La coordinadora del PRD en el Senado, Dolores Padierna, dijo que ante la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es necesario reflexionar.

Ciudad de México.— La coordinadora del PRD en el Senado, Dolores Padierna, dijo que ante la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es necesario reflexionar sobre el tipo de acusación que se hará para pedir su extradición y que en menos de 60 días deberá formular el Gobierno Mexicano a las autoridades de Guatemala.

La senadora Padierna señaló que las acusaciones en contra de Duarte giran en torno al desvío de recursos del erario público, al mal uso de recursos y programas sociales y a un desfalco a la hacienda pública, es decir, únicamente acusaciones de tipo económico que, aunque son importantes, resultan insuficientes para la magnitud del desastre que provocó su gestión en el estado de Veracruz.

Las acusaciones que pesan contra Duarte, enfatizó la senadora Padierna, son importantes, pero son limitadas e incluso se podría calificar que lo que hoy tiene la PGR en su contra se trata tan sólo de una “mini-acusación”.

Te puede interesar Duarte, rostro del ‘nuevo PRI’: PAN

Aseguró que las detenciones de Tomas Yarrington y Javier Duarte fueron más un acto de legitimación del cuál el PRI pretende salir beneficiado electoralmente.

Con este acto de legitimación, puntualizó la coordinadora de los senadores del PRD,  ahora cambiarán el discurso oficial por uno que señale el “combate a la corrupción”, la “expulsión de los malos priistas”, la “imposición del imperio de la ley” y desde luego, recordarle a las y los votantes que esos priístas fueron malos, aunque hace unos años eran buenos, y que ahora lo que están en campaña estos si son los “meros buenos”, aunque en unos años podamos referirnos a ellos como los peores, pues cada gobernante corrupto tiene una capacidad impresionante de superar a su antecesor, para mal, pero siempre superarlo, apuntó.

Sostuvo que ninguna instancia federal le ha imputado alguna responsabilidad directa o indirecta, por acción o por omisión, o siquiera por ejercicio indebido del servicio público, por las decenas de personas desaparecidas bajo su gobierno, por la operación de grupos para-policiales que bajo el mando de su ex secretario de Seguridad Pública se dedicaron a sembrar el terror a lo largo y ancho de la entidad.

Tampoco por los periodistas asesinados dentro y fuera de Veracruz y que habían sido críticos y detractores de Duarte y de su equipo de gobierno.

ebv