Connect with us

Unión Mujer

Unión Mujer: crear una mejor sociedad para todos

Publicada

on

Por Arantxa Escribano y Paulina Amozurrutia

Después de un par de años de trabajar en esta iniciativa, hemos visto en unos meses cómo este movimiento cobró vida propia. Es genial darnos cuenta de que la ilusión, el esfuerzo y la voluntad para sacar proyectos adelante, superaron en mucho las circunstancias hostiles y las dificultades propias de esta pandemia.

Las preguntas surgen naturalmente: ¿Qué es?, ¿qué hacen?, ¿qué esperan?, ¿qué quieren? y sobre todo… ¿Cómo terminaron estas dos mujeres, siendo las dos caras de una misma moneda? Pau es mexicana, rubia, dulce, bondadosa, creyente y muy entusiasta; Arantxa es española radicada en Argentina, morena, medio bruja, liberal y con poco filtro para decir las cosas. Muy diferentes, sí; pero sobretodo muy complementarias.

Somos un equilibrio donde cualquier mujer de condición y orígenes distintos, fácilmente se podría sentir identificada. Algo tenemos en común: casadas, 4 hijos, multiplicidad de responsabilidades, entusiasmo exagerado, mismos valores, mismos códigos y mismos principios.

Había descontento social, movimientos feministas, medios abarrotados de posiciones radicales sobre temas viscerales. Muchos colores. Mucho ruido y poco sentido común. Coincidimos en que ninguna de esas mujeres nos representaba.

Lo conversamos entre nosotras, después con algunas amigas, extendimos la charla a conocidas y se empezó a gestar un lugar de encuentro dónde inspirarnos. Mediante experiencias, testimonios e iniciativas que en diferentes momentos y circunstancias de la vida nos ayuden a encontrar la plenitud.

Buscamos referentes filosóficos para apoyarnos, sabíamos que no crearíamos nada nuevo, sino que deberíamos apoyarnos en los pensadores que han cambiado el mundo para bien, encontramos el feminismo de la diferencia, el feminismo humanista y algunas corrientes que hablaban de lo que no solo creíamos, sino que tratábamos de vivir día con día.

El equilibrio entre las esferas personales, familiares, laborales y trascendentes de la mujer, la complementariedad con el hombre y no el verlo como el enemigo, la familia como base, el cuidado de la inocencia de los niños, la defensa de la integridad y libertad de la mujer sin reducir sus características biopsicosociales, los valores de siempre actualizados a las circunstancias de ahora.

Creemos que representamos a todas esas mujeres que no se encuentran cómodas con lo radical, queremos unirnos contigo para empujar lo que vivimos día con día, la lucha por sacar adelante nuestra familia, la necesidad de salvaguardar este mundo, de encontrar lo trascendente, el buscar la plenitud de dentro hacia afuera equilibrando nuestras esferas, empujando nuestros límites sin perfección pero con coraje y amor. Un día a la vez.

Quisimos compartirte nuestra historia para que sepas quiénes somos, en qué creemos, para que conozcas cómo nació, el porqué, pero sobretodo para que te unas si tú también sientes esta necesidad de dar más desde los más profundo de nuestra esencia de mujeres para tener una mejor sociedad: una más humana, una más plena, una donde mujeres, hombres y niños trabajamos juntos, con amor, para todos.

Sí, el primer empujón lo dimos nosotras, pero podrías haber sido tú. Lo que importa es que ahora esto nos une y nos unirá más, porque la mujer ideal sí existe: eres tú, trabajando con nosotras por lo que creemos. ¡Bienvenida!



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Unión Mujer

Las viudas de la India

Publicada

on

Las viudas de la India

La República Federal de la India se compone de 28 entidades y ocho territorios que forman parte de la Unión con un sistema de democracia parlamentaria y es considerada como una de las democracias más grandes del mundo, así como el segundo país más poblado con más de 12 mil millones de habitantes y se calcula que superará a China en algún momento.

