Las asociaciones religiosas son parte de la gobernabilidad del Estado nacional mexicano

Ciudad de México.— Las asociaciones religiosas son parte de la gobernabilidad del Estado nacional mexicano, afirmó el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida. Estas, agregó, contribuyen a que las cosas marchen en paz, de manera civilizada y a mejorar la convivencia en nuestra sociedad.

Durante la entrega de 63 Certificados de Registro a nuevas asociaciones religiosas, el responsable de la política interior del país subrayó que las iglesias contribuyen desde el culto a mejorar la convivencia social. Al amparo de ustedes se puede dialogar, llegar acuerdos y caminar en favor de los mexicanos, indicó.

Te puede interesar Más propuestas y menos descalificaciones piden obispos a candidatos

Navarrete Prida señaló que con su inscripción se reconoce en la pluralidad que todos somos uno y que podemos creer bajo un marco regulatorio otorgado por todos.

“Es el reconocimiento de derechos que están en la Constitución y se ejercen y es claramente la comunión en la diferencia que hay entre religión y Estado”, refirió Navarrete Prida, al señalar que a la fecha se han registrado nueve mil 26 agrupaciones.

Por su parte, la subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religioso, Patricia Martínez Cranss, informó que con la entrega de los certificados se les otorga personalidad jurídica a las asociaciones; con ello, dijo, se adquieren derechos y obligaciones. “Cumplimos, con este acto, el ejercicio de un derecho y obligación de Estado que tenemos como Gobierno de garantizar el derecho a ser libres plenamente como ciudadanos, personas y conciencias”, resaltó.

Asimismo, precisó que el Estado mexicano es laico y garantiza la libertad para ejercer en privado o en público ideologías y actos de culto limitados por tres principios incuestionables: el no alterar el orden público, el no cometer delitos o incitar a ellos y el no atacar derechos de terceros.

Estuvieron en este evento, el Arzobispo de León, A.R., Monseñor Alfonso Cortés Contreras, y el presidente de la Confraternidad Evangélica en México, Pastor Cirilo Cruz Lázaro.


ebv