Connect with us

Ciencia

Dos agujeros negros colisionaron antes del Sistema Solar

especial
Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.- La detección hace unas horas de una onda gravitacional que muestra la colisión de dos agujeros negros ocurrida hace unos siete mil millones de años (antes de la formación del Sistema Solar) es trascendente porque brinda a los científicos nuevas pistas sobre el origen de las estrellas.
 
“El hallazgo es importante porque permite observar al Universo de una manera distinta, de una forma complementaria a la luz que nos llega de todos los objetos que conocemos”, explicó William Lee Alardín, científico de la UNAM.

Las ondas gravitacionales, como la que se captó, son pequeños temblores en el espacio-tiempo, como si fueran pequeñas piedras en la superficie de un estanque o perturbaciones en una membrana elástica que se tiene detenida de las esquinas y tiembla al lanzarle una pelota.
 
El también investigador del Instituto de Astronomía detalló que este evento es otro registro de los recientes observatorios de ondas gravitacionales: del detector LIGO, de Estados Unidos; y Virgo, de Italia.
 
LIGO lleva cinco años desde que lograron la primera detección, que también fue una colisión de dos agujeros negros, la cual mereció el Premio Nobel de Física al equipo de trabajo.
 
En 2015 ocurrió la primera detección directa de la colisión de dos agujeros negros, y desde entonces se está registrando esta clase de objetos.

Nuevos tendencias
 
“Estas vibraciones del espacio-tiempo permiten saber que algo lejos, y hace mucho tiempo, chocó o explotó. Las ondas gravitacionales nos indican que se movió mucha masa de manera muy rápida. Son una predicción de la teoría de Einstein de hace 105 años y nos hablan de objetos que explotan, y hacen cosas a distancias enormes: nacen, mueren o hacen movimientos violentos”.
 
Las detecciones hechas hasta ahora habían sido de agujeros negros de entre ocho y 50 veces la masa del Sol.

“Siempre han sido dos, y a partir de la señal se puede medir la masa de cada uno de ellos. En estas fusiones de pares se formaba un agujero negro de hasta 85 masas solares”, puntualizó.
 
Los agujeros negros de unas decenas de masas solares vienen de la muerte de estrellas masivas, que en ese momento producen una explosión de supernova; si es muy ligera, se forma una estrella de neutrones.

Sin embargo, si es más masiva, forma agujeros negros que pueden tener varias decenas de masas solares.
 
“La diferencia de este evento con los previos es que los agujeros negros involucrados son bastante más masivos. El más ligero pesa 65 veces la masa del Sol y el más masivo 85. Al colisionar, dieron como resultado un objeto de unas 142 masas solares; el resto se radia como energía en las ondas durante la colisión”, abundó.
 
Los astrónomos pensaban que cuando las estrellas más masivas mueren ya no producen agujeros negros, porque al explotar destruyen completamente la estrella, no queda ni rastro. Ese umbral está como en 65 veces la masa del Sol.
 
“Y en este evento vemos agujeros de 65 y 85 masas solares, por eso es importante. El evento está más allá, en las masas de las componentes, de lo que sabíamos que era posible para su origen”, precisó.
 
LEE El Sismológico cumple 110 años en operación

emc

Comentarios

Ciencia

La Tierra, responsable de oxidación de suelo lunar

Avatar

Publicada

on

Por

La Tierra, responsable de oxidación de suelo lunar

Ciudad de México.— La Luna se oxida, no de forma acelerada como ocurre en la Tierra o Marte, pero tiene óxidos de fierro en su superficie que pueden ser aprovechados por astronautas como fertilizante, aseguró Julieta Fierro Gossman, del Instituto de Astronomía de la UNAM.

A inicios de septiembre pasado un equipo internacional de científicos reveló en la revista Science Advances el hallazgo de hematita (óxido ferroso, Fe2O3) en el satélite natural de la Tierra, gracias a una serie de observaciones realizadas por el satélite Chandrayaan-1.

“Hasta ahora sabemos que está en la tierra de Marte; es decir, esta hematita sirve como fertilizante. En la NASA ya lograron con esta tierra hacer invernaderos donde crecen rábanos, así que al menos los astronautas van a poder comer esto y, por eso, están buscando otros alimentos que puedan hacer crecer”, precisó la ganadora del Premio Kalinga, considerado el Nobel de la divulgación científica.

En la Tierra, precisó, para que el hierro se oxide requiere de la atmósfera y oxígeno y se pensaba que no había agua en la Luna porque la gravedad superficial es muy baja; si existiera, debido a que el satélite no tiene atmósfera escaparía al espacio.

Sin embargo, en 2008 Chandrayaan-1 reveló hielo de agua que, hoy se sabe, tiene fuentes en la Luna, en primer lugar las regiones polares donde se impactan fragmentos de cometas.

“Los cometas se van desintegrando y dejando pedacitos a lo largo de su órbita, y cuando la Tierra pasa por esos pedacitos caen y producen lluvias de estrellas. También chocan en la Luna y cuando los alcanza la luz del Sol producen micro géiseres”, comentó la astrónoma.

Antes se pensaba que en la Luna no había óxido de hierro porque el viento solar (que son átomos de hidrógeno) hace que el oxígeno se combine inmediatamente con el hidrógeno formando agua.

El óxido de hierro encontrado no hará que el satélite se vuelva “rojo como Marte, como un paisaje marciano; se siguen viendo las rocas blanquitas que son las elevaciones ricas en calcio y en aluminio y por eso son tan brillantes”, aclaró la reconocida divulgadora.

¿Cómo es posible entonces que el hierro se oxide en la Luna?

“Cuando la Luna no está expuesta al viento del Sol, sino que pasa por la cola magnética de la Tierra, puede oxidar el hierro y, por supuesto, que si caen de estos micrometeoritos que producen los géiseres, con más razón se oxida el hierro de la Luna”, destacó Fierro Gossman.

La investigadora recordó que hay intereses económicos cuando se produce ciencia básica, por lo que las grandes naciones invierten tanto en megaproyectos como el regreso del hombre al satélite natural de la Tierra.

LEE Advierte UNAM por síndrome de la abuela esclava…

ebv

Seguir leyendo

Ciencia

E-mail, laptop y celulares producen grandes cantidades de Dióxido de Carbono

Avatar

Publicada

on

Por

E-mail, laptop y celulares producen grandes cantidades de Dióxido de Carbono

Ciudad de México.— La transmisión de datos por internet genera en el mundo, cada 24 horas, de 25 mil a 35 mil toneladas de Dióxido de Carbono, aseguró Gabriela Jiménez Casas, del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM.

Todos los dispositivos que permite utilizar la red contribuyen con esta contaminación a la atmósfera, y la huella de carbono depende del tamaño y la capacidad de los aparatos utilizados para el acceso, precisó la especialista.

“Los dispositivos más pequeños utilizan menos energía que una PC o un CPU de escritorio y, por tanto, su huella de carbono es menor; además, al ser más chicos tienen menos conexiones y material contaminante”, explicó.

La contaminación por servidores es igualmente importante, expuso Jiménez Casas, pues al realizar una búsqueda en una página o usar una red social se requiere conexión a diversos servidores de gran tamaño.

Se transita por varios, continuó, y todos se activan al mismo tiempo con otros usuarios. Cuando son equipos tan grandes, las instalaciones donde se ubican necesitan de refrigeración, porque se calientan y pueden quemarse.

Otra situación que planteó, es la referente a los recibos impresos, pues se piensa que al solicitarlo vía electrónica se produce menos contaminación; sin embargo, no es así.

Cuando se recibe un estado de cuenta electrónico se elimina la contaminación por papel, pero de cualquier manera se genera Dióxido de Carbono. Cada correo electrónico puede aportar hasta 50 gramos de carbono, lo cual depende de que sólo sea texto, o si contiene imágenes o archivos adjuntos.

Además, es relevante saber que crea más contaminación responder un correo con copia a muchas personas, que únicamente al remitente.

En el caso de las descargas de música y videos contribuyen también, en gran medida, al igual que los servicios de streaming. Por ejemplo, un video genera alrededor de 0.2 gramos de carbono por segundo; de esta manera, al ver un video durante una hora se producen alrededor de 720 gramos de carbono.

Alternativas

Para coadyuvar a reducir la huella de carbono generada por internet, la especialista sugirió desconectar los cargadores de los dispositivos.

“Si terminaste de usar tu laptop, no la ‘pongas a dormir’; apágala para gastar menos. Al utilizar una computadora de escritorio, si te vas a ir una hora apágala porque sigue generando Dióxido de Carbono”, consideró.

También, de no ser urgente, apagar el celular en la noche. “Esto es algo que casi nadie lo hace”.

LEE Alumnos son más independientes con educación a distancia: UNAM

ebv

Seguir leyendo

Te Recomendamos