Las finales de campeonato en las Grandes Ligas están a un resultado para que se dé una esperada Serie Mundial por todos los aficionados mexicanos, entre Dod

México.– Las finales de campeonato en las Grandes Ligas están a un resultado para que se dé una esperada Serie Mundial por todos los aficionados mexicanos, entre Dodgers y Yankees.

Con plenas definiciones del campeonato de la Liga Nacional y la Liga Americana en la Major League Baseball (MLB), se avecina lo que sería una Serie Mundial ideal para los fanáticos del ‘diamante’ en suelo mexicano. Y es que tanto la novena de Los Ángeles, como la de Nueva York son de las dos que mayor afición tienen en nuestro país.

Entérate: Beisbolista le invita botana a fan

Ayer, los Cubs de Chicago se mantuvieron con vida tras ganar el cuarto partido de la serie de campeonato en la Liga Nacional por 3-2 ante los Dodgers, sin embargo todavía están abajo por 1-3.

Tres cuadrangulares en solitario de Willson Contreras, Javier Báez en la parte baja de la segunda entrada y nuevamente en el quinto rollo Báez, llevaron a los campeones de la liga más antigua de béisbol al triunfo que ahora los deja en agonía.

Tras evitar la barrida, Chicago disputará este jueves el quinto encuentro por el campeonato de la Liga Nacional en el Wrigley Field, mientras que Dodgers, que llegan tras ver cortada su marca perfecta en postemporada están a un juego de volver a una Serie Mundial desde 1989.

Mientras que en la Liga Americana, los Yankees ya le dieron la vuelta a la serie de campeonato, para colocarse 3-2 en el duelo ante Astros de Houston, luego de barrerlos ayer en casa por pizarra de 5-0.

De esta manera, la novena local se sacudió una desventaja inicial de 0-2 al ganar al hilo los siguientes tres juegos. Ahora fue gracias al trabajo desde la lomita de Mashiro Tanaka, quien espació en siete entradas solo tres hits, sin carreras y ocho ponches.

De esta manera, Nueva York está a un juego de regresar al clásico de otoño por primera vez desde 2009, mientras Astros tratará, el viernes por la noche, de llevar todo al séptimo y definitivo juego.