Connect with us
Fuente: Pixabay Fuente: Pixabay

Ciencia

Advierten sobre extinción de las abejas en México

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.— Casi dos mil especies de abejas se encuentran en grave riesgo de extinción en México, debido a la agricultura intensiva, el cambio climático y los plaguicidas.

El Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT) señaló que la especie europea no está en peligro de extinción porque hay muchas colmenas en granjas apicultoras dedicadas a la producción de miel por todo el mundo.

Sin embargo, la situación de las abejas silvestres es diferente, porque los cultivos exclusivos de maíz representan enormes desiertos, pues se han eliminado las flores nativas con las cuales se alimentaban.

Y es que hasta un 80 por ciento del trabajo de las abejas consiste en polinizar flores y frutos, mientras que el restante 20 por ciento lo utilizan para producir miel y veneno.

Aunque hay una gran variedad de insectos polinizadores que se encargan de 90 por ciento de las flores, las abejas sobresalen por su alta eficiencia, explicó Adriana Correa Benítez, experta de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de México.

Pero el riesgo que corren las abejas se extiende hasta la producción de alimentos, acentuó el FCCyT a través de un comunicado.

De la variedad de productos agrícolas para alimento humano, 75 por ciento depende de los polinizadores, como la mayoría de las frutas, semillas y nueces, que proveen una mayor riqueza nutrimental y son fuentes principales de vitaminas A, C y ácido fólico, entre otros micronutrientes.

La polinización ocurre cuando el polen se desplaza de los estambres (parte masculina de las plantas) hasta el estigma (la parte femenina); si las flores son polinizadas se transforman en frutos, o de lo contrario se marchitan.

Se estima que algunas plantas requieren al 100 por ciento de la polinización para dar frutos, como cacao, vainilla, melón, sandía, calabaza, calabacita y kiwi.

Pero pocos saben que los polinizadores pueden ayudar a mejorar la calidad de los alimentos, aun cuando estos no requieran ser polinizados para dar frutos, proporcionando mejor sabor, olor, color o valor nutrimental, apuntó.

Correa Benítez dijo que los estudios se han enfocado mucho en la abeja europea, “porque es la especie que podemos cuantificar en colmenas”.

“Cuando ellas se mueren, quiere decir que las abejas nativas que viven alrededor también lo hicieron y, con ellas, hasta ahora no se puede cuantificar el daño”, manifestó la especialista.

En México hay cerca de dos millones de colmenas y más de 43 mil apicultores, según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), ocupa el séptimo lugar como productor de miel a nivel mundial y en los últimos cinco años se promedió una producción anual de 57.9 mil toneladas, en tanto que el año pasado se obtuvo una producción de 62.2 mil toneladas, la más alta en las últimas dos décadas.

Para Correa Benítez, experta de la UNAM, los productos fitosanitarios (herbicidas, plaguicidas y otras sustancias) ponen en peligro a las abejas y esto se tiene que regular en el campo, porque afectan a la flora nativa de México y, por tanto, a las abejas.

La Sader anunció en días pasados la integración de un grupo institucional para el fortalecimiento de la regulación y vigilancia de plaguicidas, sustancias tóxicas y nutrientes vegetales.

Esto será a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y en trabajo con las secretarias de Salud, Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Con esa medida se busca modernizar el marco regulatorio y la gestión de plaguicidas y, de manera paralela, atender la Recomendación 82/2018 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para restringir su uso. (Notimex)

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Col roja… pieza clave para hacer colorante azul natural

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

DE PIXABAY

Mundo.- El colorante azul se ha vuelto el dolor de cabeza en las últimas décadas para las empresas, científicos, niños e investigadores.

Científicos encontraron la clave en la col morada o repollo rojo para lograr con abundancia un azúl fuerte que está en alta demanda en la actualidad.

“Es un “avance significativo”, dice Mas Subramanian, químico de la Universidad Estatal de Oregon, Corvallis, que no participó en el trabajo. En 2009, Subramanian descubrió un nuevo pigmento azul, aunque no para comer; llegó a los estantes este año como pintura de artista. Pero el mundo del arte buscaba un azul profundo como el de Subramanian, mientras que el mundo de la comida busca una fuente natural de un azul cian más claro para colorear helados o caramelos, dice”.

Un artículo difundido en Science, reveló que la industria mundial de alimentos lucha por hallar un azul intenso, pero con ingredientes naturales que no afecte la salud de los consumidores.

“Azul brillante”, también conocido como E131, e indigotina o E132. Aunque funcionan bien, “los consumidores han hecho un gran esfuerzo para deshacerse de los ingredientes sintéticos en sus alimentos”, dice Pamela Denish, biofísica de la Universidad de California en Davis.

La sustitución de tintes actuales por colorantes naturales ha resultado difícil, a menos en lo que al color azul se refiere. 

Eso es en parte porque hay pocos azules naturales en la naturaleza. Los pigmentos llamados antocianinas, incluidos los de la col roja, pueden producir un color azul. 

Pero no son muy estables y tienen muchos matices púrpuras, dice Denish. Este último se convierte en un problema al mezclarlo con amarillo para crear verde. 

“Púrpura más amarillo es igual a marrón, por lo que no obtendrá un verde muy vibrante”, dice ella. Ese también es un problema de la espirulina azul, un extracto crudo derivado de la alga espirulina que ha sido aprobado en los Estados Unidos como colorante natural para algunos alimentos.

