El mariachi de la Sedena de México con sus trompetas, violines y guitarras se tomó el Aeropuerto Internacional El Dorado en Bogotá

Bogotá.— El mariachi de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de México con sus trompetas, violines y guitarras se tomó el Aeropuerto Internacional El Dorado en esta capital, para sorprender a los viajeros con una serenata a Colombia en el formato flashmob.

La serenata, de unos 60 minutos de duración en la zona de salidas internacionales, se hizo gracias a la alianza adelantada entre la firma Opain, administradora de la terminal aérea, la embajada de México en Colombia y el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM).

No dejes de leer: Mariachi conmueve a Fernando Savater

Esta presentación flashmob (traducido del inglés como "multitud relámpago"), que consiste en la reunión de un grupo organizado de personas en un espacio público, realiza algo inusual y luego se dispersa, hace parte de la programación del Año México–Colombia 2017-2018.

Niños, ancianos, jóvenes, agentes de seguridad, empleados de las aerolíneas, delegados de la embajada de México y el CPTM cantaron, aplaudieron y se tomaron fotos con los artistas mexicanos que empezaron y terminaron el show musical con el tradicional grito ¡Viva México!

En el repertorio figuraron reconocidas y recordadas canciones por los colombianos como "Cielito lindo", "Viva México" y "México lindo y querido".

El aeropuerto El Dorado, reconocido por la firma británica Skytrax por tercer año consecutivo como el Mejor Aeropuerto de Suramérica, busca “través de este tipo de iniciativas, seguir trayendo cultura a todos los colombianos y así continuar entregando las mejores experiencias”, señalaron voceros de Opain.

Entérate: Mariachi de la Marina sorprende a capitalinos

El mariachi y la orquesta de la Sedena, dos grupos destacados en la interpretación de música mexicana, también se presentaron en teatros de las ciudades de Medellín y Bogotá, donde el aforo superó las tres mil personas, lo que demuestra la conexión cultural que existe entre colombianos y mexicanos.

La programación del año México-Colombia, según la embajadora mexicana, Blanca Alcalá, representa una aportación “al debate constructivo para generar espacios de encuentro y entendimiento que le cierren el paso a las manifestaciones de descalificación que exacerban la polarización en las sociedades”.

México y Colombia “comparten tradiciones, lenguaje, el color en sus paisajes y sobre todo, valores como la democracia, el respeto a las instituciones y solidaridad entre nuestros pueblos”.

JAHA