Connect with us

Análisis y Opinión

Haz lo que debes, no solo lo que tienes

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Hace algunos años, un cliente me platicó que no encontraba la manera de hacer que el personal utilizara la herramienta que habían comprado como base de conocimientos, que nadie subía información y mucho menos la consultaban. Llegó al extremo de comprar contenido y subirlo a esa herramienta para intentar llamar la atención de la gente, y ni así se utilizó.

En otra ocasión, escuché a un cliente quejarse que, a pesar de la cantidad de opciones para capacitarse que su equipo tenía en la plataforma de e-learning de la empresa, pocos se inscribían a tomar cursos. Recientemente escuché cómo la gente de una compañía termina por ignorar la gran cantidad de correos informativos que vienen del corporativo porque no tiene tiempo de leerlos todos, o cómo los boletines informativos resultan poco efectivos por la misma causa; igual sucede con algunas secciones de las intranets o las famosas redes sociales corporativas.

Podría seguir nombrando una infinidad de actividades que el personal de las empresas debería hacer y que termina por no realizar porque nunca encuentra el tiempo. Justamente ese es el punto: pareciera que mantenerse informado de lo que sucede en la empresa o capacitarse, por ejemplo, no es parte del trabajo de muchos y que fueran actividades que se deben dejar para el tiempo libre. En mi opinión, esto es un grave error.

Una de las razones principales de este comportamiento es la falta de consecuencias positivas o negativas, es decir, a nadie se le premia por leer un correo corporativo y estar informado, pero tampoco a nadie se le castiga por no estarlo. Otro ejemplo es el responder una encuesta de clima organizacional, a la gente no se les premia por responderla o se le castiga si no lo hace.

Una segunda razón es que como esas actividades no forman parte del día con día, se suelen dejar para atenderse cuando exista tiempo libre – cosa que nunca sucede.

Lo que se debe hacer es incorporar esas actividades como parte del trabajo habitual. Por ejemplo: incluir dentro de los procesos o procedimientos formales, actividades para consultar la base de conocimientos o actividades para depositar información en ella, y que se pueda consultar posteriormente por otras personas. Si eso no queda definido como parte del trabajo, la gente no lo hará.

Es así que, por ejemplo, si no incorporamos como parte de los indicadores de medición del desempeño temas de auto capacitación, la gente nunca buscará tiempo para meterse a la plataforma y tomar cursos. Si los jefes no cuestionan a su equipo sobre algún hecho relevante de la organización, nadie tendrá la necesidad de leer los comunicados corporativos para estar al tanto.

Lamentablemente, la gente en las empresas dedica la mayor parte de su tiempo en hacer lo que tiene que hacer y no en lo que debe hacer para tener un mejor desempeño. En términos generales, solo atendemos lo que nos genera un pequeño beneficio directo y a corto plazo — cumplir con el jefe– en lugar de preocuparnos por lo que le puede representar un gran beneficio de manera indirecta y a mediano o largo plazo. La justificación siempre será la misma: “no hay tiempo para eso”.

Los empleados deben dar prioridad a “lo que deben hacer” y buscar tiempo para estar bien informados; para entender las estrategias impulsadas por la dirección; para adquirir o fortalecer sus competencias personales o a moldear su comportamiento.

Es importante compartir y homologar conocimiento con otras áreas, contribuir con su opinión a las encuestas o investigaciones internas que se realicen para detectar áreas de oportunidad e implementar mejoras, o participar en los equipos de innovación o de nuevos proyectos y no solo dedicarse a hacer lo que “tiene que hacer” con base en su rol y responsabilidad asignada.

Si seguimos pensando que todas esas actividades son “extras” y de poco valor, aquellas que denominamos “las actividades que sí tengo que hacer”, seguirán siendo pesadas, complicadas, poco efectivas, burocráticas, poco reconocidas, desgastantes y cansadas.

Definitivamente invertir tiempo hoy en acciones que nos beneficien indirectamente y a mediano plazo, hará que el mañana sea mucho mejor, tanto para nosotros, como para nuestra organización.