India se destaca como un lugar en el mundo lleno de costumbres y tradiciones, de creencias y cosmovisiones, sin embargo, mucho de ello, que resulta ser cultural, y como en otras partes del mundo, termina afectando principalmente a las mujeres, quienes no gozan de los mismos privilegios que los hombres, pues actualmente, se estima que existen 40 millones de mujeres afectadas en este territorio Hindú.

La desigualdad entre mujeres y hombres hindúes se hace presente desde la infancia, pues las mujeres son las que tienen a su cargo las labores de crianza, del cuidado de sus hermanos, son los hombres quienes pueden acceder a los estudios y atender un negocio o trabajar. La mujer es vista como un bien económico y ésta es sometida a las decisiones de sus padres, por lo que no cuentan con su autonomía en tomas de decisiones sobre la edad para contraer matrimonio ni para poder decidir con quién casarse.

Cuando una mujer contrae matrimonio en India es símbolo de gozo y celebración, aún cuando ello implique matrimonios forzados o infantiles, la mujer adquiere derechos y respeto cuando ya forma parte de una nueva familia y existe la figura de un hombre que le protege y le “otorga derechos y beneficios”. Lo cierto es que, al contraer nupcias, la mujer no solo dependerá del marido, sino también de su nueva familia política.

Al respecto, en India está la creencia de que las mujeres son acreedoras de respeto en tanto son esposas, hijas o madres, pero que les acompañe un hombre, es decir, su respeto depende de la compañía de un varón. De lo contrario significaría algo vergonzoso y no digno. Por ello, cuando una mujer enviuda, éstas resultan lo inaceptable en la India. Desafortunadamente, las principales personas que expulsan a las mujeres de sus hogares son los suegros y los propios hijos. Además, las autoridades, políticos, gobiernos locales, han mostrado su desinterés y apatía respecto del tema, lo que ocasiona una constante infracción a los derechos de las mujeres en India.

Esta situación se torna aún más complicada una vez que las mujeres son expulsadas, pues la expulsión no es el culmen del problema o el problema en sí mismo, sino que es apenas el inicio, puesto que una de las razones de mortalidad en India en las mujeres es la extrema pobreza en la que caen las mujeres que han enviudado. Las mujeres pierden el hogar, el sustento y, al no poder trabajar y acceder a los mismos derechos que los hombres para su subsistencia, padecen de hambre y, en ocasiones, incluso las y los hijos que se ven arrastrados en la misma situación por el estatus de la madre.

Fundaciones como Kamla, juegan un papel importante para el apoyo y auxilio de las mujeres viudas en India al fungir como tutores de ellas, de mujeres viudas que viven solas y no tienen las facilidades para su auto manutención. Así, Kamla otorga constantemente víveres como ropa, medicamentes, alimentos y asistencia a las mujeres viudas y cuentan con instalaciones de apoyo: el “Hogar para Viudas”.

Por tanto, impulsar el adelanto de las mujeres resulta fundamental para el desarrollo de toda sociedad a través de diversas acciones vitales para su crecimiento, como lo son las capacitaciones y empoderamiento de las mujeres jóvenes en contextos sanitarios, fortalecimiento de actividades que otorguen ingresos suficientes para su subsistencia e independencia; así como mejorar la situación escolar de las y los niños con acciones encaminadas a la sensibilización y apoyo a las madres; y, finalmente, impulsar la participación social, del hogar y política, así como su autonomía en la toma de decisiones.

ebv

Seguir leyendo

Unión Mujer

Mujeres en combate: El lado que no se cuenta de la guerra ucranio-rusa

Publicada

on

Mujeres en combate: El lado que no se cuenta de la guerra ucranio-rusa
Foto Cuartoscuro

Por Isabel Vázquez

El pasado 24 de febrero cambió drásticamente el panorama Ucraniano con la invasión rusa y con ello, la mirada de todo el mundo hacia la incapacidad humana de ejercer la propia humanidad y hacia la incertidumbre de un conflicto global que, pese a que no ha surgido un conflicto armamentístico global, lo cierto es que sí existe una guerra mundial de posturas encontradas, de hegemonías y de muestras de poder.

