Último adiós al cardenal arzobispo emérito de Xalapa

Los restos mortales del que fuera arzobispo de Xalapa entre 1979 y 2007, serán colocados en la nueva cripta de arzobispos

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Xalapa, Veracruz.- Compañeros, familiares y amigos dieron el último adiós al cardenal arzobispo emérito de Xalapa, Sergio Obeso Rivera, quien falleciera el domingo pasado a los 86 años.

Desde la madrugada del lunes 12 de agosto miles de feligreses se dieron cita en la catedral de la Inmaculada Concepción de la arquidiócesis de Xalapa para elevar sus plegarias por el descanso eterno de quien fuera el pastor de esta localidad por más de 30 años.

A la solemne misa exequial acudieron una veintena de obispos de la República mexicana; El actual arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes, dio la bienvenida a los sacerdotes y obispos, a los familiares del cardenal, a las autoridades civiles del estado y a los más de siete mil fieles que participaron de las exequias.

Te puede interesar Sergio Obeso, un cardenal sagaz y valiente

Obeso Rivera, originario de la capital veracruzana, formador y doctor en Teología, fue obispo de Papantla y arzobispo metropolitano de Xalapa. Fue electo en tres ocasiones como presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), titular de la Comisión del Clero y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPS-Caritas). En junio del 2018, el Papa Francisco le impuso el birrete cardenalicio y le confirió la titularidad de la parroquia de León Magno en Roma.

Durante la gestión pastoral de Sergio Obeso, la provincia eclesiástica de Veracruz erigió las diócesis de Coatzacoalcos, Córdoba y Orizaba; además, en representación de la iglesia local el arzobispo recibió al Papa Juan Pablo II en su visita apostólica al puerto de Veracruz en 1990; finalmente, fue uno de los principales promotores para la beatificación y canonización de su predecesor, Rafael Guízar y Valencia, el primer obispo mexicano declarado santo.

“Si ha habido un obispo muy querido por todos, sus hermanos en el episcopado, sacerdotes, religiosas y familiares, ha sido don Sergio; casi todos coinciden en su humildad, generosidad y buen humor”, expresó el arzobispo Reyes en la homilía exequial.

Los restos mortales del que fuera arzobispo de Xalapa entre 1979 y 2007, serán colocados en la nueva cripta de arzobispos de la catedral de la Inmaculada Concepción en donde también reposan los de sus predecesores Emilio Abascal Salmerón y san Rafael Guízar y Valencia.

ebv