La Cámara de Diputados aprobó con 242 votos a favor el dictamen que reforma la Ley General de Vida Silvestre donde se prohíben los delfinarios en el país.

Ciudad de México.— El pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 242 votos a favor y 190 en contra el dictamen que reforma la Ley General de Vida Silvestre y prohíbe los delfinarios en el país.

De esta forma se prohíbe la utilización de mamíferos marinos de cualquier especie, como ballenas, delfines y manatíes, en espectáculos fijos o itinerantes.

Cesar Camacho Quiroz,  coordinador del PRI en San Lázaro, destacó que “nosotros estamos convencidos de la viabilidad jurídica, técnica, política, del dictamen, hemos pactado en la Junta de Coordinación Política, que ya no haya ningún pronunciamiento respecto de un tema sobre el que se ha dicho todo; que nos avoquemos a votar y mi bancada mantiene su decisión de acompañar el dictamen y no querríamos que éste se convirtiera en un asunto que genere discordia, cuando todavía tenemos pendientes, tenemos dictámenes que están esperando turno para venir al pleno, queremos construir acuerdos mínimos, indispensables, para que haya productividad legislativa en este que es el último tramo del periodo ordinario de sesiones”.

Por su parte, el coordinador de los diputados del PAN, Marko Cortés se mantuvo en la posición de su voto en contra al considerar que atenta contra la vida de estos animales. No obstante, paso el dictamen sin discusión alguna y en cinco minutos, quedó establecido la prohibición de los delfinarios.

Además, prohíbe actividades que involucren a estas especies, con excepción de la investigación orientada a su conservación, que realicen instituciones de educación superior acreditadas.

Te puede interesar  Mueren animales que eran de circos

En dicho dictamen se estableció que los mamíferos marinos que ya están cautiverio podrán seguir en esa condición, “para que cumplan todos y cada uno de los fines para los que recibieron la autorización correspondiente, siempre y cuando se garantice su integridad física y su salud”.

Pero no se permite que se destinen nuevos mamíferos, salvo los que se deriven de la aplicación del protocolo de atención para varamientos de mamíferos marinos y los que asegure la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El documento de los delfinarios surgió de una iniciativa que el diputado Javier Herrera Berunda (PVEM) presentó el pasado 5 de enero, y tras su aprobación, con 242 votos a favor, 190 en contra y cero abstenciones, se turnó al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

El Pleno de la Cámara Diputados dio seguimiento hoy a la discusión del dictamen que inició el jueves 6 de abril y continuó el pasado jueves 20 de abril, cuando se fundamentó el documento y los grupos parlamentarios fijaron su posición, pero al llevarse a cabo la votación en lo general se suspendió la sesión por falta de quórum.

El artículo Transitorio Tercero del dictamen, señala que queda prohibida la reproducción en cautiverio de las especies de mamíferos marinos, salvo en dos casos de excepción:

El primero, que tenga como fin la recuperación, reintroducción y repoblación de especies sujetas a alguna protección; y, el segundo, que las hembras que ya están en cautiverio puedan reproducirse por única y última ocasión, sin que sus crías superen el número de hembras que ya existan en el inventario que presenten sus propietarios.

Quienes sean poseedores de mamíferos marinos contarán con un plazo de 12 meses para elaborar y presentar ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) un protocolo de control de natalidad de las ejemplares hembra.

La verificación del cumplimiento de la prohibición de la reproducción, captura, importación, exportación, obtención e introducción de nuevos ejemplares de mamíferos marinos, estará a cargo de la Profepa, que podrá ejecutar sus atribuciones sancionadoras correspondientes.

En el artículo Transitorio Cuarto se estipula que la Semarnat contará con un plazo de seis meses para adecuar la normatividad correspondiente para cumplir con el decreto y hacer más estrictas las obligaciones contenidas, a fin de garantizar mejores condiciones de vida a los mamíferos marinos que se encuentren en cautiverio.

El Transitorio Quinto indica que los propietarios y poseedores de estos animales contarán con un plazo de 30 días naturales para integrar un inventario de ejemplares de dichos mamíferos marinos, acreditando procedencia legal, tipo de marcaje con el que cuenta, datos del ADN y registro fotográfico de la aleta dorsal.

El inventario deberá ser entregado a la Semarnat para su validación, a más tardar en los siguientes 30 días naturales de vencimiento del plazo referido en el presente artículo transitorio.

El precepto Sexto Transitorio establece que los propietarios de especies de mamíferos marinos estarán obligados a presentar a la Semarnat un protocolo de rehabilitación y reintroducción a su medio natural de aquellos ejemplares que se consideren candidatos.

La Semarnat tendrá un mes de plazo para aprobar o modificar dicho protocolo, con la finalidad de que en mayo de 2018 se intente la reintroducción de un mínimo de cinco ejemplares.

El artículo Transitorio Séptimo señala que quedan excluidos de la prohibición que establece el dictamen, los ejemplares mamíferos marinos que pertenezcan al gobierno federal y estatal o a las instituciones de educación superior acreditadas, siempre y cuando su objetivo sea la investigación científica, tratamientos terapéuticos y actividades educativas.

ebv            delfinarios  

delfinarios