Menos de 12 horas duró la ausencia de la delegación representativa de la república de Venezuela de la mesa de diálogo de la 47 Asamblea General de la OEA

Cancún, Q. Roo.- Menos de 12 horas duró la ausencia de la delegación representativa de la república de Venezuela de la mesa de diálogo de la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos después de que la víspera la canciller venezolana Delcy Rodríguez acusara a los países miembros del organismo de intentar avalar un resolutivo intervencionista sobre el estado sudamericano que vive una crisis política y humanitaria.

La jefa de la delegación de la república bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, apareció en el pleno de trabajos de la OEA durante la primera sesión junto a un paquete de diez iniciativas que propuso a la presidencia de la asamblea general, la cual, fue asumida por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso.

Te puede interesar Corrupción afecta a todo el hemisferio, ven en OEA

La Comisión General recogió los proyectos de la iniciativa venezolana, entre los que está la exigencia al estado mexicano para garantizar “la verdad, justicia y reparación para las víctimas y la sociedad en su conjunto” por el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, en 2014.

La decisión de la representativa del gobierno de Nicolás Maduro provocó malestar entre algunos de los jefes de delegaciones de naciones de la OEA, pues además de llamarles “camada de perritos simpáticos para el imperio”, dejó entrever que el gobierno venezolano responderá contra Estados Unidos por el “intento de reestablecer una guerra fría en la región”.

Te puede interesar Ven incapacidad y cerrazón en dirigencia de la OEA

Al respecto, el representante de los Estados Unidos ante la OEA, Kevin Sullivan, pidió a la Asamblea no ceder ante la “distracción y la distorsión” y “a hacer lo correcto por la gente de Venezuela”. Sullivan insistió en que facilitar una resolución para atender la crisis política y humanitaria en Venezuela es lo mínimo que puede hacer una organización internacional como la OEA: “Debemos tener en claro que no se trata de una intervención sino un modesto paso para atender la situación en Venezuela”.

ebv