Connect with us
Un estilo de vida sustentable en tiempos de pandemia: ¿es posible? Un estilo de vida sustentable en tiempos de pandemia: ¿es posible?

Unión Mujer

Un estilo de vida sustentable en tiempos de pandemia: ¿es posible?

Foto pixabay.com
Unión Mujer

Publicada

on

Cuando hablamos de que un producto, un servicio o un proceso es “sustentable” la mayoría de las personas piensa que se trata de algo amigable con la naturaleza. Y sí, en parte es así, pero sólo en parte. Porque la sustentabilidad implica el equilibrio en tres dimensiones: económica, social y ambiental. Es decir que puede haber un producto que sea ecológico porque no hace daño al medio ambiente, pero no es sustentable si no es al mismo tiempo justo y accesible en lo social o si no hace un uso eficiente de los recursos económicos.

Para hacerlo más fácil y aplicable a nuestra vida cotidiana, en Needo decimos que podemos tener un estilo de vida sustentable si buscamos vivir en armonía con nosotros mismos, con los demás y con el planeta. Es decir que la sustentabilidad es un camino que tiene que ver, en primer lugar, con nuestra paz interior y nuestra relación con los demás, con tomar conciencia de que todo lo que hacemos genera un impacto, positivo o negativo. Y eso podemos trabajarlo hoy, con desafíos sencillos que podemos realizar incluso estando en cuarentena:

  1. En armonía contigo mismo: Ya sea que tengas el privilegio de poder quedarte en tu casa o bien que por tu trabajo u otros motivos debas salir, es más necesario que nunca darte un respiro diario. No dejes que pase el día sin haberte regalado al menos 15 minutos sólo para ti. 15 minutos (o si puedes, por supuesto, más) para pensar, para leer algo que te motive, para escribir, para ver una charla inspiradora (como las TED), para moverte, para respirar (abriendo tu ventana, saliendo a tu balcón o a tu jardín), para tocar un instrumento (si lo sabes hacer y te relaja) o incluso para poner en forma tu cerebro (puedes hacerlo con aplicaciones como Lumosity), que también lo necesita y agradece. Busca cultivarte y llenarte de paz y energía para así tener más que entregar.
  2. En armonía con los demás: Seguro que en estas semanas has notado que podemos ser felices con mucho menos de lo que pensábamos, que necesitamos muy pocas cosas para sentirnos bien. Aprovecha la cuarentena para dar una nueva vida útil a ropa, juguetes, artículos de cocina o de escritorio, a todo lo que ya no uses, que esté en buen estado y pueda servirle a alguien más. También en estos días se han difundido múltiples iniciativas solidarias online que nos permiten ayudar desde donde estemos. Es el caso de la app española TeAyudo, que conecta a vecinos de un mismo barrio, o BeMyEyes, disponible para todo el mundo, que nos da la posibilidad, a través de breves videollamadas, de “ser los ojos” de personas con problemas de visión.
  3. En armonía con el planeta: Hemos visto cómo la Tierra (el aire, el agua, los animales…) se ha tomado un descanso estos días. De nosotros depende que cuando volvamos a nuestra rutina, ésta sea mucho más respetuosa de nuestro entorno, y podemos comenzar hoy. Consumiendo sólo lo necesario, comprando a pequeños productores y emprendedores, y a empresas ejemplares en sus prácticas sociales y ambientales. Reutilizando todo lo que podamos y no desperdiciando nada. Separando nuestros residuos para reciclarlos. Incluso podemos plantar árboles mientras navegamos por Internet (te sugiero descargar el buscador Ecosia, que por cada 45 búsquedas siembra un árbol. ¡Entre todos sus usuarios ya llevamos más de 92 millones!).

Sí, es posible tener un estilo de vida sustentable en medio de lo que estamos viviendo hoy. Y más aún, es el mejor momento para tomárnoslo en serio y saber que está a nuestro alcance cuidar y cuidarnos más, por nosotros y por las generaciones futuras.

María José Calvimontes
Socia y Directora de Comunicación de Needo
Mamá emprendedora



Dejanos un comentario:

Unión Mujer

¿Qué es en realidad el Abuso Sexual Infantil?

Unión Mujer

Publicada

on

¿Qué es en realidad el Abuso Sexual Infantil?
Foto pixabay.com

*Contenido sensible para víctimas de abuso sexual

A lo largo de mis estudios profesionales, al convertirme en madre y al sospechar que algo malo le sucedía a mi primer hija, busqué, leí y estudié algunos conceptos o definiciones de Abuso Sexual Infantil.

