EFE

En Cuba, en tanto, más de 2.000 turistas que habían adquirido su paquete vacacional con Thomas Cook

Bogotá.- Miles de pasajeros varados en diferentes destinos y la activación de planes de contingencia en varios países de Latinoamérica y el Caribe dejó este martes la quiebra que anunció ayer el turoperador británico Thomas Cook en un nuevo golpe a esa industria en la región.

El Gobierno de República Dominicana, uno de los principales focos de visitas en la zona, dijo hoy que trabajará en consolidar más vías de llegada para los visitantes europeos, que tradicionalmente llevaban junto la longeva multinacional, a través de relaciones con otros socios comerciales y más promoción de sus destinos en Europa.

Ante la salida del mercado de la firma, el Ministerio de Turismo aseguró que se espera "que afecte a todo el Caribe, incluyendo a República Dominicana" y reveló que unos 600 turistas británicos, que llegaron a Punta Cana (este), se encuentran afectados.

Sin embargo, el portavoz del organismo, Napoleón de la Cruz, dijo a Efe que este no es un problema para el turismo total del país, que los turistas británicos llegarán por otros medios y que es un mercado mucho menos importante que el de Estados Unidos y el de España.

En Cuba, en tanto, más de 2.000 turistas que habían adquirido su paquete vacacional con Thomas Cook se encuentran a la espera de información en tres destinos de la isla: la provincia oriental de Holguín, Cayo Coco en la costa norte y el popular balneario turístico de Varadero, ubicado unos 150 kilómetros al oeste de La Habana.

UNA QUIEBRA DE 112 MILLONES DE EUROS

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, afirmó este miércoles que el coste de la operación para repatriar a los 150 MIL británicos afectados por el colapso del turoperador Thomas Cook será aproximadamente de 100 millones de libras o 112 millones de euros.

En una comparecencia en el Parlamento británico, Shapps estimó que el monto sería en torno al doble de lo que costó repatriar en 2017 a los afectados por la quiebra de la aerolínea británica Monarch, fijado en 50 millones de libras (casi 56 millones de euros).

"El coste final de la repatriación para Monarch fue de aproximadamente 50 millones de libras, incluidas las contribuciones de Atol (el fondo de garantía británico). Ahora sabemos que los esfuerzos de repatriación para Thomas Cook son aproximadamente del doble y son más complicados", señaló.

Ante las críticas de la oposición sobre que el Gobierno decidió no rescatar al grupo Thomas Cook, Shapps afirmó que habría sido una pérdida de dinero y que al Ejecutivo le preocupaba que, de todos modos, hubiera tenido que pagar el regreso de los turistas varados en todo el mundo. (EFE)

EMC