En junio hemos tenido la suerte de que hayan sido celebradas tres elecciones. ¿Alguna vez nos comportaremos como en Reino Unido y Francia?

En los días que van del domingo 4 de junio al 11 del mismo mes, hemos tenido la suerte de que hayan sido celebradas tres elecciones.

Si bien dos de ellas han sido generales y en países diferentes al nuestro, los avances tecnológicos nos permiten hoy, verlas prácticamente en tiempo real.

La primera, este 4 de junio, tres elecciones para renovar gobernador en el mismo número de entidades federativas en México -Coahuila, EDOMEX y Nayarit-; la segunda, elección general anticipada en el Reino Unido el jueves 8 de este mes y la tercera, ayer domingo 11 de junio, la primera vuelta de las legislativas en Francia.

Sin duda alguna, usted ya está enterado, deje usted de los resultados, sino de la conducta en los procesos de los tres países, de partidos, candidatos y los ciudadanos.

¿Qué decir de lo visto en esos tres países, al margen de los resultados obtenidos? La verdad, no hay mucho qué decir, salvo que la conducta de partidos, candidatos y ciudadanos en el Reino Unido y Francia fue ejemplar mientras que aquí, la conducta que dejaron ver, tanto candidatos y partidos como los ciudadanos, fue lo más cercano al comportamiento de rufianes profesionales, de bandoleros y ladrones.

Puedes leer: Acusan ‘cochinero’ en Edomex y Coahuila

Sí, ésa fue la conducta de las tres partes involucradas; repito, por si no me hubiese explicado con claridad: La conducta que dejaron ver las tres partes involucradas -Partidos, candidatos y ciudadanos-, fue la que dejan ver sin recato alguno, los violadores sistemáticos y permanentes de la legalidad.

¿Ahora sí quedó claro?

¿Alguna vez nuestros partidos y candidatos, y nosotros en la calidad de ciudadanos, nos comportaremos cómo se comportan los ciudadanos del Reino Unido y de Francia? ¿Y cómo se comportan los ciudadanos, y los partidos y candidatos de decenas de países en el mundo?

¿Duda usted de lo que afirmo, o piensa que exagero? ¿En serio?

¿Acaso piensa usted que los malos, para no decir los sinvergüenzas contumaces (Tenaces en mantener un error), sólo se encuentran en los partidos? Dicho de otra manera, ¿acaso es usted de los que piensan que los ciudadanos somos impolutos, dechado de virtudes e incapaces de violar la ley?

¿Cómo podría pensar eso usted, en el país que ha hecho de cometer actos corruptos y violar la ley de manera sistemática y permanente, casi una religión?

Lo visto en esos tres procesos electorales guarda, para todo aquél que desee ver una realidad diferente a la nuestra, grandes enseñanzas.

¿Las veremos, y haremos de ellas un análisis serio, con miras a tratar de replicar aquí todo aquello que nos fuere útil?

Si fuere usted tan ingenuo para pensar en la afirmativa por respuesta, sentiría contradecirlo; nada veremos en los procesos celebrados en el Reino Unido y Francia. Por el contrario, lo llevado a la práctica en México este 4 de junio, les dice a quienes han hecho de la mentira y las trampas a la ley su especialidad, que ahí viene el año 2018 para poner en práctica las nuevas artimañas de este año.

De la misma manera, millones de ciudadanos saben que el año 2018, las dádivas y recursos monetarios entregados hoy como contraprestación por la venta y/o entrega de su voto a favor de este partido o candidato, el año próximo será mucho más elevado.

Tres procesos y tres países; grandes enseñanzas para el que desee aprender a actuar con rectitud y deber cívico.

Y lo peor de todo: ¿Sabe que a actuar así, nadie nos enseñó, excepto nosotros mismos?