Connect with us

Cultura

Adiós al niño terrible del arte, José Luis Cuevas

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Ciudad de México.- El pintor y escultor mexicano José Luis Cuevas, fundador de la Generación de la Ruptura, murió este lunes a los 83 años de edad, confirmó el Instituto Nacional de Bellas Artes.

El dibujante, escritor, grabador, e ilustrador era considerado uno de los más destacados representantes del neofigurativismo. 

El artista, quien gozaba de prestigio nacional e internacional y que continuaba activo con exposiciones, se ganó un lugar en la historia del arte, como uno de los más destacados exponentes del dibujo, a la altura del español Pablo Picasso (1881-1973).

“Lo que busco es que, hasta el último momento de mi vida, no se pierda mi vocación por el arte; quiero trabajar todos los días hasta que el último dibujo aparezca. ¿Cuál será ese dibujo final? Es algo que me pregunto con frecuencia”.

“Cuando llegue el final quiero ser yo mi última obra”.

El artista pronunció estas palabras en febrero de 2016, en el marco de la inauguración de El color del amor, última muestra que expuso en el museo que lleva su nombre.

Este 3 de julio, día de su fallecimiento, su museo tenía programado un recorrido a medios por la exposición José Luis Cuevas y su exposición a 25 años.

Semblanza

Jose_Luis_Cuevas_1290_v7

José Luis Cuevas Novelo nació el 26 de febrero de 1934 en la Ciudad de México, arriba de la fábrica de lápices y papeles “El lápiz del águila”. Propiedad de su abuelo, el artista solía contar esto como un suceso que marcaría su destino.

En 1941 ganó un concurso de pintura infantil de la SEP con su autorretrato Niño obrero y se ganó el mote de “el güerito pintor”. A mediados de esa década ingresa a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, pero una fiebre reumática le impide continuar sus estudios, a partir de ahí se forma de manera autodidacta y comienza a exponer en 1948, después trabajó como ilustrador en el periódico The News.

Un episodio que solía relatar el artista era cuando su hermano mayor, Alberto, lo lleva a la Castañeda para que pintara a los enfermos mentales. Poco después, en 1953 expone por primera vez de manera formal en la Galería Prisse, y al año siguiente el Dr. Carrillo Gil lo ayuda y viaja a Washington.

En 1955 conoció al muralista David Alfaro Siqueiros, quien lo elogia, pero el joven Cuevas pronto se daría cuenta de su desencuentro artístico con el muralismo mexicano, y es célebre el artículo que se publica en 1958 en el Suplemento México en la Cultura, del periódico Novedades, una carta dirigida al periodista Fernando Benítez en la que hace referencia a la “cortina del nopal”, y que marcaría el inicio de su ruptura con la reconocida corriente mexicana, para formar la que después sería nombrada como la Generación de la Ruptura, en la que figuran Vicente Rojo y Manuel Felguérez.

 

Jose_Luis_Cuevas_1290_00

En 1961 se casa con su musa Bertha Riestra, Bertha Cuevas, con quien procreó tres hijas, Ximena, Mariana y María José.

Jose_Luis_Cuevas_1290_v2

Los éxitos se sucedieron en los años siguientes y en 1970 el poeta mexicano Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura, le dedicó el poema “Totalidad y fragmento”. 

En 1976 llevó su exposición “José Luis Cuevas. Su infierno terrenal”, luego se autoexilió en Francia, donde el Museo de Arte Moderno de París le dedicó una gran retrospectiva de dibujo. Tres años después regresó a México con la exposición “José Luis Cuevas. El regreso de otro hijo pródigo” en el Museo de Arte Moderno. 

Cuevas no dejó de exponer en el extranjero, poniendo en alto el nombre de México, de recibir reconocimientos, y en 1981 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

En 1985 inició su reconocida columna periodística “Cuevario”, en 1991 recibió el reconocimiento de la Orden de Caballero de las Artes y las Letras del gobierno de Francia y realizó la escultura monumental “La Giganta”. Al año siguiente abrió el museo que lleva su nombre, en la Ciudad de México.

Jose_Luis_Cuevas_1290_0

Para 1994 publicó su libro biográfico “Gato Macho” y un año después elaboró un mural de talavera poblana en la esquina de las calles de Londres y Niza, en la Zona Rosa, área de la capital mexicana a la que, se dice, bautizó de esa manera.

En 1998 el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, de España, le dedicó una exposición. Dos años más tarde falleció su esposa Bertha Cuevas y un año después conoció a Beatriz del Carmen Bazán, con quien se casó por lo civil en 2003.

Ese mismo año recibió la Medalla de Oro de Bellas Artes y para 2005 Beatriz del Carmen asumió la dirección del Museo José Luis Cuevas.

En 2008 el Museo del Palacio de Bellas Artes le abrió las puertas con una exposición homenaje después de más de 50 años de carrera, ahí pronunció un emotivo discurso.

“Hace 50 años había una antipatía hacia mi persona en mi país, en la ciudad en la que nací y en la que encontré los primeros temas para llevarlos al dibujo. Era un ambiente hostil y a pesar de ello no hay rencor. Esta es la primera vez que entro al Palacio de Bellas Artes, del que no se puede negar su importancia”.

En los años recientes se suscitó una diferencia con sus hijas, que trascendió a la vida pública, debido a un conflicto entre estas y su segunda esposa Beatriz del Carmen Cuevas, con quien contrajo matrimonio después del fallecimiento de su amada Bertha Cuevas.