Sin embargo, ninguno de estos conceptos me ayudaron a detectar a tiempo el abuso sexual que sufría mi hija, porque considero que las definiciones generales y las legales, nos aportan ideas muy escuetas, vagas o lejanas para saber qué es en verdad, algo tan poco imaginable como el abuso sexual perpetrado a los niños.

El ASI (Abuso Sexual Infantil) implica hechos como los siguientes:

• Se lleva a cabo en la mayoría de los casos, por un adulto, adolescente o incluso otro niño. Alguien que forma parte de nuestra vida, a quien le hemos dado acceso a nuestros niños por considerarlos personas buenas. El agresor sexual comúnmente es el papá, el tío, el abuelo, el padrino, el primo, el maestro, el coach, el sacerdote o pastor, el doctor o el mejor amigo. Aunque también, con menor frecuencia puede ser la mamá, la tía, la abuela, la madrina, la maestra, la entrenadora, la doctora, la pastora o religiosa o la mejor amiga. Puede darse por parte de un grupo de agresores o entre menores. Raramente la agresión sexual proviene de un extraño o desconocido. Mis hijas fueron abusadas por su padre biológico, por una de sus madrinas y por una niña de la misma edad, una amiguita que era abusada sexualmente.

• El ASI se perpetra a niños tan pequeños como infantes, desde recién nacidos. Niños y niñas en etapas de primera infancia, segunda infancia, adolescencia. Aunque diversos estudios y estadísticas apuntan a un mayor número de niñas víctimas de abuso, se cree que esto se debe a que los hombres denuncian o hablan sobre el abuso en menor escala, no porque en verdad se abuse más a las niñas. Mis hijas eran abusadas desde recién nacidas.

• El ASI son caricias o tocamientos externos de partes privadas, con ropa o sin ropa, introducción de objetos o dedos en partes privadas, penetración vaginal o anal, sexo oral hacia el niño o niña, o forzar al niño o niña a realizarlo al adulto, exposición del niño a material pornográfico en imágenes impresas o videos, mostrar las partes privadas del agresor a la víctima u obligar a la víctima a mostrar sus partes privadas, obligar a los niños a tocarse entre ellos, o exponerlos físicamente ante un grupo, cuando el ASI es grupal, venta o explotación sexual de los niños de manera privada o en centros de prostitución, fotografías o videos de contenido sexual que se denominan Material de Abuso Sexual Infantil (MASI) para uso privado o comercial. El MASI tiene demasiada demanda con millones de víctimas y millones de vistas por video, lo cual significa que hay demasiados agresores sexuales infantiles. Actualmente el ASI se ejerce en eventos o salas en vivo por diversas plataformas en línea. Las prácticas sexuales agresivas o alternas que se usan en el abuso sexual adulto también son empleadas con los niños. Mis hijas fueron tocadas en sus partes privadas, penetradas con el dedo analmente, forzadas a ver pornografía en el celular y en la televisión, pateadas en su vulva, bajarles su ropa interior, hasta donde pudieron expresar debido a su corta edad.

• El ASI no solo se da cuando el agresor se encuentra a solas con la víctima, es decir, en la mayoría de los casos se da a la luz del dia, cuando se encuentran en la casa, la escuela, la parroquia, etcétera. Y puede llegar a haber más personas presentes. Se da con frecuencia en las recámaras, en los baños, las salas, las cocinas, los patios, los templos, las playas, los confesionarios, los autos, fiestas familiares, en festejos grandes o pequeños… en cualquier lugar o circunstancia que NO podríamos imaginarlo posible. Mis hijas eran abusadas mientras yo estaba en la casa, generalmente, cuando yo me bañaba o lavaba el baño y su papá las cuidaba por espacio de no más de una hora, incluso cuando sólo iba al baño rápidamente o mientras cocinaba y el papá jugaba con ellas en otro cuarto y mientras iba de entrada por salida al super. Cuando yo dormía también. En los dibujos que realizó mi hija mayor sobre el ASI, me dibuja a mí en el baño. La primera vez que mi niña fue a decirme que su papá la había tocado fuertemente en su vulva fue cuando estaba saliendo yo del baño. Fueron abusadas también por la niñera (la madrina) mientras yo asistía obligatoriamente a los procesos legales para intentar protegerlas del papá, jugando con una amiguita y en una pijamada en casa de la misma, por el papá.

