De Pixabay

Las personas que viven en zonas con alto tráfico vehicular son más propensas a enfrentar problemas de asma

Monterrey.— Las personas que viven en zonas con alto tráfico vehicular son más propensas a enfrentar problemas de asma, advirtió Sandra Nora González Díaz, Jefa del Centro Regional de Alergia e Inmunología Clínica del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”.

En el Día Mundial del Asma, que en 2019 se conmemoró la víspera, la especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) señaló la importancia de diagnosticar esta enfermedad crónica que es más frecuente en niños.

Refirió que en Monterrey y su área metropolitana circulan dos millones de vehículos diariamente -es decir, un automóvil por cada dos habitantes- y además cuenta con unas 14 mil 200 fábricas industriales.

“Hay estudios que miden el número de personas que padecen asma en relación a las calles o avenidas más transitadas “, dijo en el portal en Internet de la institución educativa del estado.

Indicó que “de las referentes en Latinoamérica se menciona que las personas que viven cerca de las avenidas con mayor tránsito vehicular y con antecedente de enfermedades alérgicas son quienes más van a desarrollar estos síntomas”.

En Latinoamérica y el Caribe, acotó, más de 100 millones de personas están expuestas a mayores niveles de contaminación que los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Manifestó que el asma y otras enfermedades alérgicas son más prevalentes en países industrializados, en comparación con países en desarrollo. “La mayor parte de nuestras avenidas están congestionada, estamos haciendo estudios que nos dan una idea más clara de la participación del parque vehicular “, dijo.

Alertó que “no nada más es la contaminación en el aire, también es la presencia del humo de tabaco o de atmósferas que tengan alta cantidad de químicos por la industria”.

Los síntomas del asma son: respiración con silbido (sibilancias); tos, especialmente temprano por la mañana o a la noche; presión en el pecho, y dificultad para respirar, explicó.

Mencionó que el crecimiento del parque vehicular y la industria incrementan los casos de asma a nivel mundial, enfermedad crónica que al 2019 afecta a 330 millones de personas.

En el mundo, señaló, hay 330 millones de personas que padecen de asma y la contaminación del aire repercute directamente en este tipo de enfermedades alérgicas respiratorias.

Los niveles elevados de partículas de diésel, ozono, anhídrido sulfuroso y dióxido de nitrógeno (O3, SO2 y NO2) en la atmósfera precipitan la aparición de los síntomas, agravan la enfermedad en pacientes con asma o generan nuevos casos, expresó.

“Las estadísticas lo dicen: más de 7 millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire en espacios abiertos y cerrados “, dijo.

Manifestó que “el carácter es alérgico, está comprometido por la contaminación y el cambio climático, y la expresión puede ir de síntomas leves a síntomas crónicos constantes que pueden causar otras complicaciones”. (Notimex)

emc