Durante la homilía dominical, el Cardenal Norberto Rivera Carrera dijo que la nueva comunidad es hacer visible el amor de Cristo

Ciudad de México.— Durante la homilía dominical en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, y conmemorando el Día del Padre, el Cardenal Norberto Rivera Carrera dijo que la nueva comunidad es hacer visible el amor de Cristo.

"Este es precisamente nuestra Primer tarea proclamar que el reino de Dios está cerca porque él ha puesto su tienda de campaña en medio de nuestras casas", expresó su eminencia

Dijo que es liberar a todas las personas de todos aquellos que se sienten heridos del dolor y de todo aquello que les quita toda su esperanza quitarnos la hipocresía a vivir más humanamente.

"Hoy Día del Padre muchos de ustedes junto con su familia, se han puesto desde temprano en la presencia de Dios Padre, quien viene toda paternidad para que los ilumine, los fortalezca y los haga sentir la necesidad de quien tiene su oficio", agregó Rivera Carrera.

Al arzobispo primado de México dijo que quienes tienen la dicha de ser padres puedan mostrar, decirles a sus hijos que los aman cuando son niños, pero también los que están en la adolescencia, en la juventud incluso los que están casados necesitan escuchar que sus padres los aman.

"Todos ustedes saben queridos papás que su primera y principal misión en el santuario del hogar que se les ha confiado es la de proveer a la conservación a la salud corporal a la salud moral, intelectual y religiosa de la familia y este encargo lleva el defender los derechos humanos de cada miembro de la familia", expresó su eminencia.

Rivera Carrera recordó las palabras de San Juan Pablo II, cuando en una de sus visitas a México del compromiso que tienen los padres de familia con sus hijos.

"Los padres deben defender los derechos de la familia contra todas las violencias o influencias exteriores y promover esos mismos derechos reclamando de la sociedad civil, política y cultural por lo menos los medios indispensables para su libre ejercicio", concluyó su eminencia.

Al término de la homilía el Cardenal Rivera Carrera bendijo a todos los papás presentes en la Catedral Metropolitana de la Cuidad de México.

JAHA