Connect with us

Unión Mujer

¿Ser mamá y amiga de tus hijos?

Unión Mujer

Publicada

on

Por Gloria Ceja Cervantes

Algunas de las cualidades y bondades de una amistad auténtica es la confianza, la buena comunicación y la empatía. Si nos ponemos a reflexionar y pensar en nuestros amigos, ellos las tienen entre otras más, pero éstas tres son fundamentales.

Quizá muchas madres de familia se pregunten el cómo se puede lograr que la confianza, la buena comunicación y la empatía se cultiven en nuestros hijos y no lo perdamos con el tiempo, sobre todo en la etapa de la adolescencia.

Para ello les compartiré 6 puntos importantes y que son clave para cultivarlos.

1. Eres su mamá.

Eres la persona que los trajo al mundo y tú, más que nadie los conoce desde que están pequeños, es por ello que debemos ser muy observadoras, intuitivas y persuasivas. El ritmo de vida actual a veces no permite que tengamos ese tiempo para estar con ellos en cuerpo y alma, necesitamos darle prioridad ya que ellos no siempre estarán con nosotros, crecen rapidísimo y algún día tomarán su camino. Este momento histórico de pandemia es una excelente oportunidad para reencontrarse con ellos. Ser una mamá presente que conoce, escucha, los form  y busca ayudarlos a crecer. Esto les dará  las bases de una relación madre e hijo fuerte e irrompible.

2. Ten tiempo a solas de convivencia con cada uno de tus hijos.

Escápate de repente con cada uno de ellos  para pasear, tomar un helado, ir a buscar un nuevo libro para leer, comer juntos su platillo favorito, etc. Aprovecha esa salida para platicar de lo que comúnmente no pueden hablar, profundicen en sus gustos, sus sueños, pregúntale que es lo que más le desagrada, oriéntalo sobre el sentido de la vida… hay un sin fin de temas de los cuales pueden hablar y qué mejor que sea contigo. Cuiden el uso de dispositivos o celulares, manténganlos apagados o silenciados de preferencia para que nada los interrumpa.

3. Escúchalos con atención.

Cuando te hablen siempre míralos  a los ojos, si son pequeñitos puedes agacharte un poco para estar cara a cara. Quizá lo que te vaya a decir es algo sin importancia o nada relevante para ti, pero para ellos hay todo un universo en sus ideas y de cómo ven las cosas, que tengan siempre ese recuerdo y certeza de que mamá siempre estará para escucharlos.  Pon pausas durante el día a tus pendientes y lista de actividades para escucharlos.

4. Busquen tener algo en común que sea diferente a sus otros hermanos.

Elijan una película, una canción, una receta… algo que es de ustedes nada más, que cada vez que lo escuchen, lo vean, lo huelan o lo saboreen pienses en tu hijo y el piense en ti, eso lo llevarán consigo para toda la vida.

5. Abrázalos mucho.

El abrazo de mamá es indescriptible y no lo pueden obtener en ningún otro lado, busca momentos en el día para abrazarlos por unos segundos y decirles cuanto los amas, que siempre estarás para ellos, que sepan que cuentan contigo, que sientan el amor y ese cobijo  de una manera física.

Estos momentos de paz son invaluables y fortalecerán el vínculo de madre – hijo.

6. Corrígelos sin enojo.

Suele pasar que cuando hacen la travesura, nos mienten o hacen algo que nos pone enojadas, al segundo podemos llamarles la atención explosivamente. El  stress, las preocupaciones económicas, de trabajo, de salud, etc. Hace que un regaño pueda ser desbordante y se salga de control. Cuando los corrijas procura estar serena y ser objetiva, esto a ellos les da mucha seguridad y reflexionan sobre lo que no se debe de hacer.

Estos cinco puntos son clave para construir una relación cercana y sólida con tus hijos, no temas el corregirlos, no trates de ser  “una amiga” que busca su aceptación, eres su mamá y nadie más podrá suplir ese rol, ser madre de familia es una labor que se construye todos los días y pueden cultivar la confianza, la buena comunicación, la empatía y más valores y virtudes al ser una mamá presente.

* Familióloga, @Familia Todo Terreno Educando en Casa

Encuentra más artículos de Unión Mujer aquí.



