Connect with us
Affaire Editorial, Crisis Política Y Guerras Pontificias Affaire Editorial, Crisis Política Y Guerras Pontificias

Opinión

Affaire editorial, crisis política y guerras pontificias

Felipe Monroy

Publicada

on

Ciudad de México.— Una larga, sutil y hasta elegante tensión en el seno político de la Iglesia católica ha llegado a un quiebre obtuso e irreparable. Las luchas intestinas en la cúspide de la burocracia vaticana dejaron la acuidad y se han lanzado burdamente a crear un conflicto entre dos supuestas ‘Iglesias’, la de Joseph Ratzinger y la de Jorge Mario Bergoglio; han aprovechado el malentendido del libro “Desde el fondo de nuestros corazones” del cardenal guineano Robert Sarah para crear todo un affaire que vertió demasiada tinta en los medios de comunicación.

Los actos polarizantes que parecen enemistar a los católicos entre sí —más atentos a la corte vaticana que a sus prójimos inmediatos— han llegado a tal grado que hubo quienes hablaron de una guerra abierta entre los partidarios de Benedicto XVI y los de Francisco. Una guerra en la que parecen participar todos excepto los propios pontífices. Es un fenómeno que ha alcanzado la cultura popular alimentada de falacias y alarmismos; es un conflicto creado cuyos prosélitos e ideólogos obran bajo el criterio: “Para vaciar aquí es preciso amontonar allá”.

El episodio sobre el libro del cardenal Robert Sarah, prefecto para la Sagrada Congregación para el Culto Divino, ha sido sencillamente alucinante y además es el más claro ejemplo de cómo ha funcionado esta operación de división. La noticia originalmente saltó al plano internacional porque el libro fue aparentemente escrito en coautoría con el papa emérito Benedicto XVI; las pléyades anti-Francisco vendieron el acontecimiento como la declaración abierta de que el emérito Benedicto encontraba la manera de ‘corregir la plana’ al papa Bergoglio y los defensores de éste acusaron al cardenal guineano de manipulación.

Vamos por partes. El adelanto del libro, que sería presentado oficialmente el 15 de enero, fue exquisitamente calculado. En el escenario global católico se encuentra la alta expectativa por el documento post sinodal del papa Francisco respecto al reciente sínodo Panamazónico; el morbo ha crecido por la audacia reformista que el pontífice argentino suele verter en sus documentos. En no pocas ocasiones, Bergoglio ha insistido que prefiere una Iglesia accidentada por arriesgarse a salir que enferma de encierro; y por ello se espera que dé un paso adelante respecto a la votación positiva que dieron los obispos sinodales a la posibilidad de ordenar de manera extraordinaria (y sólo por causas extremas que ameriten en la selva amazónica) a diáconos casados como sacerdotes presbíteros.

Esto por supuesto ha despertado voces de alarma provenientes de cardenales y peritos de la curia romana que defienden la tradición y la disciplina con tanta vehemencia como a los dogmas, advierten que lo extraordinario se hace ordinario y consideran que sin control se pierde el rumbo de la fe en la Iglesia. No han sido pocos y sus títulos son mayúsculos: los cardenales Burke, Brandmüller, Müller y hasta los finados Caffarra y Meisner han incluso perdido las formas diplomáticas para desacreditar el estilo del Papa argentino. Uno de estos ‘guardianes de la ortodoxia’ ha sido justo el cardenal Sarah quien, a pesar de insistir en la fidelidad al pontífice reinante, parece no poder salvarse de ser instrumento de incordio en el corazón de la Santa Sede.

Ahora ya se sabe casi con plena certeza qué fue lo que ocurrió en el affaire del libro. Ha sido el propio Prefecto de la Casa Pontificia y secretario del papa Benedicto XVI, George Gänswein, quien ha esclarecido la historia: El cardenal Sarah visitó al papa emérito y posteriormente le escribió su interés de reflexionar sobre el ministerio sacerdotal católico; más tarde animó a Ratzinger a escribir unas cuantas líneas que éste le compartió también vía epistolar. El cardenal le agradeció personalmente su reflexión y le manifestó su interés de usarlo en un libro; un generoso Ratzinger confió su texto al purpurado. Todo esto aparece en las cartas presentadas por el cardenal Sarah para responder a quienes ya lo acusaban de manipular y mentir con el nombre del pontífice.

El libro fue adelantado con bombo y platillo como escrito ‘a cuatro manos’ entre el cardenal Sarah y Benedicto XVI, en la portada aparecen las fotos de ambos y el título (“Desde el fondo de nuestros corazones”) advertía que el Papa alemán daba certificado a todo el volumen.

