Connect with us
La clave está en la armonía La clave está en la armonía

Unión Mujer

La clave está en la armonía

Avatar

Publicada

on

¿Cuál es el papel de la mujer hoy? Justo en medio de la situación actual donde debemos ser y estar en tantas situaciones al mismo tiempo, ¿te has parado un momento para pensar quién de todas esas versiones eres? ¿Eres mamá? ¿Eres maestra? ¿Eres profesionista? ¿Eres toda o tal vez ninguna? En realidad, no debiese de existir la necesidad de escoger.

Desde los inicios del feminismo, en donde se buscaba que la mujer fuera un ser humano con todos los derechos y las prerrogativas que debe tener cualquier persona, al feminismo de algunas corrientes que hoy en día terminan haciendo lo que critican, que hablan de que la mujer no nace sino se hace, hay un abismo enorme.

También puedes leer: Machismo vs relaciones de igualdad: Unión Mujer

Hoy en día la mujer no encuentra su espacio real en este mundo, luchamos hacia afuera sin tener claro lo que somos y hacia adentro. ¿Somos mujeres o nos enseñaron a serlo? ¿Nuestro lugar está en la casa o fuera de ella? ¿La maternidad nos obstaculiza o nos potencializa?

Unión Mujer nació haciéndonos estas preguntas y he aquí mis humildes respuestas, respuestas en construcción, como Unión Mujer, como este feminismo central, integral y propositivo en donde espero que te sientas representada y que, como muchas de nosotras, encuentres respuestas a tus dudas, a lo que crees que eres y lo que consideras tus ideales pero no sabes como verbalizar.

La mujer es una construcción dinámica, pero no como la presenta Simon de Beauvoir en donde todo lo hemos aprendido y nos tenemos que deconstruir de viejos paradigmas, sino donde tenemos una base real. Las mujeres somos mujeres biológicamente, neuronalmente, hormonalmente; cada una de nuestras células muestra en el ADN nuestro sexo, no es un tema genital, es un tema que nos permea en cada aspecto. Nuestra psicología diferenciada a la de los hombres se conjuga con lo social y es ahí donde formamos a la mujer que somos: en la mezcla de lo biológico, psicológico y lo social, cada una diferente, cada una ideal. No podemos dejar de lado nuestra naturaleza. Somos, como dice Boecio, genes y cultura.

También puedes leer: Nueva normalidad, el reto a la vida personal…

De ahí la mujer encuentra su plenitud en la armonía de sus áreas personal, familiar, profesional, laboral y trascendente y ahí está la clave, las primeras respuestas. No tendríamos que escoger si ser mamá o trabajadora, no tendríamos que seguir los patrones que nos marcan, sino buscar de manera personal equilibrar estas áreas en donde el tiempo nos dará un poco la clave. Algunas veces tendremos que estar más en casa (como cuando nace un hijo o se enferma un padre) otras veces impulsaremos más nuestra área profesional (cuando estudiamos una carrera o tenemos un proyecto relevante). Siempre dando espacio a nuestro crecimiento y estabilidad personal, porque nadie da lo que no tiene. Sin olvidar ver las cosas a eternidad profeses la religión que profeses, porque los seres humanos estamos llamados a trascender.

La mujer puede y debe ser plena, no tenemos porqué pelear con nuestra naturaleza, con nuestro ser madre, con nuestro sentido materno, con nuestra gran capacidad de darnos a los demás ni con el hombre. La clave está en el equilibrio, en el trabajo un día a la vez para lograr la plenitud.

Paulina Amozurrutia, Coordinadora Nacional de Unión Mujer.



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estilo

Día de la Tierra: tips para ayudar al planeta todos los días

Unión Mujer

Publicada

on

Día de la Tierra: tips para ayudar al planeta todos los días

Ciudad de México.— El primer Día de la Tierra se celebró en 1970, cuando un senador de Wisconsin organizó una manifestación nacional para crear conciencia sobre los problemas ambientales. Se llevaron a cabo manifestaciones en todo Estados Unidos y a finales del año, el gobierno norteamericano había creado la Agencia de Protección Ambiental.

Hoy, a 51 años del primer Día de la Tierra, la problemática ambiental no solo continúa, sino que se ha convertido en una de las principales preocupaciones para nuestra supervivencia.