LEE Trabajo por objetivos y el modelo híbrido de la nueva normalidad



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Indiferencia corrosiva

Felipe Monroy

Publicada

on

Ayuda a la Iglesia Necesitada presentó esta semana su reporte sobre la Libertad Religiosa en el Mundo; y, si bien, en la amplia fotografía global resulta indignante la deteriorada condición de libertades en buena parte de los países africanos y asiáticos, hay casos preocupantes como el de México donde las agresiones contra creyentes y la indiferencia de las autoridades para sancionar estos actos anticipan el debilitamiento mismo de los derechos humanos.

Por una parte, el informe de la fundación pontificia distingue claramente a las naciones donde regímenes autoritarios, nacionalismos étnico-religiosos y el terrorismo fanático discriminan y persiguen a los pueblos. A pesar de que la mayoría de los países han aceptado la Declaración de los Derechos del Hombre que garantiza la libertad de credo, pensamiento y conciencia, la organización asegura que, por lo menos, dos terceras partes de la población mundial vive bajo estas adversas condiciones.

Y aunque México no se encuentra formalmente en la lista negra de las naciones donde los creyentes son perseguidos o discriminados, los investigadores y directivos de la fundación miran con preocupación el aumento en agresiones a los fieles, a los templos y a los derechos humanos de ciertos grupos sociales sin que las autoridades mexicanas ejerzan lo que la ley les mandata para mantener el orden, procurar la paz y la sana convivencia social.

En especial, la inquietud es por el fenómeno de las movilizaciones vandálicas pseudofeministas integradas por milicianos encapuchados que, sea por ideología o por interés económico, han perpetrado agresiones a personas, bienes muebles e inmuebles bajo la indiferencia de las autoridades cuya responsabilidad es garantizar la sana convivencia en el espacio público.

Un verdadero régimen de libertad religiosa no sólo procura la protección de los fieles contra actos de agresión o discriminación de terceros, también debe velar por el respeto a los centros de culto formalmente erigidos pues muchas veces es impredecible la reacción o la capitalización de la indignación comunitaria avivada por indeseables liderazgos religiosos.

La indiferencia y la inacción de las autoridades mexicanas ante la destrucción de centros religiosos o agresiones criminales contra creyentes (en las movilizaciones pseudofeministas de marzo pasado hubo testimonios de católicos que fueron atacados con gas pimienta y tasers paralizantes por encapuchadas) lamentablemente normaliza la agresión ideológica en el espacio público. Realidad que no sólo afecta a los creyentes sino también a ateos y agnósticos.

Para la fundación, México ha entrado en el listado de países ‘en observación’ por el deterioro de los derechos humanos y religiosos verificado por el aumento en la hostilidad hacia organizaciones religiosas, los ataques contra lugares de culto, la discriminación a la posición de los creyentes en los debates sobre el laicismo, los desplazamientos internos agravados por conflictos religiosos y la falta de diálogo en la codefinición de un enfoque unificado entre las autoridades civiles y religiosas para actuar frente a la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, hay un elemento más que también preocupa a los investigadores consultados por la fundación: la banalización de la dimensión religiosa y espiritual de los mexicanos desde la esfera del poder público. Esa minusvaloración de la complejidad y pluralidad religiosa creciente en el país descompone la convivencia formal, legal y fraterna en el espacio público y fomenta el brote de células fundamentalistas amparadas por la indiferencia del Estado.

Una sana laicidad, por tanto, no es absoluta indiferencia a las dinámicas religiosas ni tampoco una graciosa concesión a grupos ideológicos o religiosos específicos sino un compromiso para que los verdaderos derechos humanos promuevan diálogo, tolerancia, participación y bienestar en todos los ámbitos de la sociedad.

LEE Los diferenciadores electorales

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

La digitalización no es tan costosa

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Se ha hablado mucho sobre que la pandemia del COVID-19 aceleró la transformación digital en muchas empresas, aunque en realidad nos referimos a la digitalización de su trabajo o mejor conocida como DX (digital experience platform) y no tanto a la digitalización que impacta al cliente y al consumidor de sus productos y servicios, conocida como CX (customer experience platform), que es donde quizá esta transformación debería estar enfocada. Ambas plataformas son similares al administrar contenido que produce experiencias interactivas, pero con un foco distinto en cuanto a la audiencia final que se busca impactar.

El teléfono inteligente ha dejado de ser exclusivo para las clases alta y media para convertirse en una extensión de prácticamente cualquier persona; por lo tanto, la digitalización debe comenzar por que las empresas se pregunten: ¿qué tanto sus productos y servicios están disponibles a través de ese sencillo dispositivo?

Podemos dejar de pensar en la digitalización como la necesidad de acceder a tecnología costosa para ofrecer servicios interactivos a través de medios digitales donde, por ejemplo, el consumidor pueda entrar a una tienda automatizada y seleccionar a través de tecnología sofisticada los productos que necesita, recibir atención personalizada de manera virtual e incluso a distancia para asesorarlo en su compra y pagar de manera digital. Otro ejemplo son los bancos que hoy han implementado sistemas de reconocimiento facial para identificar a sus clientes y permitirles hacer las transacciones sin necesidad de que nadie los atienda de manera física, o las líneas aéreas que hacen el check in a través de la misma tecnología sin que el pasajero tenga que mostrar su pase de abordar; los sistemas de seguridad para hacer trámites en línea, firmas electrónicas para realizar procesos automatizados, productos conectados y controlados entre sí a través del internet de las cosas, edificios y casas inteligentes donde los electrodomésticos, la iluminación y los servicios son controlados a través de comandos de voz.

Parece tecnología muy costosa para que nosotros como empresa pequeña o mediana podamos acceder a ella en el corto plazo, pero la realidad está en este momento en la palma de nuestra mano, literalmente. Hoy en día desarrollar una app resulta muy accesible para cualquier empresa, dependiendo de la funcionalidad que queramos tener, pero generalmente lo que se puede hacer es simplemente conectar al cliente y consumidor con nuestros sistemas y plataformas existentes, donde reside realmente esa funcionalidad. Tener una página web básica pero interactiva hoy en día resulta muy barato y el impacto que eso puede generar en un cliente para que nos pueda elaborar un pedido a través de su dispositivo móvil, resulta de mucho valor.

Una pequeña empresa de mayoreo en la central de abastos de la Ciudad de México desarrolló una aplicación por menos de treinta mil pesos para que las tiendas de abarrotes y tiendas de conveniencia que son sus clientes le hicieran los pedidos a través del teléfono celular. Eso disparó sus ventas en un 30% los primeros dos meses. Un autolavado desarrolló una aplicación para que sus clientes pudieran hacer cita y evitar perder tiempo esperando su turno; eso le sirvió además para organizar mejor a su personal en turnos con base en la demanda, incrementar sus ventas y optimizar sus recursos. No importa si tienes un salón de belleza, un pequeño taller mecánico o incluso si eres un ama de casa que vende comida a domicilio: en todos los casos se puede digitalizar parte del proceso a bajo costo y generar mayor valor.

Por supuesto que no quiero reducir la digitalización a una simple aplicación en el dispositivo móvil, pero esto sí puede ser el comienzo para que, sin importar el giro de su empresa o negocio, piense fuera de la caja e imagine cómo su empresa puede, a partir de mañana, incursionar a la digitalización que hoy parece exclusiva de los grandes corporativos.

El ser humano ha modificado su manera de interactuar. Hoy las relaciones se crean y se mantienen cada vez menos de manera presencial y cada vez más de manera virtual: ese es el mundo digital en el que nuestra empresa se debe hacer presente. La tecnología está disponible y no es tan costosa como pensamos, lo que hace falta simplemente es creatividad y romper alguno que otro paradigma que nosotros o nuestros líderes pudiéramos tener.

La movilidad, las interacciones virtuales, el internet de las cosas, el reconocimiento facial, la conectividad, el control de nuestra salud, nuestro estilo de vida y prácticamente nuestra formación y aprendizaje entre muchas otras cosas, se encuentran disponibles en nuestros teléfonos celulares en este momento. Solo hace falta creatividad, una baja inversión y la decisión de entrarle.

Seguir leyendo

Te Recomendamos