Ya empezamos a ver, más de lo mismo. Ningún partido, menos candidato alguno, se atreverán a romper con el formato en materia de campañas electorales.

Ya empezamos a ver, más de lo mismo. Si bien es temprano para emitir algún juicio acerca de la calidad de las campañas que se llevarán a cabo este año, hay una afirmación que seguramente será ratificada durante las próximas semanas: Ningún partido, menos candidato alguno, se atreverán a romper con el formato acostumbrado en materia de campañas electorales.

Te puede interesar: ¿Qué esperar de los candidatos este año, y de las del próximo?

Ante lo que vemos, preguntemos: ¿Cuándo los partidos y sus candidatos, se atreverán a llevar a cabo campañas radicalmente diferentes a lo que hemos visto desde hace por lo menos cinco o seis sexenios?

Si bien entiendo y acepto el argumento de no pocos profesionales de la política, que podríamos resumir de esta manera: Si así obtenemos victorias, qué sentido tiene cambiar el formato, hay un elemento que parece no ser tomado en cuenta por ellos. Éste, es el que tiene que ver con los cambios operados, en la mentalidad de un buen porcentaje de los electores.

¿Quién se atrevería a afirmar hoy, que el elector promedio en los tiempos que corren, es el mismo -en cuanto a su mentalidad se refiere-, que el que teníamos en México, hace 20 o 30 años?

Veamos el caso del Estado de México y tres candidatos.

¿Puede la Profesora Delfina, establecer hoy una relación de confianza con los electores del Estado de México, menores de 30 años? ¿Acaso su forma de hablar y vocabulario, son los adecuados para el logro de tal fin?

¿Y qué decir del candidato del PRI? ¿Qué le puede decir a un joven menor de 25 años y a un primovotante de 19, que viven en la zona de Ciudad Neza o en algún municipio de esa zona del oriente del Estado de México, alguien que parece estar más cerca de un inglés que buscaría el voto en alguna ciudad del Reino Unido, pero no Chalco o en Ecatepec?

También puedes leer: ¿Cree usted lo que le prometen los candidatos? ¿Entonces, por qué vota por ellos?

Por último, ¿cómo reaccionaría una joven menor de 25 años, frente a una persona como Josefina Vázquez Mota? ¿Qué pensaría de alguien así, cuyo discurso acartonado y un tanto fingido, le suena a hueco las más de las veces?

¿Qué esperar entonces de estos tres candidatos? ¿Se atreverían a romper el molde y buscar una nueva forma de relacionarse con los electores? Mi opinión es que, de los dos primeros nada nuevo podría uno esperar; quizás quien se conduciría de la manera más caduca y aceda, políticamente hablando, sería la Profesora Delfina. ¿La razón? Vea usted quién se encuentra detrás de ella, y estará de acuerdo conmigo.

¿Del candidato del PRI? Lo único que podría decir es esto: ¿Quiere en verdad hablar usted con él? Vístase al más puro estilo inglés, y practique el idioma tal y como se habla en el Reino Unido y, posiblemente logre sostener u diálogo con él. Si no satisface estos requisitos, le recomiendo sinceramente no hacer el ridículo; ni se le acerque.

En el caso de Josefina, pienso que sería la candidata que reúne los requisitos para romper el molde y tratar de hacer una campaña diferente. Por la imagen que transmite hoy, está obligada a intentarlo. De animarse, tenga por seguro que la campaña se vería animada, e interesante.

Por lo demás, ¿piensa usted que sería viable esperar campañas que seguirían un formato diferente al que estamos acostumbrados? ¿Verdad qué no? Si no es entonces hoy, ¿para cuándo sería?

El contenido, comentarios y fuentes de información de los colaboradores y/o columnistas que se difundan en Siete24 y Deportes Siete24, son responsabilidad de cada uno de sus autores.