Connect with us

Análisis y Opinión

La (increíble) fuerza del caos

Felipe Monroy

Publicada

on

¿Será pura agresión irracional? La veintena de jóvenes encapuchados que zigzaguearon hacia Ciudad Universitaria causando incontables destrozos materiales, un incendio a una reserva ecológica y dejando víctimas de violencia a miembros de la prensa no tenían ninguna agenda, no hicieron ninguna petición, no había consigna ni demanda; por ahí una pinta extraña que parecía reivindicar una lucha de trabajadores y académicos de la UNAM, pero éstos no tenían ni idea de los hechos.

¿O serán grupos de choque cuyo mero objetivo es desprestigiar las legítimas movilizaciones y luchas sociales? Si así fuera, ¿en dónde más hemos visto impunes hordas anónimas que llevan estragos sin sentido e incesantes agresiones físicas a terceros mientras la acuciante realidad se invisibiliza bajo la furia de los puños, de martillos, bates, aerosoles de colores, pasamontañas y símbolos verdipurpúreos?

Pareciera que estuviéramos ante una encrucijada de posturas: O estos actos son desatados por verdaderos individuos subnormales o están envueltos en la mentira de intereses más astutos y perversos. Por desgracia, parece que debemos inclinarnos por la segunda.

Existe una sentencia terriblemente desesperanzadora de Federico Campbell: “Tener poder es tener impunidad… Ninguna verdad se sabrá respecto a hechos delictuosos que tengan que ver, así sea mínimamente, con la gestión del poder”. Estas fuerzas de caos devastador son la muestra perfecta de ese poder que sale impune; porque no sólo destruyen lo visible sin que ninguna autoridad los llame a cuentas; sino porque dinamitan la confianza popular en la necesidad de la asociación, la movilización y la expresión social para mejorar nuestras comunidades.

Sobre estos grupos, es claro que no desean adhesión ni aprobación social. Por el contrario, su principal objetivo es producir encono, desprecio, irritabilidad y desconfianza. Sin embargo, si ellos no pierden es porque ya están pagados; ya sea por la carta blanca que en ciertas jornadas la autoridad les regala para actuar fuera de la ley bajo su filiación al género cárdeno encapuchado o porque hay otras fuerzas políticas o económicas que los están patrocinando. En todo caso, como dice Campbell, ninguna verdad se sabrá detrás de estos actos antisociales.

Si aceptamos esta hipótesis, debemos reconocer la existencia de un poder misterioso, que no anuncia sus planes ni intenciones, que no comunica sus verdaderos proyectos, que anda por encima de los pueblos y sus instituciones como en caballo de hacienda, que sus discursos son el ignominioso silencio detrás del inmueble vandalizado o el amoratado inocente, que resuelve los conflictos desde el ángulo más agudo y oscuro. ¿Quién o quiénes son tal poder? ¿Qué los redime o los excusa de la justicia formal? ¿Quién bendice sus favores? ¿Quiénes hacen antesala en sus vestíbulos con nerviosa actitud o sobrado engreimiento?

Cuando estos fenómenos cunden en la sociedad, la perspectiva de confianza entre instituciones, organismos y asociaciones se ve afectada. Y entre la penumbra suelen emerger los tuertos reyes de los ciegos: los que ya no necesitan máscaras para enfilar sus golpes contra las instituciones; los que no les conviene que la confianza de la sociedad en las instituciones crezca; los que hacen del caos una fuerza útil. Por cierto, en la década 2008-2018 la confianza no hizo más que bajar y a partir del 2018 subió apenas discretamente. Ahora pregúntese, ¿no le parece sospechoso que hoy muchas instituciones estén bajo asedio permanente?

LEE ¿Bendecir o no bendecir?

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Tres escenarios

Felipe Monroy

Publicada

on

Se dice que siempre es posible hallar una distracción si uno se empeña lo suficiente en buscarla. Y todo parece indicar que, la mayoría de los actores políticos se esfuerzan demasiado en hacernos caer en las distracciones del actual proceso electoral.

