Organizaciones acusaron a la Conapred de pretender presionar a que los estados miembro adopten una convención que aún no ha sido ratificada

Cintillo OEA

Cancún, Q.R.—  Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) de diversos países denunciaron ante el pleno de la  Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación ( Conapred ) de México,  Alexandra Haas  Paciuc, pretende presionar a que los estados miembro adopten una convención que aún no ha sido ratificada por todos.

“Nos preocupa las intenciones expresadas por el Consejo Nacional para Prevenir la discriminación (Conapred) de pretender acercarse a los embajadores y cancilleres a fin de que aprueben la Convención contra la discriminación e intolerancia”, que no ha sido firmado por todos.

Te puede interesar:  OEA atenta contra la democracia: OSC

“Siendo el Conapred una institución oficial de gobierno de México,  no es su competencia cabildear y mucho menos inmiscuirse o presionar a los Estados miembros…” que acuden a la 47 Sesión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, “pues siendo una institución gubernamental, ello implicaría una grave injerencia del gobierno de México con los Estados Miembros, dijo la Coalición para la Democracia y los Derechos Humanos.

La denuncia fue presentada en el Foro de la Sociedad Civil con los embajadores y cancilleres, representantes de los Estados –aunque en ausencia del canciller mexicano Luis Videgaray, quien se disculpó y salió del salón para atender “asuntos propios de esta asamblea”--.

Desde  la reunión informativa con representantes de las OSC asistentes al 47 periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA representantes de las organizaciones participantes recriminaron que Hass Paciuc hablara de la convención contra la discriminación e intolerancia, cuya redacción y planteamientos han sido cuestionados y por ello no fue respaldado por todos.

Hoy día no es obligatoria la adopción e implementación de  la mencionada Convención, ya que no ha sido aceptada por todos los países.

La actitud, dijeron por separado ante el embajador de México ante la OEA, Luis Alfonso de Alba, extralimita las funciones de la Conapred y el gobierno Federal debería poner límites a este tipo de injerencias y pretensiones de una oficina gubernamental, porque  pretende imponer a otros estados un ordenamiento que ni siquiera ha sido firmado por la mayoría de los miembros.

Lee también:  Almagro defiende función de la OEA

A la fecha, la Convención no ha sido ratificada y  apenas ha sido firmado por 10 de los miembros. Entre los que no está México.

Cuestionada sobre el tema, Alexandra Haas dijo que la presencia de la Conapred en el 47 periodo de sesiones de la OEA que hoy inició formalmente aquí, obedecía a la intención de garantizar la inclusión de todos los grupos y evitar actos de discriminación durante el desarrollo de los trabajos.

La Conapred incluso estableció un módulo de atención y anunció que hizo recomendaciones tanto a funcionarios públicos y representantes de las organizaciones de la sociedad civil como al hotel sede y sus trabajadores, para evitar cualquier acto discriminatorio.

Ante el reclamo de miembros se las OSC, sobre esta actitud de Haas, el embajador De Alba respondió: es importante escuchar todas las voces

“Tanto el gobierno federal, como el  legislativo  deben escuchar todas las voces”, subrayó.

Cabe mencionar que la Carta constitutiva de la OEA establece como uno de los principales propósitos la promoción de la democracia representativa fundamentándola en el respeto del principio de no intervención y uno de los principios es  el respeto de la personalidad, soberanía e independencia de los países.

AGP