La cifra de pérdidas humanas en la guerra ha sido difícil de adquirir debido a la complejidad del conflicto, sin embargo, en cuanto a los desplazamientos de Ucrania, Italia, por ejemplo, ha recibido a más de 17,286 ciudadanos ucranianos, de los cuales 8,608 son mujeres, 1,682 son hombres y 6,996 son menores de edad. Recordemos que Volodymyr Zelensky, Presidente de Ucrania, en días pasados aviso la obligatoriedad de los hombres a quedarse en Ucrania a luchar por su país, resultando en dolorosas separaciones indefinidas para miles de familias que no habían alcanzado a huir del terreno bélico; sin embargo, más de 140 mil personas han regresado a Ucrania, de las cuales, el 80% son hombres y han vuelto con la finalidad de prepararse para el combate.

Este conflicto ucranio-ruso cuenta con una historia de larga trayectoria, de siglos llenos de hostilidades que han tenido sus picos más álgidos durante conflictos mundiales, el conflicto de 2014 y ahora este que ha surgido de manera repentina y sin provocaciones por parte del gobierno ucraniano. No obstante, el conflicto no solo se reduce a estrategias militares, decisiones políticas y pérdidas humanas, sino que trasciende a planos interpersonales en los cuales cuenta la voz de quienes deciden alzarla. Tal es el caso de mujeres que, pese a que no fueron convocadas a la guerra y no existe mandato que les obligue a luchar por su país, son mujeres convencidas de que luchar por unos cuantos, es luchar por todas las personas; que luchar por Ucrania es luchar por las futuras generaciones, por la independencia y por la libertad.

Haciendo un breve paréntesis, un hito en la materia del género y los conflictos armados fue la lucha de “las abuelas” de Sepur Zarco tras la guerra civil en Guatemala en instancias internacionales, pues luego de actos atroces en contra de las mujeres como abusos sexuales, violaciones, explotación sexual, trabajo doméstico forzado, las mujeres fueron estigmatizadas por su propia comunidad, quienes les prohibieron su reintegración a sus hogares por tratarse de “prostitutas”, “pecadoras”, “mujeres con mancha”. Así, las mujeres víctimas de estos abusos por parte de militares llevaron su caso al ámbito internacional y ello dio pie a que se emitiera un marco jurídico en pro de los derechos de las mujeres durante los conflictos armados.

Por lo anterior, vemos que durante el desenvolvimiento de una guerra son distintos los panoramas para hombres y mujeres. Los hombres son enviados a combate y las mujeres se quedan a cargo del hogar, el cuidado de hijas e hijos menores de edad y expuestas a un sinfín de riesgos de toda índole. No obstante, en esta ocasión, más que hablar de mujeres víctimas en conflictos armados, toca aplaudir la valentía de todas aquellas que por voluntad propia decidieron combatir al igual que los hombres y luchar por sus convicciones, pues mujeres de todas las edades están empleando un rol clave en la estrategia de la defensa ucraniana, mujeres que por decisión propia, por amor a sus familiares que se quedan a pelear en la guerra, por la fe y esperanza en un mejor futuro, se quedan arriesgando su vida a combatir, particularmente mujeres atletas que han decidido hacer uso de las armas para la defensa propia y de los suyos.

Las mujeres de Ucrania hoy nos vienen a refrendar en este día internacional de la mujer el compromiso que tenemos todas y todos de alzar la voz y defender lo nuestro, y no precisamente un país, un territorio, un gobierno; sino defender la identidad de cada pueblo y cada persona; defender la cultura, tradición y costumbre; defender la libertad, la vida digna, una vida libre de violencia de todo tipo, enseñándonos que esta guerra para ellas es una lucha por la paz y que por ello, esta lucha también tiene rostro de mujer.

Seguir leyendo

Te Recomendamos