Connect with us
“El aborto no es un derecho”: Mujeres Libres y Soberanas “El aborto no es un derecho”: Mujeres Libres y Soberanas

Vida y Familia

Familias lloran a sus hijas muertas tras abortos legales fallidos

En EU

Publicada

on

Las familias de mujeres asesinadas por un aborto legal son un recordatorio inquietante de la mentira constante de que legalizar el aborto de alguna manera lo hizo seguro.

El aborto siempre tiene como objetivo la muerte violenta de un ser humano inocente antes de nacer y, a veces, el llamado procedimiento “seguro y legal” daña o mata a la madre.

Pero los medios pro-aborto con el deseo de proteger la reputación de la industria del aborto y promoverla tienden a ocultar los detalles al público.

A continuación, reproducimos algunos testimonios de familiares devastados que conocen el daño que el aborto provocó a sus hijas hasta llevarlas a perder la vida.

Holly Patterson

Monty Patterson brinda un emotivo testimonio donde relata la muerte de su hija, Holly Patterson .

“Vi a Holly sucumbir a una infección bacteriana masiva como resultado de un aborto inducido por medicamentos. No pasa un día sin que recuerde sus brillantes ojos azules, su encantadora sonrisa, su risa y su pura belleza”.

Holly murió junto con su bebé pocos días después de su aborto legal de 7 semanas por consecuencias de píldoras abortivas RU-486 administrado por Planned Parenthood en septiembre de 2003. Acababa de celebrar su cumpleaños número 18.

Fue la implementación de Planned Parenthood del régimen no aprobado y el uso no autorizado de la píldora abortiva lo que condujo a la muerte de Holly por choque séptico .

Una carta del 6 de noviembre de 2003 que la familia escribió después de la muerte de Holly dice:

“Holly era una adolescente fuerte, sana, inteligente y ambiciosa que fue víctima de un proceso que fracasó por completo, comenzando con el hombre de 24 años que tuvo sexo sin protección con ella, la embarazó y luego procedió a facilitar el secreto que la rodeaba, su embarazo y aborto.

Bajo esta conspiración de silencio, Holly sufrió y dependió de la seguridad de la píldora aprobada por la FDA administrada por Planned Parenthood y del tratamiento en la sala de emergencias del Centro Médico Valley Care, donde recibió analgésicos para los calambres severos y fue enviada a casa. El sábado y el domingo, Holly lloró y se quejó de fuertes cólicos y estreñimiento, e incluso nos permitió consolarla, pero no pudo decirnos por lo que realmente estaba pasando. El 17 de septiembre de 2003 sucumbió a un choque séptico y murió.

Y en esos últimos momentos de su vida, sintiéndonos completamente incrédulos y desesperados, formamos un círculo y oramos en voz alta, lloramos y gritamos: “Te amamos, Holly”, con la esperanza de que esas palabras sonaran y salvaran su vida. Y los otros miembros de nuestra familia que manejaron y volaron desde todo el país para estar a su lado no llegaron a tiempo para decir “te amo” por última vez.

Holly no estaba sola, sin amor, sin protección o sin apoyo; tenía una familia numerosa que la apoyó voluntariamente durante su corta vida y su trágica muerte.

En las semanas transcurridas desde que enterramos el cuerpo de Holly, ahora podemos recordar y compartir los recuerdos de los ojos azules brillantes de nuestra hija, la sonrisa cautivadora, la risa, la determinación inquebrantable y la belleza pura y suave que invocó nuestro instinto natural de protegerla y amarla, pero lo haremos. Nunca podrá olvidar esos últimos momentos de su vida cuando estaba demasiado débil para hablar y apenas podía apretar nuestras manos en reconocimiento a nuestras palabras de aliento. “Te amamos, Holly”, “Solo aguanta, viene toda la familia”, “Lucha contra Holly, puedes hacerlo”.

“La mirada en sus ojos decía: ‘Papá, sálvame’”.

TE PUEDE INTERESAR Inaceptable morir por aborto: Simon Castellvi

Keisha Atkins

Keisha Atkins, una mujer de 23 años que, junto con su bebé, fue asesinada por aborto legal el 3 de febrero de 2017, como resultado de un aborto tardío legal que recibió en Southwestern Women’s Options en Albuquerque, Nuevo México.

Al testificar durante una demanda por homicidio culposo en relación con la muerte de su hija, su madre, Tina Atkins, declaró:

“Estaba con oxígeno al 100%… no estaba en buena forma… Pálida como una sábana…”Lo primero que salió de su boca fue ‘Mamá, me voy a morir'”.

Una noticia del diario Albuquerque Journal describió lo que sucedió después de la demanda por homicidio culposo que su familia presentó en su nombre.

“Embarazada de seis meses a la edad de 23 años, Keisha Atkins pasó la última semana de su vida intentando hacerse un aborto legal electivo en 2017 en Albuquerque. Murió a la mitad del procedimiento”.

