Investigadores ingleses dicen que la educación sexual anticonceptiva no es la mejor política pública para prevenir el embarazo adolescente

Londres.– Investigadores de la Universidad de Administración de Notthingham y de la Universidad de Sheffield en Inglaterra, especializados en salud pública, revelaron que la promoción de una educación sexual anticonceptiva no es la mejor política pública para prevenir el embarazo adolescentes, sino que además aumentan los abortos en jóvenes madres solteras, esto sin contar la gran cantidad de recursos económicos destinados para la práctica de un “sexo seguro”.

Conforme a una investigación, la tasa de embarazo adolescente, uno de los principales problemas de salud pública no sólo en Reino Unidos sino en otros países, en especial en América Latina como en el caso de México, cayó 42.6 por ciento luego de que autoridades del sector salud determinaron un recorte de fondos públicos para educación sexual en anticoncepción.

Te interesa: Iowa prohíbe el aborto desde que se escuche el latido del feto

En el estudio “El efecto de los recortes de fondos destinados a embarazo adolescente”, realizado por Los investigadores David Paton de la Universidad de Administración de Notthingham  y Liam Wright de la Escuela de Salud e Investigaciones Relativas para determinar el impacto de las reducciones del gasto local en un objetivo en particular de la salud pública como fue reducir las tasas de embarazo adolescentee, se concluyó, entre otros resultados, que la eliminación de los fondos fiscales para educación sexual en anticoncepción en las escuelas disminuyó el embarazo adolescente.

“A diferencia de las predicciones hechas en el momento de los recortes, las estimaciones de los datos del panel no brindan evidencia de que las áreas que menos han reducido los gastos han experimentado aumentos relativos en las tasas de embarazo de adolescentes”, afirmaron los expertos, quienes concluyeron que después de recortes al gasto de una educación sexual “liberal” el nivel de los embarazos adolescentes en Inglaterra cayeron a su nivel más bajo desde 1969.

De hecho, según la conclusiones del estudio publicado en El Diario de Economía de la Salud, las estadísticas muestran que las tasas de embarazo en adolescentes disminuyeron más en aquellas áreas donde los presupuestos seculares de educación sexual fueron cortados de manera más agresiva, en un hecho contrario al financiamiento de políticas anticonceptivas que sólo detonaron un aumento de casos de embarazo adolescente, además de un incremento en las cifras por práctica de aborto.

Respecto a la metodología, los investigadores Paton y Wright revelaron que este estudio se basó en estadísticas de 149 municipios ingleses entre 2009 y 2014, es decir, antes y después de que se recortaran los fondos para educación sexual en anticoncepción, recortes que fueron criticados por los liberales y elogiados por los cristianos.

A decir de los investigadores, Paton y Wright, con los resultados de este estudio, se demuestra que la mejor política para evitar embarazos no deseados, no es con el financiamiento de políticas públicas anticonceptivas o a favor de la práctica del “sexo seguro” en escuelas públicas, por ejemplo, porque sólo se consiguen obtener tasas más altas de embarazo entre las jóvenes sino, al contrario, recortar el financiamiento a este tipo de programas de salud reproductiva.

“Los liberales sostienen desde hace décadas que los embarazos no deseados se reducirían si el gobierno financiara más capacitación de “sexo seguro” en las escuelas públicas y solventara la distribución de anticonceptivos entre las adolescentes. Pero en 1999, luego de tres décadas de educación sexual, Inglaterra alcanzó una de las tasas más altas de embarazo adolescente en Europa”, concluyeron los investigadores.

En resumen, el estudio “El efecto de los recortes de fondos destinados a embarazo adolescente” concluyó que “solventar proyectos relacionados al embarazo adolescente puede incluso ser contraproducente”. “La anticoncepción reducirá el riesgo de embarazo en actos sexuales que ya se hubieran producido, pero puede aumentar el riesgo entre los adolescentes que son inducidos por un más fácil acceso a la anticoncepción, ya sea para iniciar su vida sexual o para tener relaciones sexuales con más frecuencia”.

POLÍTICAS ANTICONCEPTIVAS NO DISMINUYEN EMBARAZO ADOLESCENTE

En más investigaciones relacionadas al tema de cómo prevenir  reducir un aumento en las tasas de embarazo adolescente, particularmente en Europa, otro estudio realizado en 2009 por la Unidad de Embarazo de Adolescentes llegó a conclusiones similares en los que la instrucción de un “sexo seguro” por parte del gobierno no tuvo “efecto aparente” en la disminución de los embarazos adolescentes.

En este caso, la Oficina de Estadísticas Nacionales de Gran Bretaña informó que si bien algunos programas de educación sexual contribuyen a la normalización de la actividad sexual adolescente en adolescentes solteros y adultos jóvenes, estas estrategias del sector salud en materia sexual y reproductiva ni siquiera se presentan como opción cuando en realidad aumentan el riesgo de embarazo adolescente fuera del matrimonio.

Al respecto, Norman Wells, Director de Family Education Trust, advirtió: “La evidencia de estudios recientes de casos graves demuestra claramente que los defectos fundamentales en las actitudes profesionales hacia la actividad sexual de menores de edad han contribuido directamente a la explotación y el abuso”. Sin embargo, Inglaterra hizo obligatoria la educación sexual basada en anticonceptivos en todas las escuelas secundarias públicas del país en su “Acta de Trabajo Infantil y Social” de 2017.