Kevin Durant tuvo una infancia difícil en la que su madre hizo grandes sacrificios, y ahora es campeón de la NBA con los Warriors

Estados Unidos.– Detrás de las figuras del campeonato de los Warriors de Golden State, existen historias de superación y adversidad como la que vivió Kevin Durant y el sacrificio de su madre.

Ayer el basquetbolista de los Warriors consiguió su primer anillo de campeón en la NBA, tras liderar el ataque de su equipo con 39 puntos para imponerse 129-120 a los Cavaliers de Cleveland en el quinto partido de las Finales.

Durant, que jugó su primera temporada con Golden State tras abandonar a los Thunder de Oklahoma City en una muy criticada decisión, volvió a ser el hombre decisivo en el ataque de los Warriors al anotar 14 de 20 tiros de campo, incluidos 5 de 8 triples, y estuvo perfecto 6-6 desde la línea de personal.

Entérate: Musa de la NBA, ¿nueva conquista de Tiger Woods?

El alero estrella del conjunto californiano también capturó siete rebotes y repartió cinco asistencias para ser nombrado ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales. “Darles un título a los Warriors es algo que me compensa no sólo como profesional sino también como persona”, subrayó Durant.

Sin embargo, no todo ha sido fácil en la vida de ‘Durantula’, quien ha tenido como pilar de su vida a su madre. Una historia que el mismo jugador reveló con  un emotivo discurso cuando le entregaron el MVP de la temporada 2013-2014.

Entérate: Westbrook logró lo 'imposible' en la NBA

“Tú nos alejaste de las calles, nos vestías y dabas de comer, cuando no tenías nada que llevarte a la boca, te asegurabas que nosotros comiéramos, y te ibas a la cama con hambre. Te sacrificaste por nosotros. ¡Tú eres la MVP!”, fueron las palabras del basquetbolista en aquella ocasión.

Así, Wanda Durant celebró con mucha alegría el éxito de su hijo, que desde los ocho años le prometió  que algún día sería campeón de la NBA.