El Papa además llamó a los uniformados de ese país a abstenerse del uso desproporcionado de la fuerza y lamentó el aumento de los muertos, los heridos y de

Ciudad del Vaticano . — El Vaticano transmitió el llamado del Papa Francisco a poner fin a la violencia en Venezuela y pidió la suspensión de la Asamblea Constituyente impulsada por el presidente Nicolás Maduro.

En una intervención pública que los observadores en Roma ya consideran como “sin precedentes”, la Secretaría de Estado de la sede de la Iglesia católica emitió un comunicado para manifestar “su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis” en ese país sudamericano.

Te puede interesar: Empresarios rechazan Constituyente de Venezuela

Llamó a los uniformados de ese país a abstenerse del uso desproporcionado de la fuerza y lamentó el aumento de los muertos, los heridos y de los detenidos.

El Vaticano aseguró que el pontífice sigue de cerca la situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales. “La Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución”, indicó.

 “Que se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro”, añadió.

Instó a que se creen las condiciones para una solución negociada, teniendo en cuenta el “grave sufrimiento del pueblo” a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad.

Puedes leer: Mueren 8 en elección de Constituyente en Venezuela

Al mismo tiempo, manifestó un “apremiante llamado” a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia, e invitó, en particular, a las Fuerzas de seguridad a “abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”.

Finalmente, aseguró la constante oración del Papa por el país y por todos los venezolanos, mientras que invitó a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención. 

La Asamblea Constituyente, integrada solo por los representantes afines al Gobierno de Nicolás Maduro elegidos en las elecciones del pasado domingo, tiene previsto iniciar sus tareas este viernes, a pesar de las denuncias de fraude electoral sobre los comicios.

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) ha rechazado esta iniciativa del Ejecutivo de Maduro por considerarla "peligrosa para la democracia" y el presidente de los obispos venezolanos, Diego Padrón, alertó que podría derivar en una "dictadura militar".

La Constituyente ha sido rechazada por México, España, Colombia, Estados Unidos,  así como por la Unión Europea; mientras que la ha reconocido  China, Rusia, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

El Vaticano, que impulsó el año pasado una negociación entre las partes que acabó fracasando, se suma de este modo al grupo de países que reclaman a Maduro que suspenda sus planes constituyentes. Ntx/Efe

agch