Es claro que cada posición electoral ganada es importante; pero, para ser absolutamente cínicos, quienes saben operar con política a corto plazo tienen interés especial por la composición del próximo congreso federal. De la configuración de los 500 legisladores de la Cámara de Diputados depende en buena medida el éxito de la gestión del presidente López Obrador. En perspectiva, sin el mayoriteo legislativo de los partidos aliados al ejecutivo estos dos años es claro que hubiera sido imprescindible el diálogo y la negociación; por tanto, la Secretaría de Gobernación hubiese asumido tareas concretas para el orden y la alineación de la política interna del país en lugar de lo que sea que esté haciendo ahora.

He allí la primera tarea por lograr para el partido del presidente y de sus aliados: seguir controlando la Cámara Baja. El problema sobre la famosa ‘sobrerrepresentación’ del partido hegemónico en el congreso no es sino la expresión real del conflicto en el que, como vemos, nadie -ni el INE- se puede mantener verdadera y completamente neutral.

Sin embargo, con una mirada por encima de lo inmediato, las elecciones de los congresos estatales no deben ser despreciadas. Al final, son los diputados locales los que ayudan o no a redefinir el marco constitucional vigente. Una tarea sumamente relevante frente a un liderazgo que debe garantizar a toda costa que la prometida cuarta transformación de la vida pública de la nación sea consolidada en las bases del Estado.

Y, por si fuera poco, son los gobernadores las principales piezas de un tablero que incide y a veces define las metas aspiracionales de los políticos del congreso local. Los 30 estados en renovación de legislativo local y los 15 nuevos gobernadores no deberían ser un dolor de cabeza para el resto de la administración lopezobradorista. Ya hemos visto cómo algunos mandatarios estatales han sido distractores tremendos para la gestión federal que el presidente desearía.

Así que, el conflicto presidencial con las instituciones de organización y vigilancia democráticas no es personal, es un imperativo de la lucha política en búsqueda de objetivos muy concretos, de tres escenarios que cambiarán o no el tono del resto de la administración federal actual.

En el primer escenario, los partidos aliados a López Obrador mantienen su peso político en la Cámara de Diputados y se suman un par o más de gobernadores afines al tabasqueño. Los efectos inmediatos de dicha composición se traducirían en proyectos, procesos y presupuestos a la medida del proyecto de la cuarta transformación. La oposición no tendría más recursos de apelación que los tribunales, el enardecimiento social y, desde el pesimismo, se tornaría ostensiblemente ácida, recalcitrante e ignominiosa la apuesta política de contrapesos al ejecutivo.

Ni falta decirlo: el presidente seguirá señalando y machacando con saña y dedo flamígero a sus adversarios que quedarían evidenciados en su desesperación.

En el segundo escenario, el esperado por la oposición y sus extravagantes alianzas, es que el lobrezobradorismo se diluya en el Congreso y los gobernadores de oposición recuperen algo de orgullo perdido. Que tanto ellos como los partidos políticos vislumbren un país posterior a López Obrador, que se ilusionen por el futuro en el que ellos también podrían tener oportunidad de la silla presidencial. Este panorama es una batalla de sordos, ególatras liderazgos que apelan a la idea de un pueblo que ‘los llevó al poder’ pero que les ha dejado de interesar en sus necesidades y sus potencialidades. No es difícil imaginar qué podría ocurrir; la polarización absorbería el todo diálogo.

Es el último escenario el que podría verdaderamente imponer un silencio reflexivo antes de abrir la boca: Si la ciudadanía mantiene el apoyo a los procesos emprendidos por López Obrador; pero, al mismo tiempo, le muestra y cuelga sobre su cabeza, cual espada de Damocles, el último día de su gestión y le exige -por vía de oposiciones funcionales- la necesaria humildad que deberá asumir para dialogar y ‘hacer política’ con los adversarios.

Este escenario requiere equilibrio y madurez ciudadana, además de una suerte matemática que logre conciliar una configuración post-electoral que confirme la confianza de la sociedad en que los cambios necesarios del país prometidos por AMLO se concreten bajo la condición de que el mandatario y el partido hegemónico aprendan a negociar, a respetar a los adversarios y a hacer política desde el acuerdo y no desde el desprecio.

Los distractores en este proceso electoral -para variar- son la mercadotecnia y la actitud pendenciera que tanto fascina a los medios, son los conflictos alimentados por una tendencia al espectáculo que crispa emociones y sentimientos. Estas elecciones federales y estatales pueden ser una verdadera oportunidad en el cambio de lenguaje, una oportunidad para -por primera vez desde hace dos años- hablar de la importancia que tiene la política interna en un país tan plural y diverso como México. Confiemos en el pueblo, y en las instituciones que poco a poco éste ha ido levantando por algo.