Por eso, el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México y una clínica privada de aborto tardío en Albuquerque acordaron pagarle a su familia un total de más de un millón de dólares a cambio de la desestimación de una demanda por muerte injusta/negligencia médica políticamente cargada, según el estado y actas judiciales obtenidas por el Diario.

La UNM, cuyos registros estatales muestran que pagó 365 mil del total, fue acusada de enviar negligentemente a Atkins a la clínica privada Southwestern Women’s Options cerca del centro de Albuquerque después de que se la consideró no elegible para un aborto electivo en el Centro de Salud Reproductiva de la UNM.

Southwestern Women’s Options, fundada por el Dr. Curtis Boyd, acordó a través de una mediación judicial llegar a un acuerdo por 900 mil por las afirmaciones de que su tratamiento posterior de Atkins estuvo por debajo del estándar de atención y fue negligente, según muestran los registros judiciales.

“Ella fue referida, por un hospital a una clínica de aborto que se sabe que falla en las inspecciones y realiza un procedimiento que los expertos en aborto como Mark Nichols y Lisa Keder testifican que es demasiado peligroso para realizarlo fuera de un hospital”.

npq

Sigue nuestras redes sociales



Dejanos un comentario:

Vida y Familia

Cantante famoso sorprende a niña con cáncer

Dalila tiene 8 años y ha luchado contra el cáncer la mitad de su vida

Publicada

on

DALILA O DELILAH

Dalila tiene 8 años y ha luchado contra el cáncer la mitad de su corta edad, mucho de este tiempo lo ha pasado en hospitales.

Hey There Delilah, del grupo Plain White T’s, es la canción favorita de Dalila; así que Isaiah Garza, un diseñador de moda y activista de las causas para los más necesitados, contactó al cantante del grupo, Tom Higgenson, y juntos prepararon una sorpresa.

Isaiah visitó a Dalila o Delilah en el hospital y le mostró un video del cantante saludándola y diciéndole que le iba a cantar su canción favorita. Pero después de unos acordes iniciales, Tom se detuvo y dijo: “Espera, tengo una idea mejor”.

Dalila estaba confundida al principio, pero luego se dio cuenta de que Tom estaba cantando la canción en la habitación del hospital. ¡La sonrisa en el rostro de la niña no tiene precio! Isaiah grabó todo esto y lo compartió en su perfil de TikTok. El video alcanzó más de 13 millones de visitas en un día.

@isaiahgarza

Delilah has been fighting cancer for over 4 years. During her cancer treatments Delilah’s favorite song has been “Hey There Delilah” today we surprised her with her dream performance at the hospital with her favorite song & singer ❤️This is SO WHOLESOME 🥹 #kindness #wholesome #beautiful #amazing

♬ Hey There Delilah – Plain White T’s

YA VISTE: Rob Schneider platica cómo es estar casado con una mexicana

Los usuarios de TikTok felicitaron a Isaiah y Tom por su gesto con la pequeña Dalila, que seguramente le dará renovadas fuerzas para seguir adelante.

npq

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Seguir leyendo

Mundo

Piden una ley que proteja la lactancia materna en España

Más del 60% de madres que amamantan se han sentido juzgadas

Publicada

on

Por

Madrid.— El 63.5% de las madres que amamantan se han sentido juzgadas en algún momento al dar el pecho en público, reveló un estudio en España.

El análisis fue solicitado en diciembre de 2022 por iniciativa ‘Quien no llora no mama’, que busca una ley que proteja la lactancia en estados públicos.

Las mujeres consultadas describen haber recibido miradas o palabras de asco, desaprobación, incomodidad e incluso comentarios sexualizados.

Dicha iniciativa instaló un bebé gigante en la Plaza del Museo Reina Sofía de Madrid.

El bebé gigante llorará sin parar, las 24 horas del día, hasta que se logre dicha regulación a favor de la libertad de las madres que deseen dar el pecho a sus hijos.

Que no se te pase: Legisladores de Virginia buscan proteger a bebés por nacer de abortos después de 15 semanas 

Su análisis se suma a otros realizado por LOLA MullenLowe y LinQ Market Research España que indica que  una de cada dos mujeres afirma haberse tenido que esconder en algún momento para dar el pecho estando en un espacio público.

Con situaciones como estas no extraña que el 85% de las madres considere necesaria una ley que ampare el derecho de amamantar en espacios públicos.

Esta ley ya existe en países como México, e imposibilita expulsar a las mujeres que dan el pecho en cualquier espacio público, ya sean piscinas, cines, transporte público, museos o centros comerciales, entre otros.

La lactancia natural es un Derecho Humano para bebés y madres reconocido por la ONU y como tal debe ser fomentado y protegido por los países.

La OMS y UNICEF defienden la lactancia materna hasta los dos años en cualquier momento y en cualquier lugar, y en exclusiva los seis primeros meses y a libre demanda.

JAHA

Seguir leyendo

Te Recomendamos