Connect with us

Ciencia

Calentamiento global acaba con los arrecifes

Publicada

on

París.– El calentamiento global está afectando a los arrecifes de coral del Pacífico, según han podido constatar los científicos del buque de investigación Tara durante una expedición de dos años y han alertado de un importante blanqueamiento de los mismos.

“Los científicos han observado los primeros arrecifes afectados por el calentamiento. Un blanqueamiento que alcanza el 30 % o el 50 por ciento en ciertas islas de Tuamotu, en la Polinesia, incluso del 90 % en las islas Samoa del Pacífico sur”, destacó la Fundación Tara Expéditions en un comunicado, tras regresar hoy el barco al puerto de Lorient (Bretaña, oeste de Francia).

En Micronesia, en las islas Tuvalu y Kiribati, una parte de los arrecifes estaba ya muerto antes de la llegada de la expedición, que ha permitido explorar el impacto de la actividad humana en los arrecifes de coral del Pacífico.

“Es una auténtica tela de retales de corales, resultado de diversas perturbaciones. El estado de los arrecifes observados muestra muchos contrastes, que responden tanto al estrés global como local”, se explicó en la nota.

Factores locales -como la contaminación, la urbanización o técnicas de pesca invasivas- y globales, como el calentamiento global y la acidificación del océano, influyen en el debilitamiento de los corales, que, con las altas temperaturas, pierden su color al expulsar las algas simbióticas que les dan sus nutrientes.

Los científicos del buque, que recorrió 100.000 kilómetros y paró en más de treinta países desde Panamá a Japón entre 2016 y 2017 y desde Nueva Zelanda a China entre 2017 y 2018, han recogido más de 36.000 muestras de una treintena de lugares coralinos, en la mayor campaña científica sobre este ecosistema.

El equipo se procederá ahora a analizar las muestras para comprender mejor los corales y sus microorganismos y determinar sus capacidades de adaptación a los cambios climático y medioambiental.

Esto permitirá identificar las condiciones óptimas para garantizar la supervivencia de los corales y crear una base de datos a disposición de la comunidad científica internacional sobre la diversidad de un arrecife, “tanto genómica como genética, viral y bacteriana”.

Ante los efectos observados por la expedición científica, la Fundación instó a implantar con urgencia medidas para rebajar los niveles de estrés que sufren los corales, como reducir las emisiones de dióxido de carbono, mejorar la gestión de basuras y plásticos e implicar y sensibilizar a la población local en la preservación de este ecosistema. 

JAHA



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

En México sí hay tornados; se crea la primera base de datos: UNAM

El análisis de los datos ha mostrado que el año con más tornados registrados entre 2000 y 2023 fue 2015, con un total de 98 eventos.

Publicada

on

UNAM

Ciudad de México.- En un esfuerzo por documentar y comprender mejor la ocurrencia de tornados en México, la geógrafa y maestra en antropología, Maricela Avendaño García, junto con Jesús Manuel Macías Medrano, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), han creado la primera base de datos de tornados en el país.

Este importante documento, titulado “Tornados México”, revela la presencia de estos fenómenos en diversas regiones, incluyendo Michoacán, Hidalgo, Tlaxcala, Coahuila y la Ciudad de México.

Avendaño García presentó estos hallazgos en el Instituto de Geografía de la UNAM durante la conferencia “Tornados en México”, parte del Fórum de Geografía. Durante su presentación, explicó que los tornados pueden clasificarse en dos tipos según su origen: superceldas y no superceldas.

Los tornados supercelda se originan a partir de tormentas severas de larga duración con vientos en rotación, conocidos como mesociclones. En cambio, los tornados no supercelda, generalmente menos severos, se forman bajo nubes cumulus congestus.

Para medir la intensidad de los tornados, se utilizan las escalas Fujita y Fujita Mejorada, que consideran categorías que van desde débil hasta violenta, y detallan los indicadores de daño en estructuras como casas y edificios.

Resultados reveladores.

El análisis de los datos ha mostrado que el año con más tornados registrados entre 2000 y 2023 fue 2015, con un total de 98 eventos.

Otros años notables incluyen 2016 con 74 tornados y 2021 con 61.

En contraste, años como 2001 y 2002 tuvieron muy pocos eventos, con solo dos y seis tornados respectivamente.

Los meses de mayor actividad tornádica fueron mayo, julio y agosto, mientras que los meses de invierno presentaron menos tornados. En cuanto a las entidades federativas, el Estado de México, Veracruz y Chihuahua registraron la mayor cantidad de tornados, mientras que Aguascalientes, Baja California y Durango tuvieron muy pocos.

Te puede interesar: Inflación arranca junio con un incremento de 0.21 por ciento

La cultura y los tornados.

Avendaño García destacó que tanto comunidades prehispánicas como grupos campesinos actuales en México han identificado estos fenómenos con nombres como “culebras de aire”, “víboras de agua” y “colas de nube”, debido a su apariencia similar a la de una serpiente.

Registros de intensidad.

La mayoría de los tornados registrados en México han sido clasificados como EF0 y EF1, lo que indica tornados débiles no mesociclónicos. Sin embargo, también se han registrado tornados más severos, como el tornado de Piedras Negras en 2007 (EF3), el tornado en el zócalo de la Ciudad de México en 2012 (EF2) y el tornado en Ciudad Acuña, Coahuila, en 2015 (EF3).

Desafíos en la categorización.

La categorización de la intensidad de los tornados en México enfrenta desafíos debido a la falta de una metodología estandarizada para registrar los daños.

Avendaño García subrayó la necesidad de realizar trabajos de campo para recopilar indicadores de daño y así poder categorizar adecuadamente la intensidad de los tornados.

La creación de esta base de datos marca un paso significativo en el estudio y comprensión de los tornados en México, proporcionando una herramienta valiosa para la investigación y la mitigación de riesgos asociados a estos fenómenos naturales.

ARH

Seguir leyendo

Ciencia

El exceso de trabajo físico causaba artrosis en la Edad Media, revelan huesos del Coliseo

Sin embargo, este estilo de vida también propiciaba el desarrollo precoz de artrosis, incluso a edades jóvenes.

Publicada

on

artosis

Italia.- Un reciente estudio arqueológico realizado en el Parque Arqueológico del Coliseo ha revelado que el exceso de trabajo físico fue un factor determinante en el desarrollo de artrosis durante la Edad Media. Este hallazgo contrasta con la causa predominante en la actualidad, que es el sedentarismo.

El análisis detallado de los restos óseos de cuatro individuos de una familia romana, datados entre los siglos XI y XII, arrojó luz sobre las condiciones de vida y salud de la población de aquel entonces.

Promovido por la fundación AILA en colaboración con el parque arqueológico y la Universidad La Sapienza de Roma, el estudio se centró en la microestructura ósea de estos individuos.

Según Michela Relucenti, profesora de la Universidad La Sapienza, el trabajo agrícola y las labores manuales intensas que caracterizaban la vida en la Edad Media llevaban a un desarrollo muscular y óseo notable.

Te puede interesar: Viaje a Marte: Las razones científicas que lo hacen inviable para los humanos

Especialmente en las articulaciones inferiores. Sin embargo, este estilo de vida también propiciaba el desarrollo precoz de artrosis, incluso a edades jóvenes.

El primer individuo analizado, una mujer de entre 20 y 30 años, mostró signos de artrosis en el fémur, marcada por la erosión del cartílago, aunque no presentaba osteoporosis.

Otro caso estudiado fue el de un menor de entre 6 y 9 años, cuyo análisis reveló síntomas de anemia y una hernia discal, probablemente causada por levantar pesos superiores a lo recomendado para su edad y contextura física.

La dieta de esta familia romana era principalmente vegetariana, complementada con proteínas derivadas de la carne animal, indicando que no sufrían de malnutrición severa para los estándares de la época.

El análisis de los restos óseos se realizó utilizando tecnología avanzada, incluyendo un microscopio con sonda EDX que permitió observar las muestras en su estado natural sin alterarlas de manera permanente.

Francesco Bove, presidente de AILA, destacó que mientras en la Edad Media el exceso de carga física contribuía al desarrollo de artrosis, en la actualidad el sedentarismo es un factor prominente tanto para la artrosis como para la osteoporosis.

Subrayó la importancia de encontrar un equilibrio adecuado entre la actividad física y la edad en la vida diaria.

Este estudio no solo ofrece nuevas perspectivas sobre la salud y las condiciones de vida en la Edad Media, sino que también plantea reflexiones sobre los estilos de vida contemporáneos y sus implicaciones para la salud ósea.

Con estos descubrimientos, el Parque Arqueológico del Coliseo continúa siendo un sitio crucial para la investigación histórica y científica, revelando secretos del pasado que tienen resonancia en el presente.

ARH

Seguir leyendo

Ciencia

Viaje a Marte: Las razones científicas que lo hacen inviable para los humanos

Sabemos que los riñones son tardíos en mostrar signos de daño por radiación; cuando esto se hace evidente, probablemente sea demasiado tarde.

Publicada

on

Marte

Estados Unidos.- Los vuelos espaciales alteran la estructura y función de los riñones, que sufren daños permanentes por la radiación cósmica, determinó un nuevo estudio publicado la semana pasada en la revista Nature Communications.

El hallazgo supone que cualquier misión a Marte sería un peligro con consecuencias irreversibles para la salud de los astronautas.

Si bien los problemas como la pérdida de masa ósea, el debilitamiento del corazón y la vista, y el desarrollo de cálculos renales se conocen desde el primer alunizaje en 1969, nadie había estudiado previamente los cambios que se producen en los riñones.

Así como en otros órganos por estar en el espacio durante períodos prolongados.

Se analizaron los datos de más de 40 misiones espaciales a la órbita baja con humanos y ratones.

