Las fans no abandonan a Luis Miguel

Ciudad de México.- Una vez más Luis Miguel reunió a miles de fans en el Auditorio Nacional, como parte de su gira “México por siempre”, en las primeras filas se pudo ver a Sofía Castro aplaudiendo al Sol.

Luego de algunos meses de ausencia, Luis Miguel volvió este martes al Coloso de Reforma, donde estará también el 3, 4, 9, 10 y 11 de octubre, así como 12, 13, 14, 16, 27, 28 y 29 de noviembre, con llenos totales, según la publicidad.

Por cierto Luis Miguel ya saldó la deuda con Alejandro Fernández, a quién debía entre cinco y siete millones de dólares por incumplimiento de contrato, de acuerdo con el empresario Carlos Bremer, amigo de Miguel Alemán Magnani, ambos participaron en el rescate financiero de Luis Miguel de la crisis del año pasado.

YA VISTE >>> Luis Miguel impondrá nuevo récord en el Auditorio Nacional

En las afueras del recinto decenas de revendedores tratan de hacer su agosto con el boletaje que oscila entre los 7 mil y dos mil pesos.

Sin embargo, también se encuentra presente más de una veintena de policías custodiando la explanada del lugar, evitando así la reventa de boletos.

Aunque esto tampoco es impedimento para que las fieles seguidoras de “El Sol” se dieran cita desde temprano, entre ellas Martha Codo, una mujer que se considera como la fan número 1 y que incluso se dio a conocer, luego de que Luis Miguel hiciera una pausa para saludarla durante sus conciertos en marzo pasado.

Codo, sumamente emocionada asistió a la velada, sumando así uno más a su lista de 300 presentaciones a las que ha asistido, “la emoción siempre existe, desde hace mucho tiempo lo sigo y no dudé en comprar mi boleto”.

Aunque también recordó que lo gastado en la localidad de 5 mil pesos, que la ubica en las primeras filas, lo tenía destinado para componer su carro, sin embargo decidió invertirlo para volver a ver al cantante, quien la ubica perfectamente.

Pero así como Martha muchas otras mujeres han dejado de lado sus ocupaciones para reunirse y disfrutar de esta velada, como es el caso de Soledad García, quien asistió en compañía de 10 amigas.

“Yo salí temprano del trabajo y bueno ya estamos aquí para pasarla bien”, explicó García muy sonriente, quien compró un boleto de 5 mil pesos, desde hace varios meses que se abrió el concierto.

Carlos, un joven de 20 años, un tanto apenado compartió que él sólo vino a acompañar a su madre, porque viven en el Estado México, “todos tenemos nuestro gusto culposo”.

El ambiente a las afueras del recinto era de gran ánimo, ya que también se encontraban los vendedores de recuerdos.

Aquí lo difícil es decidirse qué llevar, pues hay desde chamarras, tazas, relojes hasta collares con la imagen del intérprete, quien sigue intentando rebasar su propia marca de presentaciones en el recinto.

Luis Miguel

npq