Si bien cientos de países y millones de personas en el mundo celebran cada año el Día de la Tierra con eventos, foros y manifestaciones, este día también es un recordatorio de que no hay un solo día para hacer conciencia y cuidar de nuestro planeta, sino que debe ser una acción constante, permanente y un esfuerzo de parte de todos los que habitamos en él.

Aquí te dejamos acciones que todos podemos hacer desde casa:

Tip 1: reutiliza ropa vieja
21 mil millones de toneladas de ropa terminan en los basureros del mundo cada año.

Tip 2: cierra la llave del agua
5 galones de agua se desperdician si dejas la llave abierta al lavarte los dientes.

Tip 3: consume menos plástico
En el mundo se compran un millón de botellas de plástico cada minuto.

Tip 4: compra lo que comas y come lo que compras
1 de cada 3 alimentos producidos en el mundo se desperdician.

Tip 5: desconecta tus aparatos electrónicos
Una TV apagada puede llegar a consumir 227 kWh, más de lo que consume en un año una persona promedio en Camboya.

Tip 6: planta un árbol
Se estima que aproximadamente 15 mil millones de árboles en el mundo se talan cada año.

Tip 7: utiliza menos el coche
Si dejas de utilizar el coche 2 días a la semana, reducirás las emisiones de gases de efecto invernadero en un promedio de 721 kg por año.

No necesitas esperar al 22 de abril para cuidar el planeta

LEE Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública

Por Chema Tierra

Página web: www.chematierra.mx
Twitter: @chematierra @chematierranews
Facebook/chematierra
Instagram: chematierra
Youtube: chematierra

Seguir leyendo

Estilo

El encuentro con mi propia voz

Unión Mujer

Publicada

on

El encuentro con mi propia voz
Foto pixabay.com

Por Andrea Amozurrutia

Mi historia no es la de una feminista de toda la vida, ni de una mujer que siempre quiso ocupar una posición de liderazgo en el mundo corporativo para darle voz a la mujer. Llegué aquí como resultado de muchos años de introspección y búsqueda personal –y por muchos me refiero a más de la mitad de mi vida– dedicada a descubrir quién soy y cuál era la mujer en la que me quería convertir cuando fuera grande.

Después de algunos tropezones en la búsqueda de aquello que me provocara querer levantarme todas las mañanas, decidí dedicarme a las finanzas y en el camino descubrí que parte de mi propósito en esta vida consistía en ser un factor de cambio para el mundo que habitarán las siguientes generaciones. Hoy, lidero las finanzas y la sustentabilidad en una empresa líder en su sector, dos temas que me apasionan y que efectivamente me hacen despertar todas las mañanas, porque al ponerlas a trabajar en sincronía, me han regalado enormes satisfacciones, incluso reconocimientos que jamás hubiera imaginado.

No crecí sintiéndome discriminada por ser mujer, al contrario, mis padres nunca hicieron distinciones entre mi hermano y yo. Algo sumamente visionario de ambos, porque las tareas y responsabilidades en la familia nunca correspondieron al género sino a la individualidad de cada uno. Ahí es donde se construyeron los cimientos de mi quehacer profesional y por qué no decirlo, personal. Y esto mismo es lo que quiero inculcar en mi hijo y fomentar en mi equipo de trabajo.

El mundo corporativo de hoy en día necesita profesionistas íntegros y apasionados, que no tengan la necesidad ni sientan el impulso de fingir ser lo que no son. En un ambiente tan competido y diverso, se necesitan mujeres que estén en paz con su feminidad y que desde ese lugar ejerzan su liderazgo –sin culpa por tener o no tener hijos, sin querer imitar el liderazgo masculino o bloquear el éxito de otras mujeres–, porque eso es lo que nos hace contribuidoras únicas al negocio y sus resultados.

Estamos viviendo un momento único en cuanto a la conciencia del valor que tenemos las mujeres, afortunadamente no sólo en el plano profesional sino también en el personal, por obvio que parezca este último.

Hoy, estoy convencida de que el liderazgo de la mujer debe ejercerse desde su rol de mujer, ni más ni menos. Debemos encontrar esa armonía en nosotras mismas y con el mundo que nos rodea, sin culpas, sin máscaras, con madurez emocional para realmente hacer del entorno laboral y personal uno más equitativo y consciente de las diferencias, para así dar cabida a la riqueza de la diversidad.

LEE Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública

Seguir leyendo

Te Recomendamos