La mayoría de ellas fueron a la Estación Espacial Internacional, así como de 11 simulaciones de vuelos espaciales con ratones.

Mismas que, en siete de las cuales las dosis de radiación cósmica eran equivalentes a las de misiones a Marte de 1.5 a .5 años.

Así, los científicos descubrieron cambios alarmantes tanto en los riñones humanos como en los de animales.

Los túbulos renales responsables de ajustar el equilibrio de calcio y sal mostraron signos de encogimiento después de menos de un mes de exposición a las condiciones espaciales.

Por lo que los investigadores atribuyeron a los efectos de la microgravedad.

Te puede interesar: Descubren vínculos milenarios entre la Tierra y Marte

Los riñones de los ratones expuestos a radiación cósmica durante 2.5 años sufrieron daños permanentes y pérdida de función.

Algo que debería tomarse en cuenta los astronautas que se plantean la posibilidad de emprender un viaje a Marte de tres años.

“Si no desarrollamos nuevas formas de proteger los riñones, diría que aunque un astronauta podría llegar a Marte, podría necesitar diálisis en el camino de regreso. Sabemos que los riñones son tardíos en mostrar signos de daño por radiación; cuando esto se hace evidente, probablemente sea demasiado tarde para prevenir la falla, lo cual sería catastrófico para las posibilidades de éxito de la misión”, advirtió uno de los autores del estudio, Keith Siew, del University College de Londres (UCL).

Marte
Marte

El estudio arroja luz sobre los desafíos de salud que enfrentan los astronautas y subraya la necesidad de desarrollar tecnologías y métodos para mitigar los efectos adversos de los vuelos espaciales prolongados.

Mientras tanto, la viabilidad de las misiones tripuladas a Marte sigue siendo incierta, y los científicos trabajan arduamente para encontrar soluciones que permitan la exploración segura del espacio profundo.

ARH

Seguir leyendo

Ciencia

Descubren nueva especie de dinosaurio herbívoro con cuernos gigantes en Montana

Las réplicas de alta calidad se pueden ver en el Museo Real de Ontario en Canadá y en el Museo de Historia Natural de Utah, en EE.UU.

Publicada

on

dinosaurio

Montana, EE.UU. – Una nueva especie de dinosaurio herbívoro con cuernos gigantes, bautizada Lokiceratops rangiformis, ha sido descubierta en una zona pantanosa de Montana, cerca de la frontera con Canadá.

El hallazgo, publicado en la revista científica PeerJ, fue realizado por un equipo de paleontólogos del Instituto Smithsonian y la Universidad Estatal de Colorado.

El Lokiceratops rangiformis destaca por tener los cuernos con volantes más grandes jamás vistos en un ceratopsio, según explicó Joseph Sertich, codirector de la investigación.

Este dinosaurio habitó la región hace más de 78 millones de años, durante el Cretácico, en lo que entonces era la costa oriental de Laramidia, ahora conocida como la parte occidental de América del Norte.

Estos impresionantes herbívoros, que se desplazaban sobre cuatro patas, medían aproximadamente 6.7 metros de largo y pesaban alrededor de cinco toneladas.

Su boca estaba equipada con más de 200 dientes afilados.

Mismos que utilizaban para cortar la vegetación de los pantanos y llanuras que habitaban.

Una de las características más distintivas del Lokiceratops es la ausencia de un cuerno en la nariz, acompañado de enormes cuernos curvos en forma de cuchillas en la parte posterior del volante.

Te puede interesar: Teatros y museos de CDMX aumentan aforo al 75 por ciento

Estos cuernos son los más grandes encontrados en cualquier dinosaurio con cuernos. Además, el volante presenta una punta distintiva y asimétrica en el centro, un rasgo único en su especie.

El nombre Lokiceratops significa “rostro con cuernos de Loki”, en honor al dios nórdico Loki, conocido por empuñar una espada.

El segundo nombre, rangiformis, hace referencia a la asimetría de los cuernos, similar a las astas del caribú y el reno.

El análisis del equipo sugiere que los centrosaurinos, una familia de dinosaurios cornudos, experimentaron una rápida evolución y se desarrollaron en áreas geográficas relativamente pequeñas de Laramidia.

Este estudio fue financiado por el Museo de la Evolución, la Universidad de Utah y la Fundación Nacional de Ciencias.

El Lokiceratops fue descubierto y excavado por primera vez en la primavera de 2019 por Mark Eatman.

A su vez, el fósil original se exhibe en el Museo de la Evolución en Maribo, Dinamarca.

Mientras que réplicas de alta calidad se pueden ver en el Museo Real de Ontario en Canadá y en el Museo de Historia Natural de Utah, en EE.UU.

Este descubrimiento no solo enriquece nuestra comprensión de la diversidad de los dinosaurios ceratopsianos, sino que también arroja luz sobre la dinámica evolutiva de estos fascinantes seres que una vez dominaron nuestro planeta.

ARH

Seguir leyendo
Dios la ciencia las pruebas en amazon

Te Recomendamos