Connect with us

Estilo

Adultos mayores se acercaron a tecnología durante la pandemia: UNAM

ESPECIAL
Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.- Ella es una de las casi 300 mil personas que cuentan entre 90 y 94 años de edad, también es profesora Emérita por la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM, fue candidata al Premio Príncipe de Asturias, y tiene 10 años de experiencia en Twitter y Facebook, redes en las cuales suma más de 60 mil seguidores.

A sus 91 años de edad, es ejecutante de las redes sociales digitales. En la primera, cuenta con 57 mil 569 seguidores, y en la segunda tiene 2 mil 895.

Con más de 60 años en la docencia, Margo Glantz Shapiro inició su actividad en las redes sociales a los 81 años de edad. Ha escrito más de 70 mil tuits a partir de marzo de 2011; es decir, promedia 583 mensuales y alrededor de 19 mensajes diarios.

Era una niña, la también escritora universitaria, cuando aparecieron la fotocopiadora, la guitarra eléctrica, los casetes; hoy, “la gente que lleva muchos años de vida como yo, le cuesta trabajo entrar a cierto tipo de medios, que son un nivel más difícil de abordar”.

Considera que algunas personas desprecian las redes sociales, porque quizá “piensan que es perder el tiempo o que es frivolidad”.

“Encuentro que no se puede soslayar la importancia, la revolución que han causado las redes sociales en nuestro entorno, estar dentro de ellas, en la medida de lo posible, es también contribuir a estar más vigente. El tuit, se volvió una cosa completamente universal”, afirmó.

Se mudan a la red

De acuerdo a Luis Ángel Hurtado Razo, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), hay una tendencia al alza, y se presenta el incremento de hasta el 20 por ciento en el uso de las tecnologías por parte de las personas de 60 años y más.

Por la pandemia tuvieron que resguardarse por ser un sector de alta vulnerabilidad, entonces por necesidad “migraron” para tener comunicación con sus seres queridos, explicó.

“Y no solo eso, sino para buscar formas de entretenimiento, además de informarse, solicitar acceso a servicios, comercio electrónico y también, en muchos casos, como autoempleo”, añadió.

Esto los acercó de forma considerable a los cibercrímenes, ante su carencia de alfabetización digital, y ante la amenaza de las estafas, por lo cual algunas perdieron sus ahorros, fueron víctimas de extorsión directa, o incluso de que la información digital les cause ansiedad.

Todos adentro

Para Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, la gente de edad avanzada tiene que incorporarse a estas nuevas prácticas de comunicación a distancia. Sin embargo, aunque hubiera la disposición, necesidad e incluso obligación, existe limitación material que no podemos obviar, destacó.

“Hay un hecho contundente que nos aportan las cifras del Censo de Población y Vivienda 2020: la mitad de las viviendas en este país no tienen acceso a internet”.

Facebook y WhatsApp, sus redes

De acuerdo a las cifras del INEGI, en México viven casi 15.5 millones de personas mayores de 60 años de edad, entre ellas poco más de 18 mil de 100 años o más.

“La red social que más utilizan los adultos mayores es Facebook, pero es porque se trata de la red más usada en México, y esta tendencia abarca también a las personas de la tercera edad, y la otra por supuesto, es WhatsApp”, mencionó Hurtado Razo.

Al respecto, el especialista argumenta: “Una red social no pública, sino de corte privado, que es el caso de WhatsApp, también ha tenido un incremento en el uso por los adultos mayores, porque les ha permitido interactuar con sus seres queridos a través de la mensajería instantánea, videollamadas o mensajes de voz”.

El especialista en redes sociodigitales consideró necesario establecer una política pública sobre alfabetización digital. “Lo vimos en el caso de la solicitud digital de las vacunas contra COVID-19, para los adultos mayores esta situación muestra precisamente el momento en el que están hoy frente a la tecnología, aun cuando han dado muestra de que lo pueden hacer bien, con algunos riesgos”.

LEE Granizo en las próximas horas

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estilo

Clases en línea deben convertirse una experiencia personal

Quien no tenga habilidades digitales, no tendrá opciones profesionales

Freya Mendoza

Publicada

on

clases en linea cómo lograr atención y motivación

Ciudad de México.- En la conferencia “clases en línea” organizada por Red Familia se explicó cómo lograr la atención y motivación de los alumnos y cuál será el papel de los maestros en un mundo automatizado.