• El ASI la mayoría de las veces NO es un acto único o aislado, sino muy frecuente y repetitivo que va progresando en gravedad y violencia, sobre todo si el niño habla y no se le cree o no se le protege y continúa en poder del agresor. Como los agresores son personas con un acceso muy cotidiano y libre al niño, las agresiones o abusos son demasiado frecuentes. Inician con un proceso de seducción o “compra” del niño mediante conductas muy cariñosas, regalos muy frecuentes, detalles diarios de atención, búsqueda frecuente e insistente de pasar tiempo con el menor. A mis hijas su padre les daba todos los días algún detalle de cariño o regalo diario como chocolates, postres, o algo pequeño. Insistía en que yo fuera sola a algún lugar para “descansar” y él se quedara cuidando a las niñas. Cuando iba a nacer la segunda hija, insistía en que quería dormirse él con la mayor para que yo atendiera en las noches a la bebé.

• El ASI se da un promedio de 15 a 30 veces por día en los niños que son explotados sexualmente con fines de lucro. Esto es extremadamente alarmante y es un crimen aberrante cometido decenas de veces en contra de nuestros niños inocentes. Toda la sociedad, principalmente nuestras autoridades y sistema judicial los condenamos a esta violencia por no tener programas y leyes eficientes para rescatarlos y protegerlos.

• El ASI puede ser perpetrado por un desconocido en un par de minutos, como cuando un niño se te pierde por un minuto en la tienda, al caminar por la calle, al entrar a un baño público, al sentarte en un cine, en un restaurante, en un templo, en una visita al doctor, al ser hospitalizado o al ser abrazado por un adulto.

Te compartimos dos links con definiciones formales y legales del Abuso Sexual Infantil y te sugerimos que leas, escuches y sobre todo creas los testimonios de los sobrevivientes de ASI que a pesar del dolor y lo extremadamente complicado e inseguro que es hablar, lo hacen para que podamos proteger a los niños a nuestro alrededor y hacer algo concreto y eficaz por rescatar a tantas víctimas de este crimen que nos deja con el corazón y la mente hechos pedazos.

Conceptos Jurídicos.com

fundacionpas.org

¡Por un mundo donde cada niño esté a salvo!

Por Misión AE

Seguir leyendo

Unión Mujer

Una reflexión de la reflexión

Unión Mujer

Publicada

on

Una reflexión de la reflexión

En el aislamiento estricto, durante la pandemia en el año 2020, surgieron muchas pasiones, hobbies y actividades que se habían perdido o nuevas. Todas esas iniciativas son interesantes para reflexionar, ¿por qué lo hicimos?, ¿por qué en esas semanas nos volcamos sobre esas actividades? ¿Fue por sobrevivir? ¿Fue algo pasajero? Creo que lo que hicimos muchos fue recuperar un fondo íntimo, más placentero de nosotros mismos, dónde estaba algo nuestro y se encontraba perdido. Navegamos mar adentro de nosotros mismos… ¿Qué pasó cuándo terminó el aislamiento?

Nunca me hubiese imaginado estas conclusiones y vivencias en mi primer encuentro del Programa de Capacitación Mujeres líderes en el s. XXI. Me encuentro con una reflexión inesperada que me da mucha luz y plenitud. Hoevel me invita a reflexionar, pensar, repensar hasta afirmarme a mí como madre e incluso, en algún punto o lugar, sanarme.

Este doctor en filosofía resignificó algo que he discutido con algún amigo o varios, que defiendo a muerte, que encarno o trato de hacerlo y que me ha premiado con el título, ni nobiliario ni académico, de antisocial o exagerada (para ser sutil y/o “políticamente correcta”).

En el transcurso de su reflexión llega a una conclusión o idea que ya me impacta: “estamos obsesionados con ver el afuera pero nos olvidamos “del adentro”, del cual depende todo lo demás”. Esto fue un bálsamo porque me recordó mi necesidad en ciertos momentos de mi vida de plegarme sobre mí y mi hogar, mi familia, mi núcleo más íntimo, para luego fortalecidos salir afuera. No desde un lugar narcisista o individualista sino desde la necesidad de un autoconocimiento y autodescubrimiento maternando que implica que ya nos eres tú, ni tampoco tú y tu pareja, sino un otro que depende plenamente de ti. Esto lo viví por tres…

Pero este profesor, un poco después, llegó al punto clave para mí que es afirmar que el acontecimiento más importante es el nacimiento. Sin este no hay futuro, no hay nada más. Todo parte de aquí; no es solo un hecho físico, desata una dinámica completa de fines, expectativas y sueños. La madre es la primera soñadora, no solo gestadora física. La primera gestadora de la sociedad es la madre.

