Ciudadanos de Guatemala solicitaron al presidente que expidiera un decreto de expulsión al llamado ‘barco del aborto’ que una organización holandesa.

Ciudad de Guatemala.- El 27 de febrero pasado una organizada red de ciudadanos guatemaltecos alertó rápidamente a sus autoridades y representantes para solicitar que el presidente de la República, Jimmy Morales, expidiera un decreto de expulsión al llamado ‘barco del aborto’ que la organización holandesa ‘Women On Waves’ había atracado en costas de esta nación centroamericana.

Buena parte del mérito de la defensa de la soberanía de la República de Guatemala la tiene la Asociación La Familia Importa (AFI), una agrupación ciudadana que a lo largo de la última década ha dedicado sus esfuerzos para garantizar prácticas y políticas públicas orientadas a la defensa de la vida y el bienestar de las familias.

Te puede interesar  Las mujeres no son probeta: especialista

En entrevista Alexandra Sol de Skinner-Klée, presidente de la AFI, asegura que dicha plataforma ciudadana “se fundó con la intención de proteger los verdaderos derechos del ser humano, sobre todo del derecho a la vida, proteger a la familia y al matrimonio”.

“A través de los años, la Asociación La Familia Importa (AFI) ha logrado ser un referente no sólo en el país sino a nivel internacional; así que, gracias a que estamos más organizados y a que tenemos contactos específicos con personas dentro del gobierno, con abogados y médicos en el país, evitamos este tipo de ataques. Nos tomó por sorpresa [el arribo del barco] pero esa esa mañana, desde muy temprano, estábamos enterados. Las personas nos comenzaron a contactar a nosotros porque saben que actuamos y que llevamos a cabo el trabajo para evitar este tipo de ataques que, en el caso del barco, fue un ataque a la soberanía de Guatemala”, refiere.

Según Alexandra de Skinner-Klée, la asociación abortista violó muchas leyes guatemaltecas: “Empezando porque entraron al país con visa de turistas y no era ese el propósito”.

“Creo que logramos muchas cosas en esto, no sólo la noticia salió a nivel mundial para que otros países tengan cuidado con este tipo de incursiones, de ataques a la vida, sino que también logramos demostrar que Guatemala es un país a favor de la vida. Todas las personas en general reaccionaron a defender nuestra constitución porque en el artículo tercero se defiende la vida desde su concepción y la protege, sino que además logramos proteger la soberanía del país”, asegura.

Te puede interesar  Clínicas abusan de maternidad subrogada

Sin embargo, éste no es el único caso en donde organizaciones externas a Guatemala proponen que se modifique la legislación sobre el aborto en el país: “Tenemos muchísimas presiones, como lo tienen todos los países que aún tenemos leyes restrictivas con el aborto. Presiones internacionales todo el tiempo”.

ebv