El Cristo de Iztapalapa, Eder Omar Arreola Ortega, tardó toda una vida para cumplir su sueño.