Connect with us

Estilo

¿Qué comida prefieren los Godínez?

Avatar

Publicada

on

México.— La alimentación del oficinista mexicano se escinde en dos elecciones opuestas que coexisten pero no se rozan. De un lado, la comida callejera: tacos expuestos al asfalto. Del otro, la comida gourmet, que aúna la nutrición y la estética.

Los tradicionales puestos callejeros, de estructura metálica, pueden verse en cada esquina de la ciudad de México, generalmente abarrotados por la muchedumbre desde temprana hora.

La comida luce al raso, cortada allí mismo sobre el mostrador y expuesta al monóxido de carbono expulsado por los tubos de escape.

Por si no lo viste: Las 10 señales de que eres un Godínez

Las servilletas penden como una ristra de un alambre enganchado al techo y los clientes devoran la comida servida en coloridos platos de plástico.

La oferta se compone esencialmente de tacos de carne de res traída la madrugada del mismo día y asada sobre la negrura del comal.

La coordinadora de la Clínica de Nutrición de la Universidad Iberoamericana, Alicia Parra, cuenta que los clientes habituales de los puestos de la calle, la mayoría oficinistas, “consumen más energía de la que necesitan, lo cual favorece a la obesidad”, en un país donde supone problema de salud pública.

México declaró en 2016 alerta epidemiológica por sobrepeso y obesidad, con el objetivo de frenar el avance de este padecimiento que ya afecta al 72,5 % de los adultos, al 36,3 % de los adolescentes y al 33,2 % de niños de cinco a 11 años, según cifras oficiales.

“El tipo de grasa con la que cocinan (en los puestos callejeros) no se cuida”, apunta Parra, quien agrega que “la manteca de puerco contiene ácidos grasos saturados y pueden elevar el colesterol LDL, que tiene un papel alterogénico para la salud”.

Los comensales, ajenos a esto, salen a los puestos en busca de un placer instintivo: saciar el hambre con un manjar impregnado de bullicio.

Juan Carlos Villuendas, oficinista y consumidor habitual de comida callejera, cuenta que “el auténtico sabor de México está en estos puestos”.

Argumenta un sabor intenso, “rico y consistente”, obtenido a partir del reposo de las carnes en su propio jugo.

Sobre las condiciones higiénicas del lugar, Villuendas dice que le da mayor confianza ver la preparación de la comida que la privacidad de las cocinas de un restaurante tradicional, y asegura, ante una potencial infección, que “el mexicano ya es inmune a todas las cosas”.

Te recomendamos: ¿Realmente son Godínez los mexicanos?

La doctora Parra afirma que “es muy probable” que el mexicano habituado a comer en estos puestos “tengan desarrolladas las defensas a algunos patógenos gastrointestinales”.

Mientras sirve unos tacos de costilla manchados en una suculenta salsa de chile habanero, el dueño del puesto “El buen gusto”, Joel Medina, asegura a Efe que vende alrededor de 2.000 tacos al día.

Frente a esta realidad, hay otra diametralmente opuesta que poco a poco gana terreno: los menús personalizados, que si bien son más balanceados y nutritivos, no están al alcance de cualquier bolsillo.

Ejemplo de ello es Berlioz, una empresa franco-mexicana que prepara y distribuye comida gourmet para distintas corporaciones en diferentes horarios.

Mientras los menús de Berlioz van de los 120 a los 300 pesos (entre 7 y 17 dólares), una comida en el puesto de la calle puede costar de los 30 a 60 pesos (entre 2 y 4 dólares).

Una de las fundadoras de esta empresa, Tessa Schoor, explica a Efe que “la comida incluye muchas cosas: el sabor, la estética y, sobre todo, crear una experiencia”.

La comida gourmet “implica sofisticación” y consigue “hacerte sentir especial”, agrega su socia, Anne Ségu, cuya compañía ofrece menús personalizados servidos en cajas de diseño diferenciadas por colores, adornadas con flores y diferentes elementos estéticos.

Los menús incluyen platos perfectamente racionados con alimentos como calabaza rallada con toronja, salmón ahumado o ajonjolí negro con hojas verdes sobre una cama de quinoa. Tampoco faltan “los alimentos sin gluten o sin lactosa”, detalla Ségu.

Sebastián Sánchez, uno de los oficinistas que suele consumir estos menús, dice que utilizan productos “muy bien elegidos”.

Parra reconoce que esta alimentación “es mejor para la salud” porque cuida “más la variedad”, las porciones son más pequeñas y, en caso de alimentos de origen animal, estos tienen “menos grasa”.

En torno a esta comida, apunta, se “establecen diferentes roles y estatus sociales” y añade: “Encontramos ideales estéticos homogeneizados y estrictos”.

Sobre la elección del consumidor entre estos dos tipos de alimentaciones, la doctora señala que “la gente no tiene la cultura de reflexionar de dónde vienen los alimentos” y, al final, todo se basa en el placer efímero de “saciar nuestros gustos”.