En la 4ta jornada de formación, participó el mentor virtual y conferencista, Héctor Sampieri.

El especialista enfatizó que la pandemia obligó a los maestros a dar un salto “cuántico” para usar la tecnología en clases. Pero después de un año, todas esas habilidades adquiridas, tienen que ser actualizadas y renovadas.

Lo más importante, aunque sea a distancia, es la interacción y la determinación de los profesores. Que el alumno vea que el profesor se está esforzando por ellos, pues esto activa un comportamiento reflejo de generosidad.

El mentor virtual señaló que las clases en línea tienen que convertirse en una experiencia personal, donde haya una visión general, no sólo pedacitos de información, todo debe tener una lógica, “un regalo que brindar”.

De este modo el también productor de Coaching Lab México exhortó a los maestros a analizar su propio comportamiento digital.

Tomar conciencia de la Huella digital, es un detalle crucial para los próximos 10 años. Donde los educadores también deben construir su “identidad digital”, como la misma identidad real.

Por este motivo, invitó a los maestros a configurar su identidad profesional y digital, porque lo virtual, es real.

Todo profesional de la educación debe tener una identidad digital. 

Quien no tenga habilidades digitales, no tendrá opciones profesionales, porque el mundo va hacia la automatización.

Además los maestros deben empezar a involucrar a los padres en la digitalización.

Finalmente expresó que para lograr atención y motivación en sus clases, deben describir el papel del alumno y maestro en la clase.

Seguir leyendo

Estilo

El encuentro con mi propia voz

Unión Mujer

Publicada

on

El encuentro con mi propia voz
Foto pixabay.com

Por Andrea Amozurrutia

Mi historia no es la de una feminista de toda la vida, ni de una mujer que siempre quiso ocupar una posición de liderazgo en el mundo corporativo para darle voz a la mujer. Llegué aquí como resultado de muchos años de introspección y búsqueda personal –y por muchos me refiero a más de la mitad de mi vida– dedicada a descubrir quién soy y cuál era la mujer en la que me quería convertir cuando fuera grande.

Después de algunos tropezones en la búsqueda de aquello que me provocara querer levantarme todas las mañanas, decidí dedicarme a las finanzas y en el camino descubrí que parte de mi propósito en esta vida consistía en ser un factor de cambio para el mundo que habitarán las siguientes generaciones. Hoy, lidero las finanzas y la sustentabilidad en una empresa líder en su sector, dos temas que me apasionan y que efectivamente me hacen despertar todas las mañanas, porque al ponerlas a trabajar en sincronía, me han regalado enormes satisfacciones, incluso reconocimientos que jamás hubiera imaginado.

No crecí sintiéndome discriminada por ser mujer, al contrario, mis padres nunca hicieron distinciones entre mi hermano y yo. Algo sumamente visionario de ambos, porque las tareas y responsabilidades en la familia nunca correspondieron al género sino a la individualidad de cada uno. Ahí es donde se construyeron los cimientos de mi quehacer profesional y por qué no decirlo, personal. Y esto mismo es lo que quiero inculcar en mi hijo y fomentar en mi equipo de trabajo.

El mundo corporativo de hoy en día necesita profesionistas íntegros y apasionados, que no tengan la necesidad ni sientan el impulso de fingir ser lo que no son. En un ambiente tan competido y diverso, se necesitan mujeres que estén en paz con su feminidad y que desde ese lugar ejerzan su liderazgo –sin culpa por tener o no tener hijos, sin querer imitar el liderazgo masculino o bloquear el éxito de otras mujeres–, porque eso es lo que nos hace contribuidoras únicas al negocio y sus resultados.

Estamos viviendo un momento único en cuanto a la conciencia del valor que tenemos las mujeres, afortunadamente no sólo en el plano profesional sino también en el personal, por obvio que parezca este último.

Hoy, estoy convencida de que el liderazgo de la mujer debe ejercerse desde su rol de mujer, ni más ni menos. Debemos encontrar esa armonía en nosotras mismas y con el mundo que nos rodea, sin culpas, sin máscaras, con madurez emocional para realmente hacer del entorno laboral y personal uno más equitativo y consciente de las diferencias, para así dar cabida a la riqueza de la diversidad.

LEE Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública

Seguir leyendo

Te Recomendamos