Y acá fue donde me sentí muy identificada, especialmente con la concepción de volverse y plegarse para adentro porque en tu seno tienes, básicamente (o no tanto), el futuro de la humanidad. Entonces, estoy lejos de ser “antisocial” como me dicen algunos amigos… es lo contrario…. Yo nunca lo dije así… Nunca vi esa vuelta… Yo sentía y tenía la necesidad vital (y aun la tengo por momentos) de ser y estar en mi núcleo íntimo, entendernos, conocernos y dialogar. Yo decía, y digo siempre, que el tiempo de estar en familia y con mis hijos para educar, compartir, ser, dialogar, jugar, gritar, reír, llorar y generar es ahora porque después se van… Si yo “abandono” o salgo en el momento menos autónomo y más dependiente y vulnerable de ellos, me pierdo el único tiro (en términos quizás más Aristotélicos)… Y claro, algunos me responden con algún concepto o idea de nuevas pedagogías (que a mí me gustan y comparto en algunos casos y entendidas y vividas coherentemente o en plenitud) de que tienen que ser autónomos, libres o hasta me han dicho “tienen que hacerse solos” pero nos olvidamos que primero debemos mostrarles, enseñarles y ser con ellos para que luego vayan siendo autónomos sabiendo cómo hacerlo… y la naturaleza misma nos lo muestra: primero los tuve dentro mío, luego a upa, los sostuvimos para que se larguen a caminar y  soltamos la mano hasta que ya se desprenden y despliegan su ser.… en todos los aspectos se da esto… lo vivimos lo transitamos de diversas maneras…. No importa el tiempo o el modo, de lo que estoy segura es que solos, de la nada, no pueden y que hay un momento para ser y estar, crear lazos, hábitos, valores… la autonomía no se da sin la enseñanza y el contexto apropiado (no por tenerlo todo porque estamos lejos de eso sino por estar pensado para ellos al menos hasta que manejen cualquier entorno sabiendo discernir)….

Y aquí otro sentir clave unido: amar tu hogar. Si estamos y anhelamos constantemente el afuera (físico y espiritual), ¿por qué nuestros hijos van a querer su hogar y estar en él? ¿Por qué van a querer quedarse? Creo que si no les enseñamos a amar su hogar y familia con lo que somos y tenemos, después se van a ir y no van a querer volver porque nunca estuvieron ni estuvimos… y ni la escuela, ni el estado, ni nadie podrá reemplazarlo… que obvio no implica que yo no me vaya a equivocar y a fallar en miles de cosas (que de hecho ya ha sucedido) pero quiero estar e intentar y compartir y hacer en familia…. si me equivoco no quiero que sea por no estar o por dejar en manos de otro…. Lamentablemente (y ojalá cambie) en algunos casos o momentos, no nos queda opción porque la realidad, el sistema no acompaña y con un sinfín de emociones encontradas dejamos a nuestros hijos anhelando algo distinto mas no pudiendo materializarlo… pero solo en algunos casos no hay libertad (en el sentido de posibilidad de elegir, de opciones diversas).

Muchas veces me siento un bicho raro porque estas ideas puestas en práctica van en contra de lo que muchos hacen y/o promueven; y genera incomodidades, quejas o cuestionamientos…. por decirlo de algún modo.

Escolaridades eternas (incluso mis hijos estuvieron jornada completa mucho tiempo), niñeras, clubes, casas grandes con todo tipo de entretenimiento, actividades extraescolares, idiomas, viajes… trabajar y ganar mucho para cubrir todo y no poder ni “disfrutar un segundo”… un circuito del cual queríamos huir… una ecuación que anhelábamos cambiar o invertir….  La pandemia, sin querer, nos abrió esa puerta, nos llevó a materializar, a accionar y hacer lo que nunca nos animamos ni creíamos que éramos capaces de hacer…

Y así estamos… transitando un gran cambio… un sueño grande… el de necesitar menos para dar más, ser y estar más… dialogando con nosotros mismos y nuestro núcleo familiar, dialogando con nuestro entorno; para luego salir al mundo… caminar de la mano para luego soltar y que vayan solos… en un entorno más natural, más humano, más familiar…

Así que ya sabes, si estoy para “antisocial”, “callada”, “fuera de las redes” es porque estamos queriendo ser y estar en nuestro núcleo más íntimo y prepárate cuando salga porque lo haré fortalecida, siendo yo con mis aciertos y desaciertos (para decirlo suavemente) pero habiendo tenido nuestro tiempo del adentro, de la gestación de la sociedad futura, de la cual todo lo demás depende.

  “¿Qué hijos queremos para nuestro mundo y qué mundo queremos para nuestros hijos?”

Seguir leyendo

Te Recomendamos