La Ofrenda Monumental del Zócalo rinde homenaje a las víctimas de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, así como a rescatistas ciudadanos.

Ciudad de México.- En reconocimiento y homenaje a las víctimas de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, así como a rescatistas ciudadanos, hasta este jueves 2 de noviembre se exhibe en el Zócalo capitalino la Ofrenda Monumental.

Con motivo del Día de Muertos la instalación se montó el pasado 28 de octubre y hace alusión a un pueblo que se unió en los trágicos acontecimientos de los pasados sismos en la Ciudad de México, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Grandes esqueletos de color azul, amarillo y rojo dan la bienvenida al público mexicano y a los turistas, sin pasar de alto a un diablillo rojo que observa desde los aires a la gente que llega en familia, parejas de enamorados, jóvenes y niños, ambientado con la música de los organilleros, que con su propio sombrero piden una ayuda económica.

La Ofrenda Monumental fue decorada con papel picado a casi todo lo largo y ancho de la plancha del Zócalo capitalino, por encima de las piezas que componen la muestra, la mayoría de las cuales fueron elaboradas de cartón.

En su último día para visitarla la explanada luce muy visitada lo que da a la Ofrenda Monumental un plus por el calor humano. Las personas que visitan el lugar no pirden el tiempo para tomarse las "selfies" al lado de las figuras que más les atraen, como una "Catrina" y los ángelitos voladores de gran formato.

Los visitantes también pueden admirar los grandes tapetes elaborados sobre el piso a pase de aserrín, y en los que se recrean elementos propios de esta tradición mexicana, como la simbología prehispánica sobre la cosmogonía de la muerte.

Curada por el artista Luis Rodríguez, confeccionada de manera artesanal por la Red de Fábricas de Artes y Oficios, de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, y el Colectivo Última Hora, en la ofrenda destaca una pieza en alusión al árbol de la vida, que en este caso está lleno de calaveras.

Las obras que evocan a los rescatistas y voluntarios son de las más visitadas por el público, y las más fotografiadas, pues se trata de una ofrenda que está entre varillas de construcción y los esqueletos de los héroes anónimos con sus cascos y pañoletas, tomados de las manos. Es un un reconocimiento a su ejemplo.

No podían faltar en esta ocasión los féretros llenos con aserrín, con los que se da una muestra de respeto hacia los difuntos, lo mismo que las "Catrinas", figura popular de México que se encuentran muy bien ataviadas, con muchos colores que dan vida a la Ofrenda Monumental en el Zócalo. (Notimex)

Ofrenda Monumental del Zócalo

npq