Un informe respaldado por varias ongs y difundido por el diario New York Times revela el espionaje de México a varios periodistas

México.— Una investigación en la que colaboraron diversas organizaciones internacionales demuestra el uso de malware altamente sofisticado y comercializado exclusivamente a los gobiernos, con el objetivo de espiar teléfonos móviles de defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción.

Citizen Lab y las organizaciones Artículo 19 en su representación en México y Centroamérica, R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales y SocialTIC, colaboraron en una investigación que fue publicada este lunes por el diario The New York Times, y en donde se señala que el Gobierno de la República que encabeza Enrique Peña Nieto, ha utilizado software que se usa generalmente para seguirle los pasos a posibles criminales.

En su portal, Artículo 19 explica que cada licencia de infección a los teléfonos celulares tendría un costo alrededor de 77 mil dólares americanos, cerca de un millón 400 mil pesos provenientes del erario público. El doctor Simón Barquera, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP); Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor; y Luis Encarnación, coordinador de la coalición ContraPESO, recibieron mensajes de texto SMS en su celular con enlaces aparentemente inofensivos que contenían enlaces infecciosos.

LEE TAMBIÉN: Periodistas exigen justicia para Javier Valdez

Organizaciones, periodistas y personas críticas al poder han recibido mensajes de la misma naturaleza y son identificados como blanco de ataques para tener acceso y control absoluto de sus dispositivos. Los nuevos casos son los siguientes: Centro Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh): Entre los meses de abril y junio del año 2016, Mario Patrón, director del Centro Prodh; Stephanie Brewer, coordinadora del Área Internacional y Santiago Aguirre, subdirector de la organización recibieron mensajes que se ha confirmado constituyen intentos de infección

El malware de espionaje Pegasus, el virus

El malware Pegasus puede tomar control de los equipos móviles, espiando desde su micrófono, su cámara, y obteniendo todo el contenido de sus aplicación como mensajes SMS, WhatsAPP, Facebook y toda la información contenida, así de que puede monitorear las llamadas y puntos de geolocalización donde se ubiquen.

Los mensajes fueron recibidos en fechas clave dentro del trabajo de defensa de derechos humanos que el Centro Prodh ha realizado en casos de alto impacto como la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la masacre de Tlatlaya y los casos de tortura sexual en Atenco.

En el caso de la periodista Carmen Aristegui, se informó que fue espiado el celular de su hijo Emilio Aristegui durante 2015 y 2016, el de ella misma y el de sus colaboradores Rafael Cabrera y Sebastián Barragán.

El comunicador Carlos Loret de Mola de Televisa, El Universal y Radiofórmula fue infectado con al menos 7 mensajes para espiar sus actividades con el malware Pegasus.

También se documentó el espionaje a Salvador Camarena y Daniel Lizárragas, periodistas criticos al régimen de Peña Nieto.

Además no sólo periodistas, también directores de organizaciones como el Instituto Mexicano por la Competitividad, donde su director Juan Pardinas fue o es espiado por el gobierno de México, según el estudio.

¿YA LEÍSTE? PGR ofrece recompensas por homicidas de periodistas

La evidencia indica que estos nuevos casos no son aislados sino que apuntan a la existencia de una política de hostigamiento sistemático a defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción.

Asimismo, permite presumir la ausencia de autorización judicial, legalidad, necesidad y proporcionalidad en el ejercicio de facultades excepcionales para realizar prácticas de vigilancia.

El espionaje en México se ha convertido en un mecanismo efectivo de intimidación a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas. (Con información de Quadratín, Aristegui Noticias y Artículo 19)

Descarga el informe #GobiernoEspía: Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en este enlace.