China estableció su meta de crecimiento económico para 2017 en torno al 6.5 por ciento, el más bajo de los últimos 25 años

Beijing.—  China estableció su meta de crecimiento económico para 2017 en torno al 6.5 por ciento, el más bajo de los últimos 25 años, debido a la desaceleración que atraviesa la segunda mayor economía del mundo.

La meta fue establecida en el informe sobre la labor del gobierno presentado este domingo por el primer ministro chino, Li Keqiang, en la ceremonia inaugural de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN), el máximo cuerpo legislativo de China.

Según Li, esta meta se ajusta a los esfuerzos realizados en los últimos años por construir una economía impulsada por el consumo y que dependa menos del comercio y la inversión, para así lograr “una sociedad moderadamente próspera”.

Afirmó que China seguirá adelante con las reformas para lograr el objetivo de crecimiento económico fijada para este año, a pesar de los desafíos que se ven por venir, según la agencia china de noticias Xinhua.

Aunque inferior al crecimiento del 6.7 por ciento obtenido en 2016, seguirá siendo uno de los crecimientos más altos del mundo si se logra, destacó.

Lee también: China advierte a Trump sobre ‘guerra comercial’

“Una importante razón para destacar la necesidad de mantener un crecimiento estable es asegurar el empleo y mejorar la vida del pueblo”, dijo el jefe de gobierno chino.

China planea crear más de 11 millones de empleos urbanos este año, un millón más que en 2016, lo que subraya que el gobierno chino concede una mayor importancia al empleo.

"Teniendo en cuenta los buenos fundamentos económicos de nuestro país y la capacidad que suponen para la creación de empleo, la meta es alcanzable con trabajo duro", opinó Li.

El crecimiento del 6.7 por ciento de China el año pasado superó al de la mayoría de las economías del mundo y representó más del 30 por ciento del crecimiento global, resaltó el informe del primer ministro chino.

Li citó varios indicadores económicos como la inflación, que subió 2.0 por ciento en 2016, y los beneficios industriales, que se incrementaron 8.5 por ciento el año pasado y revirtieron la caída del 2.3 por ciento de 2015.

"El comportamiento económico mejoró notablemente en términos tanto de la calidad como de la eficacia el año pasado", destacó Li.

A pesar de un contexto en el que se presentan un débil crecimiento económico mundial, una tendencia contra la globalización y un creciente proteccionismo, China dispone de muchas buenas condiciones para mantener el desarrollo económico, aseguró Li.

El documento recuerda que China cuenta con una sólida base material, abundantes recursos humanos, un mercado de enorme envergadura y un sistema completo sectorial, además de estar realizando un progreso científico y tecnológico acelerado y tener un completo abanico de infraestructuras.

Te puede interesar: China en alerta roja con contaminación

En 2017, China perseguirá una política fiscal proactiva y eficaz y una política monetaria prudente para mantener la economía dentro del rango apropiado.

China también promoverá que más recursos financieros fluyan hacia la economía real, especialmente hacia el apoyo a la agricultura, el campo y el campesinado y las pequeñas y microempresas.

Junto a los grandes objetivos económicos, el primer ministro chino incluyó en su informe rebajar en un 3.4 por ciento el consumo de energía, a fin de ganar en eficiencia para dar un respiro al castigado medio ambiente.

"La contaminación medioambiental sigue siendo grave", admitió Li, haciéndose eco de una de las principales preocupaciones de una sociedad china cada vez más concienciada del precio que está pagando el país por su desarrollo económico.

emc