Connect with us

Estilo

Home office, el reto de la nueva normalidad

especial
Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.- Para muchos trabajadores el home office ha traído grandes beneficios: el principal, sin duda, es poder trabajar sin temor a exponerse al contagio por COVID-19.

No obstante, esta nueva modalidad también conlleva grandes retos para gestionar y administrar tanto el trabajo eficiente como la vida personal de los empleados, ya que con esta modalidad ambos coexisten en el mismo espacio: el hogar.

“El home office es una estupenda y eficiente forma de trabajo, pero debemos entender que al ser una nueva modalidad para muchas personas, tanto jefes como trabajadores, desconocen la forma de gestionar una dinámica saludable y fácilmente tienden a realizar acciones que desdibujan los límites del hogar y el trabajo”.

Antes estos límites se tenían más claros, ya que el empleado estaba físicamente en la oficina y se entendía que ese era su espacio de trabajo, pero con esta forma de trabajo no es así, señala Andrea Rojas, Head de Recursos Humanos (RRHH) en Runa, plataforma de gestión de Recursos Humanos.

De acuerdo con una encuesta de PWC México, seis de cada 10 trabajadores dicen ser más productivos desde que realizan home office; aunque en contraste, sus niveles de estrés y horas de trabajo han aumentado considerablemente debido a una mala gestión de tiempo y espacio para estas labores.

Nicholas Bloom, economista de la Universidad de Stanford y conocido por sus amplios análisis en materia de home office, publicó en marzo pasado el estudio “Las trampas de productividad de trabajar desde casa en la era de COVID-19”, en el que afirma que trabajar desde casa sin una buena administración de tiempos y espacios adecuados, combinado con el cuidado de los hijos, podría derivar en un “desastre de productividad para las empresas”.

En 2015 Bloom realizó un experimento en que mil empleados trabajaron desde casa durante nueve meses, el resultado fue: un aumento del 13% en el rendimiento, lo que significó casi un día extra de producción por semana, además de una baja del 50% en las tasas de abandono de empleados.

Con ello, el académico sustenta que el home office sí incrementa la productividad; sin embargo, la pandemia es un contexto distinto que implica muchos otros factores que influyen en la productividad como: hijos y el resto de la familia en casa, disminución de salario (en algunos casos), jefes también en su casa, falta de protocolos específicos por parte de las empresas para el home office, dinámicas de trabajo poco claras, miedo al contagio por el virus, entre otros.

Uno de los errores más comunes para hacer home office consiste en pensar que el trabajador tiene plena disposición sin importar el día u horario, ya que se asume que está en casa y que no hace otro tipo de actividades debido al aislamiento; sin embargo, “debemos recordar que la vida laboral y personal son dos cosas distintas, y que el hecho de que el trabajador esté en casa no lo hace esclavo del teléfono, ni le da una disponibilidad total”, asegura Rojas.

Por ello, Runa recomienda 7 estrategias para delimitar el trabajo en casa y mejorar no sólo la productividad, sino también la calidad de vida de los colaboradores:

Hablar con el equipo de trabajo. Parece muy sencillo pero no siempre lo es. La clave del home office es la comunicación y organización: todo el equipo debe tener clara tanto la dinámica de trabajo como los horarios. Es como si aún estuvieran en la oficina: con horarios de entrada, salida y comida. Tener bien definidos estos conceptos y respetarlos será vital para tener un home office más productivo y menos agobiante.

Mejorar la convivencia y organización familiar. A raíz de la pandemia, el hogar se convirtió en el lugar de trabajo, en la escuela y en la zona de esparcimiento de todos los miembros de la familia, por ello la organización es muy importante para que cada uno desarrolle de la mejor forma sus actividades. Es recomendable que todos los miembros de la familia hablen sobre sus horarios y necesidades y ajusten el espacio de modo que cada uno pueda trabajar, estudiar o divertirse sin que esto sea motivo de molestia o distracción para otro.

Definir horarios. A pesar de tener claro un horario con el equipo de trabajo, es importante que cada uno asuma y respete ese tiempo. Iniciar y finalizar la jornada laboral en tiempo ayudará a no sentirse agobiado por el trabajo y permitirá disfrutar del tiempo libre.

Definir un área de trabajo. Lo mejor para el home office es definir un espacio de trabajo determinado, esto ayuda a toda la familia a tener claros los límites de espacio y privacidad. Esto no siempre es fácil, sobre todo para personas que viven en espacios pequeños; no obstante, es importante contar con un área designada para trabajar, puede ser un espacio pequeño como un lugar en el comedor, la sala o la recámara.

Cuidar la salud. La salud y la buena alimentación van de la mano. Estar en casa es una oportunidad para comer con horarios establecidos, hidratarse y alimentarse sanamente, además de dormir 8 horas diarias, lo que ayudará a estar más concentrado y disminuir los niveles de estrés.

Tomarse un descanso. Para mejorar la concentración también se deben tomar descansos de 10 minutos cada dos horas, hay que procurar “desconectarse” en ese tiempo, así la mente estará tranquila y lista para regresar al trabajo.

Crear una atmósfera agradable. La atmósfera de trabajo influye en el estado de ánimo, por lo que es importante decorar el espacio de trabajo con plantas, flores, una nueva iluminación o incluso hasta ambientar la atmósfera con nuestra música favorita. Hay que recordar que este espacio es para motivarse e inspirarse, no que se convierta en uno que produzca sueño.

LEE 60% de trabajadores home office presentar dolor de cabeza, brazos y/o piernas

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estilo

¿Qué pasa en los pulmones con Covid-19?

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

DE PIXABAY

México.- A pesar de qué han pasado varios meses desde la aparición del coronavirus, aún tenemos mucho que aprender acerca de él y de las secuelas que deja en el organismo, incluida la forma en que afecta los pulmones.

Sabemos que el COVID-19 es una enfermedad de las vías respiratorias superiores y que las personas infectadas pueden propagar fácilmente al respirar, hablar o toser cerca de otra persona, incluso si no saben que lo tienen.

Por ello, todos deberíamos distanciarnos socialmente y usar cubrebocas fuera de nuestra casa. “Después de entrar por la nariz o la boca, el virus viaja al pecho y comienza a causar daño al sistema respiratorio. El alcance de este daño varía de persona a persona, y algunas personas sólo experimentan daños leves en las vías respiratorias. Otras, sin embargo, sufren daños que son mucho más graves, que a veces incluso pueden poner en peligro la vida”, de acuerdo al neumólogo Tim Connolly del Hospital Houston Methodist.

¿Qué les sucede a los pulmones durante un caso leve de COVID-19?

Una vez en el pecho, el virus comienza a afectar las vías respiratorias de una persona y causa inflamación.

A medida que aumenta la inflamación, se desarrolla una tos seca que suena y se siente como asma. Además, esto puede causar opresión en el pecho o dolor profundo al respirar.

Aunque generalmente es leve para algunas personas, la hinchazón y la opresión que resultan de la inflamación de las vías respiratorias son esencialmente como tener una tráquea torcida. Piensa en ello como si tuvieras un esguince de tobillo, pero los efectos y la incomodidad que conlleva tener un esguince se sienten dentro del pecho.

¿Qué les sucede a los pulmones durante un caso más grave de COVID-19?

Para algunas personas, la infección se vuelve más grave y el tejido pulmonar en sí se hincha y se llena de líquido y restos de células muertas, lo que clínicamente se conoce como neumonía. Esta acumulación de líquido puede afectar los niveles de oxígeno de una persona y la neumonía puede ser leve, moderada, grave o incluso potencialmente mortal, dependiendo de qué tan deteriorada se vuelva la transferencia de gas y qué tan difícil sea respirar.

Si se reduce la transferencia de oxígeno al torrente sanguíneo, una persona a menudo necesitará oxígeno suplementario y una vigilancia muy estrecha en un hospital.

¿Qué necesita saber una persona con una afección pulmonar preexistente sobre COVID-19?

Una persona con enfermedades pulmonares preexistentes, como asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), generalmente tiene menor reserva respiratoria que una persona sin problemas pulmonares.

Debido a esto, son más vulnerables y generalmente tienen mayores dificultades si los pulmones se ven afectados por una infección aguda.

Sin embargo, aunque inicialmente asumimos que las personas con enfermedades pulmonares se verían afectadas de manera desproporcionada por este virus, lo que en realidad estamos viendo en nuestra población de pacientes es que el COVID-19 parece estar dirigido a otros grupos de manera más consistente, particularmente a las personas con obesidad, diabetes o hipertensión.

¿Tiene el COVID-19 efectos a largo plazo en los pulmones?

Este nuevo virus sólo ha existido durante unos cuantos meses, por lo que es demasiado pronto para hacer declaraciones definitivas sobre los posibles efectos a largo plazo que puede tener en los pulmones de una persona.

De hecho, no sabemos cómo afecta este virus a cualquier sistema de órganos a largo plazo, y esto se aplica igualmente a los pulmones, el corazón, el cerebro y los sistemas vasculares.

LEE Best Buy abandona México por estas razones…

emc

Seguir leyendo

Estilo

La nueva normalidad y tendencias de consumo

Avatar

Publicada

on

Por

La nueva normalidad y tendencias de consumo
Foto pixabay.com

Ciudad de México.— El coronavirus puso el mundo al revés y aceleró el futuro hacia una “nueva normalidad” virtual.

Las nuevas reglas, orientadas por el distanciamiento social, obligaron a las personas a encontrar en la tecnología el canal más adecuado para continuar con su día a día. El home office, las clases, las reuniones, el deporte, la comida y las compras mantienen un avance firme hacia la dirección online, donde con un solo clic, pueden recibir en la comodidad de su hogar todo lo que necesiten, lejos del riesgo que representan los espacios físicos.

En el caso del comercio, la digitalización ha jugado un papel importante en el actual escenario por la pandemia de Covid-19; ahora más que nunca, el e-commerce y las aplicaciones facilitan la vida de millones de personas y son la razón por la que millones de establecimientos aún mantienen sus puertas abiertas, pese a la crisis económica mundial, derivada de la contingencia sanitaria.

De acuerdo con el portal alemán Statista, especialista en estadísticas para datos de mercado, en el presente existen entre 12 y 24 millones de sitios de comercio electrónico en el mundo y estima que para 2024, alrededor del 95 por ciento de las compras se realizarán a través del e-commerce.

Asimismo, en México, según The Competitive Intelligence Unit, hasta el primer trimestre del 2020, había más de 61 millones de usuarios de comercio electrónico, un millón más que los que se registraron al cierre del 2019.

El delivery hoy día es sinónimo de comodidad y conveniencia. La tecnología hizo que el super llegara a casa, así como medicamentos y productos de primera necesidad, juguetes, prendas, platillos y hasta equipo de gimnasio para seguir con el ejercicio. La página web y las redes sociales se convirtieron en las mejores cartas de presentación y primer contacto que los usuarios tienen con las marcas, y negocios.

Los dueños de establecimientos se dieron cuenta de que los consumidores siguen ahí, que la tecnología fue el patrón para llegar a más personas y que era necesario arriesgarse para reinventarse. Plataformas de compra-venta de productos locales y artesanales, mediante la tecnología, impulsaron el emprendimiento nacional y generaron miles de oportunidades de empleo en apoyo a las economías locales.

Ahora hay una mayor oferta de productos y servicios, mejores medios de pago y logística de última milla y, sobre todo, hay más consumidores que se atrevieron a utilizar el comercio electrónico. El uso de aplicaciones de compras en línea aumentó de abril a junio en el país en un 90 por ciento, y el 11.4% de las transacciones de comercio electrónico hoy son impulsadas por diversas aplicaciones de entrega de alimentos a domicilio.

La seguridad es otra de las cartas de presentación de cualquier empresa y, sin duda, el mejor gancho para ganarse la confianza y fidelidad de los usuarios, ya que el miedo al contagio permanece. Compañías han implementado las entregas y pagos sin contacto y alternativas como el “pick-up” para pasar a recoger el pedido o artículo directamente en el establecimiento. Otras ya le están apostando más a la inteligencia artificial y a la entrega con drones y robots.

Gracias a estos avances tecnológicos y a una tendencia a pasar más tiempo en casa, empresas del sector delivery ya comenzaron a construir estrategias que impulsan hábitos de consumo sustentables, como las plataformas de entrega a domicilio que usan bolsas ecologicas de tela e incluso brindan opciones de empaques biodegradables, en el entendido de que la sostenibilidad es pieza clave para construir un futuro mejor.

¿Qué más nos depara el futuro? Esta y otras preguntas son las que tratan de resolver especialistas de los sectores de consumo, en eventos virtuales como el Spain Retail Congress, de la Confederación Española de Comercio, que, del 17 al 19 de noviembre de 2020, buscará dar respuestas a las necesidades del retail y a los nuevos retos del consumidor omnichannel en la era post-Covid, Ciudades en Movimiento (el 1 de diciembre de 2020), la primera edición de un foro organizado por la compañía Uber, para abordar las actuales tendencias de consumo, seguridad, movilidad y trabajo.

LEE Un 60% de trabajadores en home office padece dolor de cabeza, piernas y/o brazos

ebv

Seguir leyendo

Te Recomendamos