La nutrición adquiere así un carácter experiencial, que redefine comportamientos.

AGP

 



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estilo

La nueva normalidad y tendencias de consumo

Avatar

Publicada

on

Por

La nueva normalidad y tendencias de consumo
Foto pixabay.com

Ciudad de México.— El coronavirus puso el mundo al revés y aceleró el futuro hacia una “nueva normalidad” virtual.

Las nuevas reglas, orientadas por el distanciamiento social, obligaron a las personas a encontrar en la tecnología el canal más adecuado para continuar con su día a día. El home office, las clases, las reuniones, el deporte, la comida y las compras mantienen un avance firme hacia la dirección online, donde con un solo clic, pueden recibir en la comodidad de su hogar todo lo que necesiten, lejos del riesgo que representan los espacios físicos.

En el caso del comercio, la digitalización ha jugado un papel importante en el actual escenario por la pandemia de Covid-19; ahora más que nunca, el e-commerce y las aplicaciones facilitan la vida de millones de personas y son la razón por la que millones de establecimientos aún mantienen sus puertas abiertas, pese a la crisis económica mundial, derivada de la contingencia sanitaria.

De acuerdo con el portal alemán Statista, especialista en estadísticas para datos de mercado, en el presente existen entre 12 y 24 millones de sitios de comercio electrónico en el mundo y estima que para 2024, alrededor del 95 por ciento de las compras se realizarán a través del e-commerce.

Asimismo, en México, según The Competitive Intelligence Unit, hasta el primer trimestre del 2020, había más de 61 millones de usuarios de comercio electrónico, un millón más que los que se registraron al cierre del 2019.

El delivery hoy día es sinónimo de comodidad y conveniencia. La tecnología hizo que el super llegara a casa, así como medicamentos y productos de primera necesidad, juguetes, prendas, platillos y hasta equipo de gimnasio para seguir con el ejercicio. La página web y las redes sociales se convirtieron en las mejores cartas de presentación y primer contacto que los usuarios tienen con las marcas, y negocios.

Los dueños de establecimientos se dieron cuenta de que los consumidores siguen ahí, que la tecnología fue el patrón para llegar a más personas y que era necesario arriesgarse para reinventarse. Plataformas de compra-venta de productos locales y artesanales, mediante la tecnología, impulsaron el emprendimiento nacional y generaron miles de oportunidades de empleo en apoyo a las economías locales.

Ahora hay una mayor oferta de productos y servicios, mejores medios de pago y logística de última milla y, sobre todo, hay más consumidores que se atrevieron a utilizar el comercio electrónico. El uso de aplicaciones de compras en línea aumentó de abril a junio en el país en un 90 por ciento, y el 11.4% de las transacciones de comercio electrónico hoy son impulsadas por diversas aplicaciones de entrega de alimentos a domicilio.

La seguridad es otra de las cartas de presentación de cualquier empresa y, sin duda, el mejor gancho para ganarse la confianza y fidelidad de los usuarios, ya que el miedo al contagio permanece. Compañías han implementado las entregas y pagos sin contacto y alternativas como el “pick-up” para pasar a recoger el pedido o artículo directamente en el establecimiento. Otras ya le están apostando más a la inteligencia artificial y a la entrega con drones y robots.

Gracias a estos avances tecnológicos y a una tendencia a pasar más tiempo en casa, empresas del sector delivery ya comenzaron a construir estrategias que impulsan hábitos de consumo sustentables, como las plataformas de entrega a domicilio que usan bolsas ecologicas de tela e incluso brindan opciones de empaques biodegradables, en el entendido de que la sostenibilidad es pieza clave para construir un futuro mejor.

¿Qué más nos depara el futuro? Esta y otras preguntas son las que tratan de resolver especialistas de los sectores de consumo, en eventos virtuales como el Spain Retail Congress, de la Confederación Española de Comercio, que, del 17 al 19 de noviembre de 2020, buscará dar respuestas a las necesidades del retail y a los nuevos retos del consumidor omnichannel en la era post-Covid, Ciudades en Movimiento (el 1 de diciembre de 2020), la primera edición de un foro organizado por la compañía Uber, para abordar las actuales tendencias de consumo, seguridad, movilidad y trabajo.

LEE Un 60% de trabajadores en home office padece dolor de cabeza, piernas y/o brazos

ebv

Seguir leyendo

Estilo

Home office, el reto de la nueva normalidad

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

especial

México.- Para muchos trabajadores el home office ha traído grandes beneficios: el principal, sin duda, es poder trabajar sin temor a exponerse al contagio por COVID-19.

No obstante, esta nueva modalidad también conlleva grandes retos para gestionar y administrar tanto el trabajo eficiente como la vida personal de los empleados, ya que con esta modalidad ambos coexisten en el mismo espacio: el hogar.

