Especialistas y académicos consideraron indispensable que en la renegociación delTLCAN participen organizaciones civiles y gobiernos subnacionales

México.— Especialistas y académicos consideraron indispensable que en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) participen organizaciones civiles y gobiernos subnacionales para incidir en la agenda y evitar que se privilegien los intereses de las grandes empresas por encima de los del resto de la sociedad.

En el ‘Diálogo abierto frente a la renegociación del TLCAN: hacia la construcción de una agenda local’, organizado por el Instituto Belisario Domínguez, el senador Alejandro Encinas Rodríguez dijo que el saldo a 23 años de la implementación de este mecanismo “ha sido profundamente negativo para el país”.

Te puede interesar: TLCAN será firmado en 2018: Larry Rubin

Dijo que desde 1994 a la fecha los beneficios han sido sólo para unos cuantos, pero en la inmensa mayoría no hay ningún impacto positivo. Se profundizó la pobreza y la desigualdad; actualmente hay 53 millones de mexicanos en pobreza, cuando en 1994 había 35 millones, indicó.

Se profundizó la brecha en los salarios y condiciones laborales, la economía mexicana no crece, se estima que la inflación llegue a 6 por ciento, el tipo de cambio está en una situación de fluctuación, el campo mexicano está abandonado y hundido en la violencia, donde los poderes delictivos han cubierto el vacío que dejó el Estado, apuntó.

Encinas Rodríguez consideró que, ante las actuales condiciones, es el momento para fortalecer la economía nacional y el desarrollo interno de México.

Isidro Morales, representante del Centro Baker de la Universidad de Rice (Texas), expresó que si la coalición actual que gobierna México “quiere mantenerse en el poder, tiene que renegociar el acuerdo, aunque sea un mal arreglo, en donde acepte y legitime que Estados Unidos va ser proteccionista”.

Kalman D. Resnick, abogado especialista en temas de defensa de los derechos de los migrantes, mencionó que las élites de los dos países no tienen interés en mejorar el nivel de vida de los trabajadores, por lo que es importante establecer una nueva relación entre ambas naciones que esté más preocupada por sus ciudadanos y no únicamente del interés de las empresas.

Refirió que el Tratado impactó en los sectores rurales de México por la exportación de productos agrícolas de EU, lo que ocasionó una salida masiva de mexicanos hacia las ciudades de su propio país y de la Unión Americana.

Juan Carlos Moreno Bird, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, comentó que México se encuentra ante la oportunidad de cambiar su agenda de desarrollo “y pensar desde adentro”, poner las desigualdades en el centro de las preocupaciones de la política macroeconómica y de las políticas social, hacendaria, monetaria y de reconstrucción nacional.

Consideró que debe replantearse la estrategia de haber apostado por el mercado externo sin fortalecer el interno. Recordó que incluso el Fondo Monetario Internacional ha recomendado al Estado mexicano que debe de asumir la responsabilidad de crear un contexto de fortalecimiento de sus trabajadores.

Celeste Drake, especialista en Comercio y Globalización de la Federación Estadounidense del Trabajo, expuso que con el Tratado los tres países compiten por el capital a costa de los salarios y la calidad de vida de los trabajadores, mientras que se baja los impuestos a las empresas.

Una forma para poder proteger los salarios son los sindicatos, pero en el caso de México hay políticas que protegen más a los empresarios, además de que parece que estas organizaciones gremiales no abogan por sus propios trabajadores.

Puedes leer: Imposible imponer plazo fatal a TLCAN: Guajardo

Esta circunstancia, indicó, ha motivado a sectores como la academia, la sociedad civil y algunos representantes de gobiernos subnacionales a alzar la voz e incidir en la agenda de las mesas de renegociación, a fin de generar un espacio de diálogo y reflexión sobre el papel que deben jugar los actores y poderes locales en la renegociación del tratado trinacional.

Estimó que la renegociación o eventual desaparición del TLCAN definirá la agenda de México y el papel que deben asumir los poderes locales en ese contexto. Si hoy se buscan mejores resultados en materia de libre comercio, es preciso implementar nuevas estrategias de negociación e incorporar temas que son sustantivos para un desarrollo integral y que son demandas de la sociedad civil mexicana, puntualizó.

agch