La inclusión de temas de homosexualidad y masturbación en los libros manipulan conducta de adolescentes

México.— La inclusión de los temas de homosexualidad, masturbación y género en los libros de primer grado de secundaria carecen de pertinencia en la selección y organización de contenidos educativos porque manipulan la conducta y orientación sexual de niños, niñas y adolescentes y dejan de lado la parte afectiva y cognitiva de los alumnos, expresó Elvia Marveya Villalobos Torres, doctora en Pedagogía de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Dijo que como resultado de los criterios de la nueva reforma educativa vigente a partir del próximo mes de agosto, la SEP incluyó dentro de los libros de texto para secundaria el apartado “Reproducción en animales y seres humanos”, lo que dijo, animaliza la sexualidad de los alumnos sin considerar los aspectos pedagógicos o educativos pertinentes para que los niños, niñas y adolecentes conozcan nuestro sistema reproductor como se enseña el funcionamiento del sistema respiratorio o digestivo, igual el aparato reproductivo y sus órganos.

Villalobos refirió que los 17 libros de texto aprobados por la SEP requieren señalar los contenidos educativos pertinentes desde las cuatro dimensiones de la sexualidad humana que son las siguientes: Reproductiva, cognitiva, afectiva y de trascendencia humana. Lo que es necesario, añadió, es omitir juicios de valor puesto que fomentan conductas carentes de responsabilidad personal

Cuestionó cuál es el tipo de formación pedagógica, didáctica y ética que recibe el personal docente en la SEP para explicar estos temas en clase y cómo es que cada profesor evalúa que los estudiantes  asimilen este tipo de conocimientos, valorando la pertinencia de estos aprendizajes, además de cómo se desarrolla en sus relaciones interpersonales.

LEE Insostenible financiamiento para educación superior: SEP

La también maestra en Educación Familiar del Instituto Panamericano de Ciencias de la Educación de la Universidad Panamericana, consideró que esta manera de presentar el proceso de enseñanza-aprendizaje esta mal planteado porque inducen a los educandos a tener relaciones de tipo homosexual o a la masturbación que si bien no causa daño biológico sí tiene repercusiones en lo psicológico y lo emocional.

“El problema que subyace y ese es el grito de padres de familia, de organizaciones de la sociedad civil, sobre todo, en estos consejos de participación social que están conformados por los padres de familia pues, obviamente ahí está el conflicto, y el conflicto real es que ese contenido está manipulado porque inducen, fomentan que se pueden masturbar y que no pasa absolutamente nada, que pueden tener una relación con una persona del mismo sexo y que no pasa nada, que libremente pueden ellos decidir y que no hay problema”, alertó.

Consideró que este tipo de contenidos de homosexualidad y masturbación en los libros de la SEP responden y corresponden a políticas dictadas desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y de las Naciones Unidas que orientan políticas educativas en países en vías de desarrollo para combatir el alto índice de embarazo adolescente pues México ocupa el primer lugar en la región en lo que se considera ya como un problema de salud pública.

Villalobos Torres dijo que para explicar a los alumos de primer ingreso a secundaria el funcionamienro de aparato reproductor masculino y femenino debe considerarse un enfoque orientado a la reproducción humana con una parte afectiva, cognitiva y otra de trascendencia y no sólo considerar el aspecto de la genitalidad, el erotismo, autoerotismo y la denominada agenda de género.

En ese sentido, la especialista recomendó que en el seno de los comités de participación social de la SEP, integrados por autoridades, maestros y padres de familia, se mejoren desde el punto de vista pedagógico y cognitivo los contenido de los libros de texto para secundaria porque empeoraron y es que el Estado no puede interferir o inducir en la conducta o preferencia sexual de los niños, niñas y adolescentes.

Lo que se necesita ahora, dijo, es alzar la voz para que no sea ningún organismo internacional a través del Estado Mexicano, quien oriente la sexualidad de los alumnos de educación secundaria, porque nada ni nadie puede decidir ni influir en hábitos o preferencias de los hijos aún menos sin la participación de padres o tutores.

emc