Connect with us

Opinión

La corresponsabilidad se aprende en casa

Publicada

on

Gloria Judith Ceja Cervantes

¿Qué significa la corresponsabilidad? Es una responsabilidad compartida con una u otras personas. Actualmente vivimos en un momento histórico donde estamos con cambios drásticos sociales y de convivencia que no habíamos imaginado vivir. Las familias tuvieron que reorganizarse y replantearse horarios, prioridades y estilos de vida. Esto vino a beneficiar o a perjudicar. La corresponsabilidad en familia es “el reparto equilibrado de las tareas domésticas y de las responsabilidades familiares, tales como su organización, el cuidado, la educación y el afecto de personas dependientes dentro del hogar, con el fin de distribuir de manera justa los tiempos de vida de mujeres y hombres.”

Hay familias que antes de la pandemia vivían con corresponsabilidad, la mayoría de las familias aprendieron a reorganizarse y a ser corresponsables para sacar adelante las necesidades diarias que se tienen en casa. Tristemente en esta adaptación muchas familias se han fracturado , para otras ha sido un motivo de unión y valoración hacia la madre o padre de familia que día a día hacen todo lo posible por sacar adelante un hogar. El estar más tiempo en casa nos hizo darnos cuenta de toda la logística que conlleva un hogar. Esto les abrió los ojos a muchos, en especial a los esposos y a los hijos.

Antes no se tenía esta cultura y costumbre de que el varón se involucrara en las responsabilidades cotidianas de un hogar, se creció con la idea de que esto sólo le correspondía a las mujeres, incluso hasta se le decía a las hijas que ellas deberían de atender a sus hermanos.

Poco a poco esto ha cambiado, los derechos universales han sido de gran ayuda, los medios de comunicación, el desarrollo profesional de la mujer, y sobre todo el saber que el varón y la mujer somos iguales en dignidad y complementarios en nuestra esencia. Es por ello que la corresponsabilidad se aprende en casa, con el ejemplo , el testimonio cotidiano ante las actividades del hogar.

Mujeres, es importante el diálogo constante, el hablar sobre las necesidades que van surgiendo, fomentemos el diálogo y busquemos tener puestas en común, esto nos va a ahorrar tiempo y evitar futuros conflictos. Varones, no tengan temor por involucrarse en actividades de casa, el ejemplo que le estarán dando a los hijos es invaluable, ellos aprenderán a través de ustedes y se lograran futuros hogares con equilibrio emocional y de trabajo justo.

Aún falta mucho que construir, pero esta pandemia de cierta manera ha ayudado a que las familias desarrollen y cultiven la corresponsabilidad.

Gloria Judith Ceja Cervantes

Familióloga



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

Tres muertes ante Dios

Publicada

on

Hincado de cara al templo de ‘Nuestro Padre el Señor de los Trabajos’, abatido ante una jardinera de cantera, con su frente postrada sobre la piedra y sus manos secas y rígidas cuyo último esfuerzo fue una plegaria; así murió de hambre ‘El abuelo’, un indigente de 65 años, el pasado 17 de mayo en la capital de Puebla.

La gente del lugar reconocía al hombre, lo veían día tras día mendigar mendrugos de pan sobre la calle Norte 11, dormir sobre cartones bajo el frondoso jardín y rezar ante la efigie de la Alegoría de la Fe.

Resulta difícil no coincidir con quienes afirman que el anciano murió por la indiferencia y el egoísmo del prójimo; pero no fue la única escena estremecedora que trajo la semana: Un niño, huyendo de las ráfagas de bala, suelta las flores que vendía frente al templo de ‘Nuestra Señora de Guadalupe’ en Fresnillo, Zacatecas; algunos proyectiles lo alcanzaron y le dan muerte; en la tibia noche, los únicos testigos de piedra son la estatua del indio Juan Diego y las rosas que, como el niño, el santo deja caer sus brazos.

Las autoridades afirmaron que el jueves 19 un comando armado perseguía a un sujeto que buscó refugio tras el portón de la moderna iglesia de la avenida Plateros, los sicarios dispararon sin importarles la vida del inocente niño vendedor de flores.

“Un niño inocente, traspasado como criminal y muerto por las balas como un delincuente. Un templo sagrado que fue testigo de la tragedia y el horror. Un pueblo que sólo permanece impactado y sin palabras porque no encuentra ningún tipo de ayuda… estamos consternados e indignados”, me escribió el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega, al día siguiente del crimen.

La mañana anterior, tuve oportunidad de charlar en la sacristía de la Catedral de Toluca con el arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno Barrón, me acerqué a darle el pésame por uno de sus curas, asesinado el fin de semana anterior. Moreno aseguró que las autoridades ministeriales le entregarían ese mismo día el cadáver del sacerdote José Guadalupe Rivas Saldaña, director de la Casa de Migrantes de Tecate, quien fuera brutalmente ultimado junto a otra persona el fin de semana pasado.

En sólo una semana, las muertes de dos inocentes al pie de recintos sagrados y un tercer crimen contra un agente religioso promotor de la acción social revelan parte de un rostro de la cruda realidad que experimenta el país. La inseguridad y la carestía asfixian hasta la muerte a no pocos mexicanos y, para desgracia, quienes dan un paso al frente para auxiliar las fronteras más dolorosas de la realidad, también resultan ultimados cuando no intimidados o despreciados por sus convicciones religiosas que sustentan su humanitarismo.

No son sólo estos casos; prácticamente no hay rincón en el país donde no se vean ejemplos del desmoronamiento del tejido social y comunitario. Hay problemas evidentes de violencia e inseguridad; y, por si fuera poco, la intensa polarización ideológica pseudo-política desvía la mirada de la profunda y sistemática indiferencia ante la ingente cantidad de descartados, precarizados, despreciados, víctimas y damnificados de un modelo social que no coloca como referente la dignidad humana.

Ante estas muertes, ¿no parecen absurdamente ociosos los conflictos partidistas, las confrontaciones ideológicas de azules y guindas, de chairos y fifís, de progres y fachos? ¿No acaso esa misma polarización tiende a enaltecer a los necios que apuestan por la ‘radicalidad’ subversiva como única vía de cambio? ¿No acaso sólo los desesperados propondrían violar los márgenes de la ley para ‘acabar con sus enemigos’, con ‘el mal’, con ‘los otros’?

El radicalismo y la polarización ni siquiera se cuestionan sobre los actos moralmente válidos que se deben emprender para enfrentar el crimen y la descomposición social; los polarizados prefieren nombrar culpables de aquellas tres muertes en lugar de mirar hacia el bien y la justicia.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Expertos hacen llamado a México para regular alternativas

Publicada

on

El dicho “no hay peor sordo que el que no quiere oír” es aplicado por el Gobierno federal al aferrarse a prohibir las alternativas al cigarro, pese a que hay cientos de voces que claman por una regulación de estos productos.

Entre las voces que piden un verdadero trabajo legislativo están las de científicos, autoridades de salud y expertos quienes participaron en la Cumbre de cigarros electrónicos: Ciencia, Regulación y Salud Pública, que se llevó a cabo en Washington, Estados Unidos.

El mensaje es claro, en México hay un vacío legal que se intenta llenar con leyes prohibicionistas que permiten que el mercado ilícito crezca con productos de mala calidad, sin entender que regular ayuda a que los fumadores adultos accedan a alternativas que disminuyen su exposición a sustancias peligrosas para su salud y minimiza que los no fumadores y jóvenes comiencen a usarlos.

México debe comenzar a escuchar las voces de los expertos en el tema sobre los beneficios que podrían traer en la reducción de daños por el tabaco en el país.

Por Gerardo Rivadeneyra

Seguir leyendo

Te Recomendamos