Foto EFE

El Papa sorprende con visita a la delegación cubana en Panamá

Siete24.mx

Siete24.mx

Ciudad de México.— Que no se legalice el aborto, más aliento a la vocación seminarista y más democracia en Latinoamérica, son peticiones que hacen los peregrinos al Papa Francisco que asisten a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en Panamá.

Miles de peregrinos que se protegían con gorras, sombreros y gafas oscuras del brillante sol panameño se congregaban en el paseo marítimo de la capital a la espera del sumo pontífice, y comentaban con entusiasmo qué le pedirían que dijera.

"Que no se legalice el aborto", dijo sin titubeo la costarricense Vívian, ataviada con la camisa de la JMJ y con la bandera de su país en los hombros.

Te puede interesar Papa Francisco pide mayor compromiso contra la corrupción

Esta peregrina expresó sentirse "súper feliz, súper contenta" de participar en este encuentro con el papa, y recordó palabras de San Juan Pablo II, quien "dijo que 'estar entre jóvenes para sentirse jóvenes'", una sensación que ella ya sentía.

La salvadoreña Diana expresó que su petición al Papa Francisco es que haga un llamado para que haya más democracia en Latinoamérica.

"Que dé un mensaje, un llamado a la democracia nuevamente en Latinoamérica, sobre todo por Venezuela. Nosotros somos salvadoreños pero de alguna manera también hemos sufrido ese cambio, de hecho tenemos elecciones el próximo fin de semana y eso es lo que le pediría: que ha un pedido de democracia para Latinoamérica", afirmó la peregrina.

El Papa sorprende con visita a la delegación cubana en Panamá

Previo al encuentro programado con jóvenes privados de libertad del Centro de Cumplimiento de Menores de Pacora, el Papa Francisco realizó una breve visita al Colegio Las Esclavas, donde se hospeda la delegación de peregrinos cubanos y que se encuentra ubicado muy cerca de la Nunciatura Apostólica.

El Santo Padre sorprendió a más de 400 jóvenes cubanos quienes lo recibieron con gran alegría y emoción.

El Papa Francisco entró poco antes de terminar la celebración eucarística y se sentó hasta atrás, junto a los jóvenes, causando gran emoción y sorpresa. La algarabía y los murmullos no se hicieron esperar.

Después de la bendición, el Papa Francisco, con el tono bromista que les caracteriza, “regañó” cariñosamente a los presentes por el alboroto que se suscitó cuando entró al recinto. “Dejaron solo a Jesús. No lo vuelvan a hacer” les dijo.

Con información de EFE y SIGNIS

ebv