El PRD en el Senado señaló que el lanzamiento de misiles sobre una base aérea del gobierno de Siria, ordenado por Donald Trump, es un disparate.

Ciudad de México.— La coordinadora del PRD en el Senado, Dolores Padierna Luna, señaló que el lanzamiento de misiles sobre una base aérea del gobierno de Siria, por de los Estados Unidos y su presidente Donald Trump, es un disparate.

"Aun en la compleja geopolítica del conflicto sirio, resulta un disparate que Estados Unidos ataque a un gobierno que combate a sus enemigos, los grupos terroristas que son supuestamente su blanco principal", dijo la perredista.

Te puede interesar  EU emprenderá nueva ofensiva vs Siria

Padierna sostuvo que las cosas cobran sentido cuando se mira a la Casa Blanca y encontramos al presidente Trump con la popularidad por los suelos, necesitado de acciones bélicas que alimenten su deteriorada imagen y, al mismo tiempo, le den bonos con las maquinarias de la industria militar y del petróleo, las verdaderas ganadoras de cualquier estrategia de guerra de Estados Unidos.

Advirtió que el conflicto puede escalar si el concierto de naciones no pone un alto a acciones como la llevada a cabo por Estados Unidos, en abierta violación de la Carta de la Organización de Naciones Unidas.

Rusia y China, subrayó, han reiterado su apoyo al gobierno de Damasco y se reunirá el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Esperamos que en ese espacio se escuche el clamor mundial al que nos unimos: rechazamos la guerra y exigimos vivir en un mundo en paz", subrayó.

Por su parte, el senador Miguel Barbosa, señaló que ésta es una muestra del gobierno de Trump que frente a un hecho de otra nación quiere imponer una acción militar como ejemplo de cómo quiere ser visto.

Te puede interesar  EU investiga a Rusia por ataque químico en Siria

Con respecto a las declaraciones del secretario de Seguridad, John Kelly, sobre la no conveniencia para México y Estados Unidos de un gobierno de izquierda, dijo que esto muestra el perfil de ese gobierno, "un gobierno xenófobo, racista, de un gobierno que pretende sentirse como el dueño del destino del mundo, y sobre todo el dueño del destino de su país vecino como es México, afirmó.

ebv