*Director VCNoticias.com

@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Haz lo que debes, no solo lo que tienes

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Hace algunos años, un cliente me platicó que no encontraba la manera de hacer que el personal utilizara la herramienta que habían comprado como base de conocimientos, que nadie subía información y mucho menos la consultaban. Llegó al extremo de comprar contenido y subirlo a esa herramienta para intentar llamar la atención de la gente, y ni así se utilizó.

En otra ocasión, escuché a un cliente quejarse que, a pesar de la cantidad de opciones para capacitarse que su equipo tenía en la plataforma de e-learning de la empresa, pocos se inscribían a tomar cursos. Recientemente escuché cómo la gente de una compañía termina por ignorar la gran cantidad de correos informativos que vienen del corporativo porque no tiene tiempo de leerlos todos, o cómo los boletines informativos resultan poco efectivos por la misma causa; igual sucede con algunas secciones de las intranets o las famosas redes sociales corporativas.

Podría seguir nombrando una infinidad de actividades que el personal de las empresas debería hacer y que termina por no realizar porque nunca encuentra el tiempo. Justamente ese es el punto: pareciera que mantenerse informado de lo que sucede en la empresa o capacitarse, por ejemplo, no es parte del trabajo de muchos y que fueran actividades que se deben dejar para el tiempo libre. En mi opinión, esto es un grave error.

Una de las razones principales de este comportamiento es la falta de consecuencias positivas o negativas, es decir, a nadie se le premia por leer un correo corporativo y estar informado, pero tampoco a nadie se le castiga por no estarlo. Otro ejemplo es el responder una encuesta de clima organizacional, a la gente no se les premia por responderla o se le castiga si no lo hace.

Una segunda razón es que como esas actividades no forman parte del día con día, se suelen dejar para atenderse cuando exista tiempo libre – cosa que nunca sucede.

Lo que se debe hacer es incorporar esas actividades como parte del trabajo habitual. Por ejemplo: incluir dentro de los procesos o procedimientos formales, actividades para consultar la base de conocimientos o actividades para depositar información en ella, y que se pueda consultar posteriormente por otras personas. Si eso no queda definido como parte del trabajo, la gente no lo hará.

Es así que, por ejemplo, si no incorporamos como parte de los indicadores de medición del desempeño temas de auto capacitación, la gente nunca buscará tiempo para meterse a la plataforma y tomar cursos. Si los jefes no cuestionan a su equipo sobre algún hecho relevante de la organización, nadie tendrá la necesidad de leer los comunicados corporativos para estar al tanto.

Lamentablemente, la gente en las empresas dedica la mayor parte de su tiempo en hacer lo que tiene que hacer y no en lo que debe hacer para tener un mejor desempeño. En términos generales, solo atendemos lo que nos genera un pequeño beneficio directo y a corto plazo — cumplir con el jefe– en lugar de preocuparnos por lo que le puede representar un gran beneficio de manera indirecta y a mediano o largo plazo. La justificación siempre será la misma: “no hay tiempo para eso”.

Los empleados deben dar prioridad a “lo que deben hacer” y buscar tiempo para estar bien informados; para entender las estrategias impulsadas por la dirección; para adquirir o fortalecer sus competencias personales o a moldear su comportamiento.

Es importante compartir y homologar conocimiento con otras áreas, contribuir con su opinión a las encuestas o investigaciones internas que se realicen para detectar áreas de oportunidad e implementar mejoras, o participar en los equipos de innovación o de nuevos proyectos y no solo dedicarse a hacer lo que “tiene que hacer” con base en su rol y responsabilidad asignada.

Si seguimos pensando que todas esas actividades son “extras” y de poco valor, aquellas que denominamos “las actividades que sí tengo que hacer”, seguirán siendo pesadas, complicadas, poco efectivas, burocráticas, poco reconocidas, desgastantes y cansadas.

Definitivamente invertir tiempo hoy en acciones que nos beneficien indirectamente y a mediano plazo, hará que el mañana sea mucho mejor, tanto para nosotros, como para nuestra organización.

LEE Trabajo por objetivos y el modelo híbrido de la nueva normalidad

Seguir leyendo

Te Recomendamos