- hagamos un autoanálisis de lo que nos molesta y cómo podemos enfrentarlo. 

Durante el primer conversatorio virtual “Depresión en tiempos de pandemia”, organizado por el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) y moderado por el director de esa entidad, Fernando Lozano Ascencio, destacó: vivimos un estrés crónico por la cuarentena agregado a otro agudo causado por sucesos amenazantes. 

“Nos amenaza dar positivo a COVID-19, tener síntomas, la enfermedad o el deceso de un ser querido y las noticias de un empeoramiento de la pandemia”, ejemplificó el también exdirector de la FP durante la transmisión desde el campus Morelos de la UNAM. 

El estrés, explicó, es la tensión creada por un cambio ambiental interno o externo, el cual amenaza nuestra existencia organizada y requiere de adaptación inmediata. 

Las reacciones documentadas son ansiedad, síntomas depresivos, enojo, violencia familiar, irritabilidad, intolerancia, hiperreactividad, problemas para concentrarse y gastrointestinales, así como insomnio y debilitamiento del sistema inmune. 

¡Síguenos en Instagram!

Complicaciones y autocuidado 

Según Sánchez Sosa hay otros factores que complican los efectos del estrés: evitar practicar nuestras habilidades interpersonales y tampoco buscar apoyo social, además del abuso de sustancias estimulantes o ansiolíticas para reducir la angustia, tales como alcohol, tabaco, cafeína, somníferos y automedicación de fármacos. 

De igual forma, mostrar poca tolerancia a un malestar “normal” y a la incertidumbre; las interpretaciones catastróficas de la realidad o, en el otro extremo, minimizar lo que está ocurriendo. 

El doctor en psicología sugirió implementar el autocuidado, una responsabilidad para todos los días a lo largo de nuestra vida, porque consolida estilos de vida sanos y factores protectores. 

En el confinamiento es posible reducir varias reacciones negativas y construir otras más adaptativas, a fin de  lidiar con síntomas depresivos, señaló el experto. 

“Nos ayuda entender mejor lo que nos estresa: por qué me estresan, su importancia para lo que quiero en la vida, qué recursos tengo para afrontarlas y cómo afectan lo que pienso de mí”. 

Un buen ejercicio es identificar lo que necesitamos y cuestionarnos qué quiero lograr, ubicar si hay algo concreto que cambiar o es sólo una idea. También ayuda nuestra capacidad de apoyo y regulación, y plantearnos qué le diría a un amigo si estuviera en la situación en que me encuentro, qué necesito ahora y qué puedo hacer para conseguirlo, planteó. 

Entre las recomendaciones sugirió aumentar la actividad física, buscar nuevas actividades agradables sin afectar a otros, llevarlas a la práctica, conversar con familiares y amigos, además de evitar sustancias tóxicas o automedicarse. 

De igual forma, cuidar la higiene del sueño (reducir la estimulación al acercarse la hora de dormir), practicar la respiración diafragmática y la relajación muscular; en caso de no sentir mejoría, buscar ayuda especializada. 

En el conversatorio también participó Silvia Morales Chainé, coordinadora de los Centros de Atención e Investigación de la FP, quien presentó algunos resultados del Programa de Atención Psicológica a Distancia, el cual a partir de marzo prestó servicio a 105 mil 426 personas. 

La experta dio a conocer que 549 profesionales de la salud participaron en asesorías de autocuidado, 92 mil 281 personas recibieron cuidado comunitario informal, cifra que comprende público en general y  comunidad UNAM.

En el cuidado primario para la salud física y mental se ofrecieron tres mil 655 asesorías vía directa, mediante conmutador virtual. 

Además, se brindaron siete mil 341 servicios psiquiátricos en hospitales generales sobre estrés agudo o postraumático, ansiedad y consumo de sustancias psicoactivas; dos mil 149 servicios especializados sobre violencia, riesgo de autolesión e intentos de suicidio.

“A través del conmutador virtual se atendió a 164 personas por riesgo de autolesión o intento de suicidio”, detalló. 

El servicio para universitarios es de lunes a viernes, de 9:00 a 18:00 horas, en el número telefónico 55 50 25 08 55 y de 9:00 a 20:00 en el 55 53 50 72 18 y 800 461 0098. 

La población general puede llamar en los mismos horarios y días a los números 55 56 55 30 80, 55 52 59 81 21 y 55 56 22 22 88; 800 953 1701; 800 911 2000 y 800 710 0900. 

Lluvias para estos estados…

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos