Connect with us
Campeche defiende la vida desde la concepción Campeche defiende la vida desde la concepción

Vida y Familia

Congreso de Campeche aprueba reforma que protege la vida desde la concepción

Completan la aprobación de la Reforma Constitucional que protege la vida en Campeche.

Publicada

on

Campeche.- El Congreso de Campeche aprobó la reforma provida que adicionó un párrafo al artículo 6to de la Constitución de ese estado a fin de garantizar de manera definitiva, el pleno goce y ejercicio de los derechos de las personas desde la concepción hasta la muerte natural. 

Dicha reforma a la Constitución se completó al sumar los votos en favor dados por los cabildos de los ayuntamientos de: Tenabo, Candelaria, Escárgeca, Hopelchén, Hecelchakán, Calkíni y Palizada, señaló una fuente a Tribuna Campeche.

Los votos de los ayuntamientos era el trámite necesario para completar la aprobación de la Reforma Constitucional que protege la vida en Campeche.

La iniciativa inicial fue promovida por el diputado local del Partido Acción Nacional, Jorge Nordhausen Carrizales que defiende la vida desde la concepción.

“…No implica la desaparición de las excluyentes o eximentes de responsabilidad penal adecuadas y proporcionales, como son la legítima defensa y el aborto”, aclaró el legislador panista.

Asimismo, el panista expuso que los casos “excluyentes” corresponderá a las instituciones de procuración e impartición de justicia, de salud y de atención a víctimas, garantizar la efectividad de su actuación acorde a estos derechos.

“Todo con el propósito de ofrecerles asistencia jurídica y médica integral sin ningún acto de criminalización, victimización o re victimización”, argumentó Nordhausen al exponer la propuesta.



Dejanos un comentario:

Vida y Familia

Abigail se sometió a un aborto; hoy siente culpa y vergüenza

Fue mi elección pero viviré con la culpa siempre

Publicada

on

Por

Abigail se sometió a un aborto; hoy siente culpa y vergüenza

Esta es la historia de Abigail, publicada en The U.S. Sun, quien se sometió a un aborto porque se sentía presionada para pagar la manutención de sus tres hijos, fue el peor error.

Abigail salió del auto una tarde invernal, se subió la capucha y agachó la cabeza. No porque tuviera mucho frío, sino para ocultar su rostro mientras entraba a la clínica abortiva.

“Estaba convencida de que otras personas me juzgarían por tener una terminación a pesar de estar felizmente casada y ser madre de dos niños menores de seis años. Pero simplemente no podíamos traer otro bebé al mundo”.

Abigail relató a una revista que aunque el aborto fue hace varios años, hay días en los que todavía se siente abrumada.

“La culpa y la vergüenza nunca me dejarán”.

Abigail y su esposo Jake han estado casados por 12 años y esta es su historia:

Cuando nos conocimos, sabía que quería un socio que apoyara mi carrera en recursos humanos y, lo que es más importante, anhelaba tener una familia tanto como yo.

Un año después de nuestra boda en 2009, comenzamos a intentar tener un bebé y estábamos encantados de concebir después de cuatro meses.

Luego me diagnosticaron náuseas matutinas extremas y fui hospitalizada varias veces con deshidratación severa.

Pero cuando finalmente pude sostener a mi bebé en mis brazos, toda la enfermedad valió la pena de inmediato por los sentimientos de amor.

Siempre habíamos pensado que dos hijos sería un buen número para nosotros, pero mi segundo embarazo fue incluso peor que el primero.

Luego, alrededor de los seis meses, me diagnosticaron depresión perinatal.

Pasé semanas llorando mientras trataba de sobrellevar la enfermedad junto a un exuberante niño de tres años, mientras que Jake, un ejecutivo de la industria automotriz, trabajaba regularmente fuera de casa.

Por supuesto, cuando nació nuestra niña, estábamos eufóricos.

Nuestra familia estaba completa, por lo que Jake se sometió a una vasectomía poco después y seguimos las instrucciones para usar anticonceptivos durante 12 semanas después del procedimiento.

De hecho, continuamos usándolos más allá de ese límite, excepto en una ocasión cuando tuvimos sexo sin protección seis meses después de la vasectomía.

Unas semanas después, en septiembre de 2018, me di cuenta de que no me había llegado el período.

Me hice una prueba en el baño de nuestra casa y lloré en los brazos de Jake cuando vi que era positivo.

Aparentemente, solo alrededor de dos mujeres de cada mil aún quedan embarazadas después de que su pareja se haya hecho una vasectomía y luché por creer que yo era una de ellas.

Cuando los niños estaban en la cama esa noche, Jake y yo hablamos sobre qué hacer, y con lágrimas en los ojos acordamos que simplemente no podíamos permitirnos otro hijo.

La diferencia de edad entre nuestro hijo menor y el recién nacido sería de poco más de dos años, lo que significaba que si seguíamos adelante con el embarazo, estarían en la guardería al mismo tiempo, lo que costaría mucho dinero.

En ese momento, estaba llegando al final de una licencia de maternidad extendida y estaba a punto de volver a trabajar a tiempo parcial.

La mensualidad que ya pagábamos para que nuestro hijo menor estuviera en la guardería era una exageración y una duplicación era insostenible.

También teníamos que ser realistas y reconocer el hecho de que las implicaciones financieras de un tercer hijo serían perjudiciales para la familia en su conjunto.

Tendríamos que sacrificar vacaciones, excursiones de un día y fiestas de cumpleaños.

Tal como estaban las cosas, ya habíamos tenido que renunciar a las vacaciones en el extranjero en favor de vacaciones en casa más baratas, y siempre buscábamos formas de reducir nuestras facturas de comestibles y los gastos generales de subsistencia.