“El home office es una estupenda y eficiente forma de trabajo, pero debemos entender que al ser una nueva modalidad para muchas personas, tanto jefes como trabajadores, desconocen la forma de gestionar una dinámica saludable y fácilmente tienden a realizar acciones que desdibujan los límites del hogar y el trabajo”.

Antes estos límites se tenían más claros, ya que el empleado estaba físicamente en la oficina y se entendía que ese era su espacio de trabajo, pero con esta forma de trabajo no es así, señala Andrea Rojas, Head de Recursos Humanos (RRHH) en Runa, plataforma de gestión de Recursos Humanos.

De acuerdo con una encuesta de PWC México, seis de cada 10 trabajadores dicen ser más productivos desde que realizan home office; aunque en contraste, sus niveles de estrés y horas de trabajo han aumentado considerablemente debido a una mala gestión de tiempo y espacio para estas labores.

Nicholas Bloom, economista de la Universidad de Stanford y conocido por sus amplios análisis en materia de home office, publicó en marzo pasado el estudio “Las trampas de productividad de trabajar desde casa en la era de COVID-19”, en el que afirma que trabajar desde casa sin una buena administración de tiempos y espacios adecuados, combinado con el cuidado de los hijos, podría derivar en un “desastre de productividad para las empresas”.

En 2015 Bloom realizó un experimento en que mil empleados trabajaron desde casa durante nueve meses, el resultado fue: un aumento del 13% en el rendimiento, lo que significó casi un día extra de producción por semana, además de una baja del 50% en las tasas de abandono de empleados.

Con ello, el académico sustenta que el home office sí incrementa la productividad; sin embargo, la pandemia es un contexto distinto que implica muchos otros factores que influyen en la productividad como: hijos y el resto de la familia en casa, disminución de salario (en algunos casos), jefes también en su casa, falta de protocolos específicos por parte de las empresas para el home office, dinámicas de trabajo poco claras, miedo al contagio por el virus, entre otros.

Uno de los errores más comunes para hacer home office consiste en pensar que el trabajador tiene plena disposición sin importar el día u horario, ya que se asume que está en casa y que no hace otro tipo de actividades debido al aislamiento; sin embargo, “debemos recordar que la vida laboral y personal son dos cosas distintas, y que el hecho de que el trabajador esté en casa no lo hace esclavo del teléfono, ni le da una disponibilidad total”, asegura Rojas.

Por ello, Runa recomienda 7 estrategias para delimitar el trabajo en casa y mejorar no sólo la productividad, sino también la calidad de vida de los colaboradores:

Hablar con el equipo de trabajo. Parece muy sencillo pero no siempre lo es. La clave del home office es la comunicación y organización: todo el equipo debe tener clara tanto la dinámica de trabajo como los horarios. Es como si aún estuvieran en la oficina: con horarios de entrada, salida y comida. Tener bien definidos estos conceptos y respetarlos será vital para tener un home office más productivo y menos agobiante.

Mejorar la convivencia y organización familiar. A raíz de la pandemia, el hogar se convirtió en el lugar de trabajo, en la escuela y en la zona de esparcimiento de todos los miembros de la familia, por ello la organización es muy importante para que cada uno desarrolle de la mejor forma sus actividades. Es recomendable que todos los miembros de la familia hablen sobre sus horarios y necesidades y ajusten el espacio de modo que cada uno pueda trabajar, estudiar o divertirse sin que esto sea motivo de molestia o distracción para otro.

Definir horarios. A pesar de tener claro un horario con el equipo de trabajo, es importante que cada uno asuma y respete ese tiempo. Iniciar y finalizar la jornada laboral en tiempo ayudará a no sentirse agobiado por el trabajo y permitirá disfrutar del tiempo libre.

Definir un área de trabajo. Lo mejor para el home office es definir un espacio de trabajo determinado, esto ayuda a toda la familia a tener claros los límites de espacio y privacidad. Esto no siempre es fácil, sobre todo para personas que viven en espacios pequeños; no obstante, es importante contar con un área designada para trabajar, puede ser un espacio pequeño como un lugar en el comedor, la sala o la recámara.

Cuidar la salud. La salud y la buena alimentación van de la mano. Estar en casa es una oportunidad para comer con horarios establecidos, hidratarse y alimentarse sanamente, además de dormir 8 horas diarias, lo que ayudará a estar más concentrado y disminuir los niveles de estrés.

Tomarse un descanso. Para mejorar la concentración también se deben tomar descansos de 10 minutos cada dos horas, hay que procurar “desconectarse” en ese tiempo, así la mente estará tranquila y lista para regresar al trabajo.

Crear una atmósfera agradable. La atmósfera de trabajo influye en el estado de ánimo, por lo que es importante decorar el espacio de trabajo con plantas, flores, una nueva iluminación o incluso hasta ambientar la atmósfera con nuestra música favorita. Hay que recordar que este espacio es para motivarse e inspirarse, no que se convierta en uno que produzca sueño.

LEE 60% de trabajadores home office presentar dolor de cabeza, brazos y/o piernas

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos