El Papa Francisco manifestó su apoyo a la lucha de los padres de un bebé británico de casi 2 años de edad a quien quieren desconectar

Ciudad del Vaticano.— El Papa Francisco manifestó su apoyo a la lucha de Alfie Evans, un bebé británico de casi 2 años de edad  que padece una enfermedad neurológica degenerativa y que los médicos quieren desconectar por orden judicial, aunque sus padres se niegan.

Durante su audiencia pública semanal, ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice sostuvo que “el único dueño de la vida, desde el inicio hasta el fin natural, es Dios” y advirtió que es deber de todos hacer lo posible por custodiarla.

Te puede interesar: Las misas no se pagan: Papa Francisco

“Pensemos en silencio y recemos para que sea respetada la vida de todas las personas y especialmente de estos dos hermanos nuestros. Recemos en silencio”, señaló al referirse a Evans y Vincent Lambert, un francés que se mantiene en estado vegetativo desde que sufrió un accidente en 2008.

Antes de su catequesis, a las 09:00 horas locales (08:00 GMT) de este miércoles, el Papa recibió en privado en su casa del Vaticano, la residencia Santa Marta, al padre de Alfie.

Thomas Evans, de poco más de 20 años, había lanzado días atrás una solicitud desesperada a través de la red social de Facebook y dirigida específicamente a Francisco para pedirle que salve la vida de su hijo.

“Alfie, haremos cualquier cosa por ti. Tú no estás muriendo, por lo que no dejaremos que te quiten la vida. Santidad, salve a nuestro hijo”, escribió. La respuesta no tardó y el padre abordó la víspera un avión para encontrarse con el pontífice en Roma.

“Le dije al Papa que están tratando de matar a mi hijo, sin un diagnóstico. Que nos tienen secuestrados y que los médicos nos tratan como criminales. En ningún país un niño recibe un trato de este tipo, peor que un prisionero”, contó Evans a los periodistas, poco después de la reunión con el Papa.

Checa también: El papa recibe en el Vaticano a Aguiar Retes

La esperanza de los padres del niño, que se encuentra internado en el Arder Hey Hospital de Liverpool (en Inglaterra), es lograr su traslado al Hospital Bambino Gesú (del niño Jesús), estructura pediátrica de vanguardia que es propiedad del Vaticano.

Thomas aseguró que, si bien no comprende el italiano, entendió que el Papa desea actuar y dio instrucciones para avanzar en la solicitud de asilo para el pequeño.

Pero el principal obstáculo al traslado es la salud del bebé, el cual podría no sobrevivir por su frágil condición agravada, entre otras cosas, a causa de una traqueotomía permanente que tiene.

“Alfie está mejorando, él lucha duramente. Está estable, puede volar al Vaticano, en donde la gente lo quiere, los doctores del hospital lo quieren. No está por morir”, ponderó el padre. (Con información de Notimex)

AGP