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unión Mujer

Violencia pasiva: un lío del que no es fácil salir, pero que te cambiará la vida

Unión Mujer

Publicada

on

Violencia pasiva: un lío del que no es fácil salir, pero que te cambiará la vida
Foto https://pixabay.com/

Hablar de violencia pasiva puede resultar un tanto incómodo para quienes son conscientes de que es una realidad en nuestro entorno que parece no tener fin. Y esto es porque todos de alguna forma tenemos enraizados comentarios y actitudes que parecen ser inofensivos y que terminan siendo entre otras cosas, violencia.

Para escribir esta breve reflexión, me di a la tarea de revisar algunas investigaciones y estudios sobre el tema y, a pesar de que hay muy buena información que nos ayuda a comprender de donde viene la violencia, quiénes son sujetos susceptibles a ella y las huellas que dejan en una persona que vivió o vive en violencia, no pude responder a la siguiente pregunta: ¿Cómo detenemos esta ola de violencia, que no parece violencia, pero que deja herida?

La violencia pasiva se puede entender como el conjunto de actitudes o comentarios que se realizan de manera consciente o inconsciente y que dejan en la otra persona un sentimiento de confusión. A pesar de que no hubo ninguna pelea, gritos ni manifestaciones notorias de enojo, la persona encuentra expresiones que la hacen sentir culpable, insuficiente, o invisible y peor aún es difícil de detectar y por lo tanto complicado de hablar.

Imaginemos la siguiente situación:

En un domingo por la tarde, una madre comienza a preparar todo para iniciar la semana: lavar ropa, hacer comida y ordenar las áreas comunes. Le pide a su hija que la apoye limpiando su cuarto. Su respuesta: “ya voy, ma”, saliendo del cuarto de su hija levanta la voz y le pide a su esposo que le ayude con los trastes sucios y su respuesta es: “ … “ silencio absoluto, parece ser que él no la escuchó.

Ella sigue con sus labores. Después de unos 40 minutos de quehacer, la madre regresa con su hija para ver como va y se encuentra con el mismo desorden del principio. La madre comienza a sentirse enojada y levanta el tono de voz con su hija: “Te pedí una sola cosa: que limpiaras tu cuarto”, la respuesta de su hija: “Te dije que ya iba, ¿no ves que estaba haciendo algo de la escuela?”. Sale del cuarto, entra a la cocina y, por supuesto que los trastes siguen intactos.

La gran mayoría de nosotros sabe cómo termina esta historia, con una mamá enojada y triste a la vez, e hijos y esposo pensando que es una loca obsesionada con la limpieza.

La situación que describí anteriormente es una escena común de todos los días, los sentimientos que experimentó la madre, todos los hemos sentido de alguna u otra forma. Hay situaciones en donde no hay evidencia clara de un descontento, pero de manera sutil encontramos en nuestros pensamientos confusión, e incluso algo de irritación que nos hace pensar dos veces la manera en que vamos a responder a lo que acabamos de recibir.

Así funciona la violencia pasiva, son respuestas que recibimos, (y quiero aclarar que, en muchas ocasiones, se dan de manera inconsciente) que terminan hiriendo a veces más de lo que pensamos.

Volviendo al ejemplo que narré, la verdadera herida que sintió la madre realmente no fue por el desorden del cuarto o los platos sucios, sino por el mensaje que recibió de sus seres queridos. Por un lado, se pudo haber sentido ignorada ante el silencio del esposo que aparentemente no escuchó y, por otro lado la respuesta de su hija que la hizo sentir desubicada.

¿Cómo salir de este lío? Ciertamente la madre no tiene evidencia suficiente para hacer un reclamo con tono fuerte, tanto su hija como esposo podrán salir victoriosamente librados con excusas como: “no te escuché” o “estaba haciendo mi tarea”. Todo lo que ella sintió es fruto de su percepción de la realidad. ¿Hizo algo mal? ¿Debió haber estado más al pendiente de las prioridades de su hija y esposo? Quizá ¿Debió haber continuado con las labores ella sola? ¿Debió haber expresado su enojo y tristeza a quienes parecen no darse cuenta de lo que ella siente?

Hay varias maneras de terminar esta historia, pero más importante que terminarla, es tratar de que no nos vuelva a pasar a nosotros alguna situación similar. Tanto desde la posición de la madre, como la de la hija y el esposo. Todos podemos hacer mucho para reducir los niveles de violencia en los que vivimos. ¿Cómo? Haciéndonos conscientes del momento en el que vivimos y de cómo decidimos responder ante lo que se nos presenta.

Existen cientos de oportunidades para andar en un camino de paz y de generosidad con el otro, pero la gran mayoría de las veces las dejamos pasar. Nosotros importamos y nuestras prioridades también, pero ninguna persona puede estar en función de nosotros. Si logramos ver más allá, nos daremos cuenta de que lo que nos es insignificante, puede ser importante para el otro y si ese otro es importante para ti, entonces aquello ya no será insignificante.

Si tomamos el momento y lo volvemos consciente, nuestras respuestas no sólo dejarán de ser automáticas, sino que empezaremos a responder desde el amor y cariño que le tenemos a la persona y veremos como prioridad también las necesidades de los que nos rodean.

¿Fácil? Nunca, sobre todo porque luchamos contra nuestras costumbres. ¿Lo vale? Totalmente, la gente que te rodea se empezará a sentir tomada en cuenta y más importante: amada.

La violencia pasiva da fuertes mensajes que se leen entre líneas, empecemos a dar fuertes mensajes de cariño y atención con nuestras respuestas y actitudes.

Alison González Andrade

Seguir leyendo

Unión Mujer

Bienvenido 2021 y un estilo de vida saludable

Unión Mujer

Publicada

on

Bienvenido 2021 y un estilo de vida saludable
https://pixabay.com/

Bienvenido 2021 y con él, el momento de ser más conscientes en relación a nuestra salud.

Ahora que pasamos más tiempo en casa, podemos aprovecharlo para cuidarnos y empezar a introducir hábitos saludables en nuestra vida. No te pongas una fecha, hoy es el momento que tienes para iniciar un estilo de vida saludable y encontrar la mejor versión de ti mismo.

Hay teorías que dicen que toma alrededor de dos meses formar un nuevo hábito; pero puede tomar de 3 a 36 semanas, dependiendo del mismo.

Entre el acelerado ritmo de vida que tenemos y todas las tentaciones que nos rodean, mantener hábitos saludables puede parecer a veces complicado. Puedes sentirte bien por hacer ejercicio todas las mañanas, pero también puedes sentirte culpable por dejar una dieta que empezaste hace unos pocos días.

En lugar de complicarte demasiado, buscando soluciones limitantes o rápidas como “dietas” que tan solo te traerán resultados pasajeros, pues difícilmente mantendrás una dieta de por vida, considera mejor adoptar con calma buenos hábitos que sólo requieran unos pocos ajustes en tu rutina diaria y que serán más efectivos para mantenerlos en el tiempo.

LEE Mujeres cambiando el rumbo: Red Familia y Unión Mujer

Te platico cinco hábitos que son muy fáciles para iniciar en casa y que impactarán positivamente en tu bienestar físico, mental y social, así que no sólo te verás bien, sino que te sentirás mejor:

  1. Medita, visualiza y agradece. Invertir tiempo en uno mismo, buscar espacios para conectar con nuestro interior y practicar el agradecimiento, nos dan la oportunidad de tomar mejores decisiones, incluyendo las que tienen que ver con nuestra alimentación. Procura ocupar tu tiempo y mente en hacer cosas que te ayuden a relajarte y a distraerte, puedes empezar y/o terminar tu día por 5 a 10 minutos de meditación, ejercicios de respiración, mindfulness o yoga. Este tipo de actividades son hábitos saludables que, además te ayudarán a focalizar la ansiedad y el estrés, haciéndote sentir mucho mejor.
  2. Lleva una alimentación equilibrada con mayor consumo de frutas y verduras, es la base para una buena salud, nutriendo óptimamente tu organismo, controlando tu peso y con menor riesgo de padecer enfermedades crónicas. Evita los alimentos procesados y aquellos que contengan grasas saturadas y azúcares añadidos, ya que no son buenos para la salud. Algunos tips para incluir más frutas y verduras en tus comidas:

• Limpia tu despensa de alimentos industrializados y busca alimentos más naturales.
• Trata de que la mayor parte del carrito de súper esté cargado con vegetales y frutas y varíalas para evitar que te aburras.
• Toma un jugo de verduras en ayunas, nos nutren a nivel celular, nos alcalinizan, depuran nuestro organismo y mejoran nuestra digestión, entre muchos otros beneficios.
• No te brinques el desayuno, es una de las comidas más importantes del día que nos dará energía para afrontar nuestras actividades.
• Planifica tus comidas, busca diferentes recetas y opciones donde se incluyan en mayor parte frutas, verduras y leguminosas, como ensaladas y sopas e inclúyelos como el primer platillo en tu almuerzo.

• Siempre ten a la mano frutas, verduras y nueces para esos antojos entre comidas.

  1. Mantente físicamente activo, muévete más y siéntate menos. Nuestro cuerpo está diseñado para moverse, así que estar físicamente activo o hacer ejercicio no sólo es por imagen, es por salud. Mejorarás tu energía y te sentirás bien física y mentalmente. Toma nota de estos consejos para moverte más y sentarte menos: • Empieza por 30 minutos de actividad física en forma, caminar, andar en bici, practicar yoga, estiramientos, lo que a ti te guste, pero sé constante.

Si trabajas o pasas mucho tiempo sentado, cambia de posturas, levántate, estírate…

• Usa las escaleras en lugar del elevador.
• Si donde vives es opción, camina o anda en bici a los lugares cercanos en lugar de usar el coche.

Toma agua. Alrededor del 75% de nuestro organismo es agua y mantener una buena hidratación es fundamental para la salud. Nuestro cuerpo depende del agua como elemento vital para todas las reacciones químicas que produce, transportar los nutrientes, expulsar residuos, apoyar a la función cerebral, la circulación sanguínea y la regulación de la temperatura corporal. Estos son algunos consejos para mantenerte hidratado: • En tu buró ten siempre un vaso de agua y que sea lo primero que te tomes al despertar.
• A donde vayas o aún estando en casa, carga con una botella de agua.
• Si te cuesta trabajo tomar agua sola, agrégale unas gotitas de limón o haz infusiones con alguna fruta o hierbas frescas.

Descansa correctamente. Dormir las horas necesarias, tanto niños como mayores, es imprescindible para la recuperación del desgaste diario y el buen funcionamiento físico e intelectual. Los expertos recomiendan dormir entre 7 u 8 horas, que es el tiempo que el cuerpo necesita para descansar y recargar energía para el día siguiente. Mientras dormimos, nuestro sistema inmunológico produce una serie de células y anticuerpos encargados de combatir las múltiples infecciones que nos rodean. De manera que, dormir y descansar bien es un hábito saludable necesario para gozar de buena salud.

Estos son algunos consejos para mejorar tu sueño:

• Mantente activo durante el día.
• Entrena tu cerebro y tu cuerpo siguiendo un horario para irte a dormir constante.
• Mantén tu habitación tranquila, oscura y fresca.
• Usa tu cama para dormir, no para ver televisión.
• Desconéctate de cualquier dispositivo, celular, tableta, etc. antes de dormir.

Se necesita mucho para formar y mantener hábitos saludables, pero comenzando poco a poco y eligiendo hábitos que sean fáciles de seguir sin importar dónde te encuentres, tu probabilidad de tomar decisiones saludables aumentará enormemente. Asegúrate de tener suficiente margen de maniobra a medida que formes hábitos saludables, asegurándote de no encaminarte hacia la culpa cuando des un paso en falso.

Recuerda, moverte por sólo 10 minutos es mejor que no moverse en absoluto. Acostarse tarde sucede de vez en cuando. Reemplazar incluso una sola lata de refresco por un vaso de agua es un progreso. Comer una hamburguesa en lugar de una ensalada no significa que has perdido todo lo logrado. Y al final de todo, recompensarte también es importante, pues definitivamente ¡te lo habrás merecido después del esfuerzo!

Davinia Paz
Coach en Cambio de Hábitos
Coach Nutricional y Fitness

Seguir leyendo

Te Recomendamos