Pese a las amenazas de Trump contra las empresas que producen en México no hay ningún plan de compañías italianas para retirarse del país.

Roma.—  Pese a las amenazas del mandatario estadunidense Donald Trump contra las empresas que producen en México y exportan a Norteamérica, no hay ningún plan de compañías italianas para retirarse del país, dijo el presidente de la Confederación de Industriales, Vincenzo Boccia.

También  puedes leer: Fiat Chrysler seguirá en el país, por el momento

“Más allá de las declaraciones de Trump, se construye una economía global en el interés de Estados Unidos de América y por supuesto en el interés de Europa y de México”, declaró Boccia a Notimex tras participar en una conferencia en Roma.

Aseguró que “no hay nada de que preocuparse” respecto a la presencia de unas mil 300 empresas con capital italiano en México.

“Veremos si las acciones (de Trump) corresponderán a las declaraciones, por ahora no existen las condiciones para una operación de desindustrialización que inicie en México”, añadió.

Por su parte, Crescenzo Matta, director de Desarrollo Internacional del Grupo Pianoforte, al que pertenecen las marcas Yamamay (ropa interior), Carpisa (maletas y bolsos) y Jaked (ropa deportiva), dijo que planean la apetura en México de puntos de venta estratégicos.

“A través de la Cámara de Comercio en México estamos iniciando un diálogo con los mejores actores del mercado a nivel retail (ventas minoristas) y distribución que operan ya de manera extendida en México”, informó.

Dijo que en las próximas semanas mantendrán reuniones con ellos para estudiar el mercado mexicano.

“Consideramos a México como un país muy en línea con Italia a nivel de cultura y exigencias. En México la italianidad es bien vista, también los proyectos de diseño son bien vistos, por lo que será una de nuestras próximas etapas”, anotó.

Matta prefirió no revelar los nombres de los socios mexicanos del grupo, pero dijo que “son muy sólidos”.

“Por ahora iniciaremos una operación de marketing para dar a conocer nuestras marcas sobre todo con la apertura de puntos de venta estratégicos en los principales centros comerciales de las ciudades de México”, añadió.

El Grupo Pianoforte nació en 2011 de la fusión del Grupo Inticom, propietario de Yamamay y Jaked, y de Kuvera, la sociedad que administra la marca Carpisa, pertenecientes a las familias Cimmino y Carlino.

También Marco Zigon, presidente del Grupo Getra, que opera en el campo de la proyectación y producción de transformadores eléctricos, de transformadores de distribución y de sistemas de interconexión de las redes de alta tensión, confirmó su interés en ingresar a México.

“En México estamos iniciando a trabajar bajo la línea de (el grupo italiano de energías renovables) Enel Green Power, que es un óptimo driver (conductor)”, declaró.

Precisó que Getra está en la fase de análisis del mercado mexicano y de participación en la construcción de grandes plantas.

“Es una área que empezamos a conocer y estamos interesados en expandirnos y esa parte del mundo nos interesa mucho”, señaló.

Según la oficina económica de la embajada de México en Italia, pese a las amenazas de Trump no ha habido ninguna empresa con capital italiano que haya comunicado su retiro de México.

La excepción es Fiat-Chrysler, que ya no es considerada italiana sino estadunidense y cuyo director ejecutivo, Sergio Marchionne, ha dicho que el grupo podría suspender su producción en México ante las amenazas de Trump de imponer aranceles.

El grupo produce en México en torno a 500 mil vehículos anuales y vende 86 por ciento de ellos a Estados Undios y Canadá.

Sin embargo, fuentes diplomáticas dijeron que -según diversos análisis- el pasar la producción de México a Estados Unidos se traduciría para Fiat-Chrysler en un encarecimiento de entre dos mil y cuatro mil dólares por cada vehículo, lo que implicaría "dejar el mercado a los japoneses".

Según el Centro de Investigación Automotriz, con sede en Michigan, Estados Unidos es el segundo mayor mercado automovilístico mundial, después de China, mientras México fabrica una quinta parte de los vehículos que se producen en América del Norte y atrajo una inversión superior a los 24 mil millones de dólares en el sector desde 2010.

Puedes ver: VW, BMW y Audi seguirán en el país

agch