Volkswagen comentó que no presentará ni ahora ni en el futuro un reporte escrito que informe sobre la investigación del fraude que cometió

Berlín.—    El consorcio alemán Volkswagen puso de relieve que no presentará ni ahora ni en el futuro un reporte escrito que informe de manera completa sobre la investigación del fraude que cometió en los autos diésel del consorcio.

Con ello desató la furia de los accionistas durante la Asamblea General de VW que se llevó a cabo en Hannover, mientras que afuera cientos de manifestantes demandaron que se castigue a los responsables del fraude que ha costado tanto dinero y perjudicado el medio ambiente.

Te recomendamos:  VW se declara culpable de fraude en EU

El presidente del Consejo de Administración del consorcio, Hans Dieter Pötsch, declaró a los accionistas que estaba consciente de que algunos de ellos desearían una mayor transparencia pero, afirmó, "no hay un reporte final de Jones Day y no lo habrá".

Jones Day es el bufete de abogados que representa al consorcio Volkswagen en Estados Unidos. Plötsch señaló que más allá de la recopilación de datos fácticos (Statement of Facts) que se realizó junto con la Secretaría de Justicia de Estados Unidos, no habrá un reporte especial.

El alto ejecutivo argumentó que hay riesgos legales para Volkswagen y que el consorcio está en la obligación de no presentar datos discrepantes con los que contiene el Statement of Facts de la Secretaria de Justicia.

"Nosotros, en nuestra calidad de presidencia de VW y de Consejo de Administración debemos hacer todo lo posible para evitar más perjuicios a la empresa", dijo a los accionistas.

El ejecutivo subrayó que la dirigencia de Volkswagen había aprendido de la crisis de los motores diésel y que el consorcio quiere llevar adelante el proceso de clarificación del caso en forma decidida.

El presidente del consorcio, Matthias Müller, declaró en la Asamblea General que ya han sido reequipados 4.7 millones de autos diésel producidos por las marcas del consorcio. En total son 11 millones los autos que necesitan ser reequipados, de ellos 2.6 millones en Alemania.

Müller declaró a los accionistas que "a pesar de todos los desafíos tenemos la convicción de que el 2017 será mejor que el 2016". Con ello se refirió al estado de los negocios del mayor consorcio automotriz de Europa.

Información relevante:  Alemania encubrió a VW, revelan

En el primer trimestre del 2017 el consorcio tuvo ganancias de tres mil 400 millones de euros, principalmente debido a sus negocios en el Este de Europa. Ese resultado fue 44 por ciento más que en comparación con el mismo lapso del año anterior.

El volumen de negocios de VW en el primer trimestre del año en curso se incrementó en 10.3 por ciento a 56 mil 200 millones de euros.

Volkswagen, aunque tuvo que pagar en 2016 miles de millones de euros en sanciones por el escándalo de sus motores diésel, logró regresar a la zona de ganancias, en especial en Estados Unidos. Sin embargo, VW todavía tiene frente a sí muchas demandas y sanciones financieras.

El escándalo de los motores diésel se destapó en septiembre de 2015 en Estados Unidos, cuando VW tuvo que reconocer que fueron manipuladas las pruebas para medir las emisiones de óxido nítrico. Los costos resultantes del escándalo son de alrededor de 22 mil 600 millones de euros.

El semanario alemán de información económica, Wirtschatswoche, informó que la Oficina Federal para la Vigilancia de los Servicios Financieros en Alemania (BaFin) confirmó que en la Fiscalía de Stuttgart hay una demanda contra el actual presidente del consorcio, Matthias Müller.

La demanda incluye a su predecesor en el puesto, Martin Winterkorn, y al director del consejo de Vigilancia del consorcio, Hans Dieter Pötsch, por manipulación de información relevante para el mercado y los accionistas.

Los altos ejecutivos supieron de la demanda de las autoridades judiciales de Estados Unidos cuando se descubrió el escándalo de los motores diésel en ese país, y postergaron informar a los accionistas.

Informar de inmediato es una medida de protección a los accionistas que los dirigentes del consorcio no respetaron. La acusación es de manipulación de los mercados.

Actualmente hay alrededor de cuatro mil demandas contra el consorcio en la Fiscalía de Stuttgart.

El presidente del consorcio, Matthias Müller, no se refirió a esa demanda en ningún momento de la Asamblea General, a pesar de que ya estaba en algunos medios de prensa. (Notimex)

AGP