En el primer trimestre del año, se rompió el récord de homicidios en el país y de continuar así, este año regresará al nivel de violencia 'incontrolable'

Ciudad de México.— En el primer trimestre del año, se rompió el récord de homicidios en 30 de los 32 estados del país y de continuar así, este año México regresará al nivel de violencia “incontrolable”, advirtió Santiago Roel, director de la Organización Semáforo Delictivo.

En rueda de prensa para dar a conocer el informe “Grave Deterioro de la Seguridad Durante el Primer Trimestre de 2017”, Santiago Roel aseguró que si 2016 fue un mal año para la paz en México, todo indica que 2017 va a ser mucho peor.

Los 8 delitos que monitorea el Semáforo Delictivo en México tuvieron un incremento en el primer trimestre del año.  Robo a negocio subió 47%, extorsión 30%, homicidio 29%, lesiones dolosas 21%, secuestro 18%, robo de auto 13%, violación 6% y robo a casa 3%.  Adicionalmente, las ejecuciones del crimen organizado que también monitorea el semáforo subieron 70%.

“Si 2016 fue un mal año para la paz de México, 2017 nos indica que va a ser mucho peor. Estamos regresando a los niveles del 2011 con más de 2 mil homicidios por mes. Pero lo más grave es que insistimos en hacer más de lo mismo; la estrategia de seguridad es una estrategia fallida y peligrosa”, comentó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo.

Este trimestre, el 60% del total de homicidios se concentraron en 9 estados: Guerrero, Estado de México, Baja California, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Michoacán, Jalisco y Guanajuato.

En el primer trimestre del año han incrementado los homicidios en 30 estados. El caso más sobresaliente es el de Baja California Sur con un aumento de 682%. Solamente Nuevo León y el Estado de México muestran una reducción.

Te puede interesar Reportan casi dos mil homicidios dolosos en enero

La comparación por tasa de homicidio ubica en doble rojo -más del doble de la tasa nacional- a Colima, Baja California Sur, Guerrero, Baja California, Sinaloa y Chihuahua.  En rojo, por arriba de la tasa nacional, se ubica a Morelos, Zacatecas, Michoacán, Sonora y Oaxaca.

Las tasas más bajas de homicidio se ubicaron en: Yucatán, Aguascalientes y Nayarit.

De acuerdo a Lantia Consultores, este año se contabilizan 4 mil 322 ejecuciones de crimen organizado, lo que representa un incremento de 70% en comparación al mismo periodo del año pasado.

Este trimestre, 75% de los homicidios en el país fueron ejecuciones de crimen organizado.

“Hemos regresado al porcentaje que observamos en 2011, el peor año de la inseguridad en México, pero seguimos insistiendo en hacer más de lo mismo. No hemos cambiado la estrategia desde 2006 y estos son los resultados”, comentó Roel.

El Semáforo de Alto Impacto contabiliza el número de rojos en los delitos de alto impacto que son: homicidio, ejecuciones, secuestro, extorsión y robo de auto. Todos estos delitos incrementaron en el primer trimestre del año.  “Si sumamos el total de rojos de cada estado en los delitos de alto impacto y las ejecuciones, obtenemos el Semáforo de Alto Impacto de primer trimestre del año. Son los delitos que más impactan a la comunidad y que generan una percepción negativa de seguridad; son delitos que no sólo provocan violencia sino también corrupción de alto impacto; todos ellos que están íntimamente relacionados a crimen organizado y, en especial, al mercado de las drogas”, advirtió Santiago Roel.

Te puede interesar  Acoso sexual lidera delitos en el Metro

En doble rojo se ubican Baja California Sur, Zacatecas, Colima y Baja California. En rojo se ubican Veracruz, Morelos, Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León, Guerrero, Sinaloa y el Estado de México. El verde lo obtienen Chiapas, Puebla, Yucatán, Campeche, Ciudad de México, Durango, Hidalgo, Jalisco, Querétaro y Tlaxcala.

“Los delitos de alto impacto no sólo nos muestran la violencia de las mafias sino la corrupción que se genera en el país. Las mafias corrompen y matan con el viejo adagio de plata o plomo ”, comentó Santiago Roel.

La violencia y la corrupción de alto impacto se han incrementado en México en lo que va del año, pero la tendencia no es nueva, pues se inició desde 2015, luego, 2016 fue francamente un mal año y 2017 desafortunadamente será peor. Los signos los tenemos a la vista con toda claridad, el más alarmante quizá es el de ejecuciones de crimen organizado y, por ende, el incremento en homicidios.

Todos los países enfrentan este tipo de violencia en mayor o menor grado, pero México equivocó el rumbo desde 2007 en que el Presidente Calderón decide iniciar un combate frontal contra algunos capos de las mafias siguiendo las recomendaciones o presiones de Estados Unidos, con quienes signó la Iniciativa o Plan Mérida. La actual administración ha continuado con la misma estrategia. La tasa de homicidios en México venía bajando consistentemente desde 1995 y llegó a su punto más bajo en 2007 con cerca de 8 homicidios por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, en 2011 la tasa se triplicó a 24 por causa de la nueva estrategia.

La estrategia de atrapar capos y extraditarlos ha atomizado a las mafias del mercado negro de las drogas, quienes ya de por sí enfrentan una dinámica de competencia violenta por los territorios y mandos. Las mafias operan con el viejo adagio de “plata o plomo” con el que van colapsando a la autoridad. Cuando la autoridad se colapsa se generan violencia y corrupción extrema.

“Atrapar capos no es atrapar el negocio; el capo es sustituido rápidamente por los lugartenientes del mismo cartel.  El negocio continúa, pero ahora lo hace con más violencia por el pleito interno del cártel que se divide o, en ocasiones, por el ataque violento de otro cártel que ahora aprovecha la intervención estatal a su favor para ganar un nuevo territorio.  Atrapar capos es una estrategia que logra algunos encabezados en los medios de comunicación y quizá el aplauso momentáneo de la DEA, y es bueno para hacer series de televisión, pero no sólo no resuelve nada sino que deteriora aun más la seguridad nacional, es lo que se denomina un efecto paradójico”, indicó Roel.

ebv