La salud era una consideración adicional

Si volviera a sufrir la enfermedad y la depresión, y con la misma gravedad, o peor, mis hijos se quedarían con una momia que entraba y salía del hospital.

Abigail dice que también le preocupaba su salud, ya que sufrió complicaciones durante sus dos primeros embarazos

A pesar de nuestras emociones, admitimos que una terminación era la opción más amable para nuestros hijos, mi cuerpo y nuestra vida familiar. Aún así, estábamos desconsolados.

Dos días después, mi médico confirmó que tenía seis semanas de embarazo y me remitió al hospital local para un aborto.

Para entonces, comencé a sentir náuseas y estaba lidiando con el trauma de saber que no continuaría con el embarazo.

Se podría argumentar que son solo células del tamaño colectivo de un chícharo en esas primeras semanas, pero era imposible no sentir un vínculo emocional y físico con el pequeño ser que crecía dentro de mí.

Pensar en todas las mujeres que darían cualquier cosa por poder concebir solo agravó el tormento.

Sentarme en el hospital antes del aborto con el conocimiento de lo que estaba a punto de hacer fue absolutamente desgarrador.

Me administraron anestesia general y, cuando me desperté, miré a Jake y le dije: “Lo siento mucho”, antes de estallar en lágrimas.

No hubo juicio por parte del personal médico, solo amabilidad.

Mi esposo me levantó en brazos y lloré todo el camino a casa, donde luego traté de concentrarme en nuestros hijos para seguir adelante.

Las únicas personas en las que confiaba eran mis hermanos y mis padres, quienes me apoyaron mucho, pero eso no disminuyó mi angustia.

Y es por eso que estoy compartiendo nuestra historia.

Todavía hay tanto estigma asociado al aborto, lo que significa que las mujeres, y los hombres, no se sienten capaces de hablar abiertamente al respecto.

Hasta que se elimine este estigma, las mujeres seguirán luchando por perdonarse a sí mismas.

Mi propia culpa por decidir poner fin a esa pequeña vida nunca me abandonará.

TE PUEDE INTERESAR: Importante hallazgo religioso en la Catedral Metropolitana

Una investigación realizada por la organización benéfica Pregnant Then Screwed en la Gran Bretaña revela que casi una de cada cinco mujeres que abortó en los últimos cinco años dijo que el costo de la manutención fue un factor importante.

(Información original publicada en The U.S. Sun)

npq

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Seguir leyendo

Vida y Familia

Presentan proyecto de ley para no financiar a universidades que vendan pastillas abortivas

La universidad no es lugar para hacerse un aborto y el contribuyente estadounidense no debería pagar por la destrucción de vidas humanas.

Publicada

on

Pastilla abortiva

Estados Unidos.- El senador de Montana Steve Daines y el representante Chip Roy de Texas, presentaron la Ley de protección de la vida en los campus universitarios con motivo del día de la 50.ª Marcha anual por la vida. Catalogada como la primera marcha nacional pro-vida.

El proyecto de ley consiste en eliminar los fondos federales de los colegios y universidades que brindan a los estudiantes o empleados la píldora abortiva.

Los congresistas también introdujeron esta legislación en 2021.

El proyecto de ley establece que prohibiría “la concesión de fondos federales a una institución de educación superior que alberga o está afiliada a un sitio de servicios para estudiantes que proporciona medicamentos abortivos o abortos” a estudiantes o personal universitario.

Te puede interesar: Legisladores de Virginia buscan proteger a bebés por nacer de abortos después de 15 semanas 

Define las drogas abortivas como cualquier sustancia o droga utilizada para matar intencionalmente a un niño no nacido o para interrumpir un embarazo con una intención distinta a la de producir un nacido vivo, extirpar a un niño no nacido fallecido o tratar un embarazo ectópico.

Las píldoras abortivas incluyen dos medicamentos: mifepristona y misoprostol.

“Un dormitorio universitario no es lugar para hacerse un aborto por cuenta propia, y el contribuyente estadounidense no debería pagar por la destrucción de vidas humanas inocentes en nuestros campus universitario”. Dijo Roy en el comunicado de prensa.

El legislador señaló que como ya se sabe lo que realmente le importa a la industria del aborto son las ganancias, no el bienestar de las madres o la integridad de la educación superior.

“La Ley de Protección de la Vida en los Campus Universitarios trata de proteger a las jóvenes universitarias y sus hijos por nacer del impulso radical e imprudente de la industria del aborto depredadora para el acceso universal a los abortos”.

Para recibir fondos, los colegios y universidades tendrían que demostrar que no ofrecen la píldora abortiva en el campus mediante la presentación de un informe anual a la Secretaría de Educación y la Secretaría de Salud y Servicios Humanos.

La legislación a favor de la vida se introdujo unas tres semanas después de que el pasado 1 de enero entrara en vigor una ley de California que exige que las universidades públicas proporcionen píldoras abortivas en sus centros de salud para estudiantes.

Esa ley obligará a los 34 campus de la Universidad de California y la Universidad Estatal de California a brindar servicios de aborto pastillas a las estudiantes.

Se ha descubierto que la píldora abortiva es cuatro veces más peligrosa que un aborto quirúrgico.

Según el  sitio web de la FDA , “Al 30 de junio de 2022, hay 28 informes de muertes en pacientes asociadas con mifepristona desde que se aprobó el producto en septiembre de 2000, incluidos dos casos de embarazo ectópico (un embarazo ubicado fuera del útero, como en las trompas de Falopio), que da como resultado la muerte; y varios casos mortales de infección sistémica grave.

ARH

Seguir leyendo

Te Recomendamos