En 2013 la hospitalización del artista, cuya salud se había deteriorado, puso en evidencia el problema cuando las hijas del escultor denunciaron que no les permitían verlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR >>> CUEVAS MURIÓ DISTANCIADO DE SUS HIJAS

José Luis Cuevas

npq



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Ofrendas en museos para Manuel Felguérez y Juan O’Gorman

El artista falleció este año

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Manuel Felguérez

Ciudad de México.- El escultor y pintor zacatecano Manuel Felguérez y el pintor y arquitecto Juan O’Gorman son algunos de los artistas que ciertos museos de esta ciudad esperan recibir con ofrendas presenciales con motivo del Día de Muertos.

Objetos personales, artículos simbólicos y obras de arte se verán en los museos capitalinos que mantienen vivo el recuerdo de los artistas y la tradición del Día de Muertos pese a la atípica celebración que se vivirá del 1 al 2 de noviembre por la pandemia actual.

En el Museo del Carmen

En este se conjuntan dos exposiciones que dan vida al Día de Muertos, en una parte del exconvento piezas prehispánicas dedicadas al xoloitzcuintle explican la historia de esta raza de perro encargada de llevar a los fallecidos al Mictlán, el lugar de los muertos.

Y cercano a esta, cinco obras del escultor Manuel Felguérez enmarcan una ofrenda dedicada al trabajo del artista fallecido el pasado mes de junio tras haberse contagiado de coronavirus.

El museo ubicado en la zona de San Ángel, en el sur de la Ciudad de México, año tras año ha mantenido la tradición de dedicar la ofrenda a un vecino destacado del barrio sureño.

En esta ocasión, con ayuda de La Unión de Colonos de San Ángel, San Ángel Inn y Tlacopa, el museo tuvo contacto con la viuda del maestro, Mercedes Oteysa, quien prestó objetos personales y piezas de arte del artista.

“Felguérez es uno de los mejores artistas del siglo XX, fue capaz de conjuntar la belleza de formas mexicanas en una modernidad internacional”, dice Eva Ayala, directora del museo.

TE ÑPUEDE INTERESAR: ¿Quién fue Manuel Felguérez?

Además de cinco piezas notables como “Observando la osa” (2015) o “La curva del tiempo” (2015), la ofrenda contiene objetos personales, tales como su pipa, su caballete y algunos de sus pinceles.

La cueva de Juan O’Gorman

Otro lugar histórico de San Ángel Inn abre sus puertas para recibir al público con una ofrenda inusual dedicada no a un artista sino a la casa cueva del arquitecto, pintor y muralista Juan O’Gorman, que fue destruida y es considerada una de sus obras más notables.

“Queríamos crear conciencia con el público en torno a la conservación del patrimonio arquitectónico, por eso está dedicado a la casa cueva que cumple 115 años y que a la fecha está destruida”, dice Paulina Ramírez, investigadora del museo.

Estas serán algunas alternativas que se podrán tomar para los festejos del Día de Muertos en la ciudad luego de que se anunciara el cierre de panteones en el Valle de México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso decretar tres días de luto nacional para honrar a las víctimas de la covid-19 y que se instalara una ofrenda en su honor ubicada en Palacio Nacional. 

¿TE ENTERASTE? Declararán tres días de luto nacional

Seguir leyendo

Cultura

‘Soñemos juntos’: El Papa reflexiona sobre la pandemia

Es de Plaza & Janés

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Soñemos juntos nuevo libro del Papa Francisco

Ciudad de México.- “Soñemos juntos” es el título del libro en el que el Papa Francisco reflexiona sobre la pandemia del coronavirus que, una obra que se publicará el próximo 3 de diciembre en todo el mundo.

En el libro el líder religioso considera que la pandemia dejó ver de una manera aún más evidente la crueldad y la desigualdad que nos rodean

Plaza & Janés edita en castellano este nuevo libro del papa Francisco, Soñemos juntos, en el que destaca “la necesidad de aumentar drásticamente el liderazgo de las mujeres en la Iglesia y en toda la sociedad” y reconoce “pasados errores de la Iglesia”.

Te puede interesar: Papa Francisco pide detener la violencia

En “Soñemos juntos”, explica “por qué debemos y cómo podemos hacer el mundo más seguro, justo y sano. Insta a no permitir que todo este dolor sea en vano y ofrece una brillante y feroz crítica de los sistemas e ideologías que conspiraron para producir la situación actual”.

Así, habla de “una economía global obsesionada con los beneficios e indiferente al daño causado a las personas y al medioambiente” y de “los políticos que fomentan el miedo de sus pueblos y lo usan para aumentar su poder”.

En el libro, el Papa ofrece un proyecto para construir un mundo mejor que coloca a los desfavorecidos y al planeta en el centro de un nuevo pensamiento.

Para ello, Francisco “se inspira no solo en textos sagrados, sino también en los hallazgos más recientes de renombrados científicos, economistas, activistas y otros pensadores” y revela cómo tres crisis de su propia vida supusieron para él un cambio para mejorar.

“Para salir mejores de esta crisis necesitamos ver claro, elegir bien y actuar en consecuencia. Hablemos del cómo. Atrevámonos a soñar”, señala en el libro “Soñemos juntos”.

npq

Síguenos en redes sociales

Seguir leyendo

Te Recomendamos