El listón para cualquier azul nuevo es alto, dice Erick Leite Bastos, químico de la Universidad de São Paulo, São Paulo, que está trabajando en el desarrollo de un tinte azul derivado de la remolacha. 

Además de ser natural, el tinte azul perfecto debe ser fácil de usar, seguro para comer, barato de producir y “tener un tono que le guste a la gente”, dice. (Con información de Science)

LEE Indagan 86 casos de coágulos con la vacuna de AstraZeneca

emc

Seguir leyendo

Ciencia

Cuál es el vínculo entre la vacuna AstraZeneca y los coágulos de sangre…

Avatar

Publicada

on

Por

ESPECIAL

Oxford.- Investigadores indagan si existe o no una relación de un misterioso trastorno de coagulación en la sangre con la vacuna de Oxford-AstraZeneca.

Para especialistas de Nature, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, son tan pocos los casos que reportan coagulación, que son mayores los beneficios de la vacunación, según el director de la Agencia Europea de Medicamentos, Emer Cooke.

“Estos son efectos secundarios muy raros”, dijo. “El riesgo de mortalidad por COVID es mucho mayor que el riesgo de mortalidad por estos efectos secundarios”.

¿Por qué una vacuna desencadenaría una condición tan inusual? 

“Por supuesto, hay hipótesis: tal vez sea algo con el vector, tal vez sea un aditivo en la vacuna, tal vez sea algo en el proceso de producción … no lo sé”, dice Sabine Eichinger, hematóloga de la Universidad Médica de Viena. “Podría ser cualquiera de estas cosas”.

Ubicaciones inusuales

Eichinger fue uno de los primeros en notar el trastorno de la coagulación, una extraña combinación de coágulos sanguíneos, que pueden ser peligrosos y potencialmente fatales si bloquean el flujo sanguíneo al cerebro o los pulmones, y una deficiencia contra-intuitiva de fragmentos celulares llamados plaquetas que promover la coagulación. 

Los coágulos también aparecieron en partes inusuales del cuerpo, como el cerebro y el abdomen, en lugar de en las piernas, donde se forman la mayoría de los coágulos de sangre en las venas profundas.

Esto hizo sonar las alarmas de Eichinger, quien previamente había encontrado un fenómeno similar en algunas personas que habían sido tratadas con heparina, un fármaco anticoagulante. 

La heparina se usa normalmente para prevenir la coagulación, pero en casos muy raros puede desencadenar un síndrome llamado trombocitopenia inducida por heparina (TIH), que causa coágulos de sangre junto con niveles bajos de plaquetas, según el estudio difundido en Nature.

Hasta el 22 de marzo, la EMA documentó 86 casos de personas que habían experimentado coágulos de sangre en el cerebro o el abdomen dos semanas después de recibir una dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca, desarrollada en Gran Bretaña por AstraZeneca en Cambridge y la Universidad de Oxford. 

Se ha confirmado que algunos de estos casos llevan el sello distintivo de HIT, a pesar de que estas personas no habían recibido heparina.

Factores de riesgo

La EMA solicita a AstraZeneca que lleve a cabo una serie de investigaciones, incluidos estudios de laboratorio para determinar el efecto de la vacuna en la coagulación de la sangre y evaluaciones de datos de ensayos clínicos, para tratar de obtener más información sobre los factores de riesgo. 

Aunque hay informes de que el síndrome se observa con más frecuencia en mujeres que en hombres, particularmente en los menores de 60 años, la EMA no pudo concluir que las mujeres tienen un mayor riesgo. 

Muchos países dieron prioridad a los trabajadores de la salud para recibir las vacunas, y las mujeres constituyen un segmento más grande de esta fuerza laboral.

La EMA también está apoyando estudios de dos consorcios académicos centrados en los Países Bajos, uno dirigido por el Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam y el otro por investigadores de la Universidad de Utrecht y el Centro Médico Universitario de Utrecht.

Causas subyacentes

A Bikdeli también le gustaría que los investigadores recopilaran y compartieran más datos sobre la incidencia de esta condición de coagulación en poblaciones no vacunadas. 

Una mayor conciencia sobre el posible vínculo entre la vacunación y el síndrome podría conducir a un aumento de las tasas de notificación entre los que están vacunados en comparación con los que no lo están, lo que podría inflar falsamente la tasa percibida a la que se produce el síndrome, dice. Y tales preocupaciones podrían extenderse a otras vacunas contra el coronavirus.

Otros investigadores están ansiosos por distinguir qué desencadena el síndrome. Se cree que la HIT es el resultado de una reacción inmune a los complejos que se forman cuando las moléculas de heparina cargadas negativamente se unen a una proteína con carga positiva llamada factor plaquetario 4, que es importante para la coagulación. 

El resultado es la activación de las plaquetas, lo que desencadena una reacción en cadena. “Una vez que se activan las plaquetas, es como poner una cerilla a la yesca”, dice John Kelton, hematólogo de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, que ha estado estudiando HIT durante 40 años. 

“Reclutan cada vez más plaquetas, y cuando se activan, explotan y producen material coagulante. HIT es como un incendio forestal; simplemente se perpetúa a sí mismo “.

LEE Indigna puñetazo a niño Down en Tlalpan

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos