La CDMX esté mejor preparada para enfrentar la temporada de ozono, con intensa radiación solar, escasez de vientos y poca humedad, aseguró la CAMe

México.—  A un mes de que concluya la presente temporada de ozono, las medidas ambientales aplicadas el año pasado permitieron que hoy el Valle de México esté mejor preparado para enfrentar días de intensa radiación solar, escasez de vientos y poca humedad, destacó la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe). 

También puedes leer: Inicia ‘temporada de ozono’ en la CDMX

El gas ozono impacta la salud en distintos grados: desde simple irritación del sistema respiratorio hasta una importante merma en la función pulmonar. También las especies animales y vegetales se ven afectadas por las altas concentraciones de ese contaminante.
La susceptibilidad del ozono aumenta entre la población infantil, los adultos mayores y las personas con padecimientos respiratorios.

Te puede interesar: Ozono, gas que protege y contamina el ambiente

La Primavera en la Ciudad de México se caracteriza por cielos despejados, lluvia escasa, con días cálidos y noches frescas. La temperatura promedio es de 19 grados Celsius, con máximos cercanos a los 30 grados y mínimos de 15 grados. El viento es escaso durante la mañana y moderado por la tarde. Estas condiciones favorecen la formación del ozono.
En 2016, se registraron 10 episodios de activación del programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas por ozono, al superar los 150 puntos, entre las 15:00 y las 17:00 horas, donde los ciudadanos no habían sufrido en décadas y en enero de este año, una el 6 de enero con un valor máximo de 172 puntos de partículas suspendidas.
Las altas concentraciones de ozono ocurrieron el 14 de marzo en la estación Cuajimalpa con 203 puntos; el 5 de abril con 156 en el Ajusco. Mayo fue el mes con más días de contingencia ambiental, al superar en seis ocasiones los 150 puntos de ozono.
Mientras que el 8 de julio también se decretó la Fase I de Contingencia Ambiental y el 11 de agosto nuevamente.
Dicha situación fue producto de las altas temperaturas, asociadas a condiciones meteorológicas de alta insolación típicas de la zona, que están relacionadas con la mala calidad del aire.
La Comisión Ambiental de la Megalópolis detalló que de acuerdo con estudios técnicos y científicos, el parque vehicular de 5.4 millones de unidades es a principal causa de la contaminación del aire que respiran los habitantes.
Durante la pasada temporada de ozono se pronosticaron para la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) escenarios de muy poca dispersión de contaminantes asociados a un alta radiación solar intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente.
Ante ello, las autoridades locales y federales, bajo la coordinación de la CAMe, tomaron acciones inmediatas para proteger la salud de la población con lo que se puede decir que se puede enfrentar esa problemática de una mejor manera, en comparación con el año anterior.
Se modificó el Plan de Contingencias Ambientales Atmosféricas para aumentar su efectividad. Disminuyó el valor de activación de 180 a 150 puntos Imeca para activar la Fase 1 y 200 puntos para la Fase 2, y se eliminó la fase de precontigencia ambiental.
Fue necesario modificar de manera temporal el Programa Hoy no Circula, y a partir de 5 de abril al 30 de junio de 2016, todos los vehículos, sin considerar número de holograma “0, 00, 1 y 2”, dejaron de circular de acuerdo al color de su calcomanía y terminación de placas que le corresponda, incluyendo la restricción para el día sábado y placas federales.
Sin embargo este año vuelve a operar de manera habitual y quedan exentos de las restricciones los hologramas 0 y 00. Ese cambio es posible gracias a los cambios en la normatividad y operación de los programas de verificación vehicular, que permiten que hoy solo los vehículos en óptimo estado puedan circular diario, destaca la CAMe.
En el Programa para Contingencias Ambientales Atmosféricas (PCAA) para la ZMVM activa la Fase I cuando el Sistema de Monitoreo Atmosférico indica riesgo de que, al siguiente día, la concentración promedio de ozono supere los 150 puntos en el índice Imeca y no existan condiciones climáticas para la dispersión de los contaminantes.
En la presente temporada de ozono por segundo año inició la operación de sensores remotos para detectar el ingreso de vehículos altamente contaminantes en la Zona Metropolitana del Valle de México de acuerdo con los parámetros de verificación vehicular.
Como medida adicional, en julio pasado la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales presentó un nuevo esquema de gestión vehicular que entró en vigor en cinco entidades que conforman la CAMe.
Ello, a fin de actualizar los procedimientos de verificación vehicular a la tecnología mecatrónica, conocida como Sistema de Diagnóstico a Bordo (OBD por sus siglas en inglés).
También reducir los límites de emisión de los vehículos con más de 10 años de edad en 75 por ciento a vehículos a gasolina; al transporte público y de carga a diesel en 40 por ciento.
Se faculta a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para vigilar el cumplimiento de la norma por parte de los verificentros, así como la instalación de sensores remotos en las vialidades para detectar vehículos ostensiblemente contaminantes.
La CAMe destacó “las políticas que reducen la concentración de contaminantes y sistemas de información para la toma de decisiones en caso de contingencias nos preparan para enfrentar la temporada de ozono”.
agch