Mediáticamente se insistió que era un libro en coautoría del Papa emérito con el cardenal guineano. La caja de Pandora se desató cuando la casa Mater Ecclesiae (donde vive actualmente Benedicto XVI) confió a algunos periodistas que Ratzinger no había aceptado ser coautor del libro; de inmediato se acusó al cardenal Sarah y éste tuvo que salir a defenderse con pruebas; finalmente el propio Prefecto de la Casa Pontificia zanjó la cuestión llamándola ‘malentendido’ de la editorial y recomendando un cambio de portada y estrategia de venta: Benedicto XVI sí escribió siete páginas del libro pero jamás fue consultado como coautor del mismo.

Al final, considero oportunos dos comentarios sobre todo lo acontecido. El filósofo Emerson ya decía que “una dualidad ineludible divide la naturaleza en dos, de suerte que cada cosa no es sino una mitad”. Los prosélitos que azuzan y alimentan estas tensiones entre ratzingerianos y bergoglianos como ubicaciones teológicas y pastorales mutuamente excluyentes no sólo trabajan por la división sino por la disminución de la integralidad de la unidad católica; si su naturaleza se puede expresar en dos partes entonces cada expresión de ‘su catolicismo’ no es sino la mitad de lo que puede ser.

Bien se ha dicho que la cabeza coronada siempre será más vulnerable a los ataques de su propia corte y justo hay que explorar con cautela cuáles son las dinámicas con las que las cortes pontificias socavan justo la autoridad papal. Aunque tampoco hay que ser tan despiadados con este ‘entourage vaticano’, quizá no todos estén enojados o sean ambiciosos o estén alarmados, son instrumentos de los enemigos del Papa porque viven en un momento completamente desconocido para ellos.

Hay que remontarnos a la histórica renuncia de Benedicto XVI en febrero del 2013. A partir de entonces sabíamos que toda la curia romana, cardenales, obispos y sacerdotes andarían sobre territorio completamente nuevo. Ninguna preparación les habría facilitado comprender el delicado momento que se avecinaba y aún a la distancia de los años, la gran mayoría de los pastores sigue experimentando, encontrándose con escenarios inéditos.

En este año 2020, el papa Francisco cumple tantos años en el trono pontificio como los cumplidos por Benedicto XVI. Es decir, por primera vez en toda la historia de la Iglesia, los católicos han gozado de una larga presencia vital de un papa reinante y de un papa emérito, se han tenido que enfrentar a dinámicas vaticanas que diariamente conviven con esta realidad y, sin referencia histórica alguna, parece que sólo pueden voltear al cielo para intentar comprenderla.

El último comentario es sobre el papel de los medios de comunicación (institucionales católicos o no) en este affaire. Cada hora se fue desvelando un fragmento de la historia y cada hora los medios debían recomponer las aparentes certezas que habían esparcido como verdades absolutas. Apostaron por el conflicto, pero no por la resolución; hicieron más eco del descrédito que de las voces prudentes y, en lugar de hacer pausado periodismo profesional, vertieron filias y fobias según su posicionamiento político. Se apasionaron al extremo de confundir sus deseos con la realidad y esto es un enorme peligro contemporáneo pues abre la puerta a la difamación, la calumnia, la parcialidad y el amor al escándalo.

Una vez allí, los medios de comunicación se encuentran en verdadero riesgo de ser utilizados como vehículos de propaganda y esto, en conclusión, ha sido lo peor que ha ocurrido con esta supuesta guerra entre pontífices y tipos Iglesia; porque si estamos en esas, ¿qué idea se han ocupado en verter: un asunto sobre la riqueza de contar con dos personalidades y dos estilos o un conflicto de dos Iglesias que desde las antípodas parecen querer desacreditarse mutuamente?

Ya lo escribió el sabio Kautylia en Artasastra: “Cada reino tiene embajadores cuyo mejor servicio debe ser promover y defender las causas humanas y superiores de la soberanía; y pueden ser brillantes, pero si no guardan modestia ni lealtad, no pueden recibir la confianza plena del rey”.

@monroyfelipe

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx



Dejanos un comentario:

Opinión

¿Qué sentido tiene pedir dinero a través de una rifa?

Columna Invitada

Publicada

on

López Obrador (Cuartoscuro)

Por Javier Castañeda Monter*

El día miércoles 12 a las 19:00 horas nuestro Presidente constitucionalmente electo cito a un número cerrado de empresarios para pedirles que compren una cantidad importante de boletos de una rifa que se llevará a cabo en septiembre.

El sentido de la rifa es noble, ayudar con equipamiento médico a los hospitales.

Pero ¿qué no equipar hospitales es esa la función del estado a través de nuestros impuestos?

Creo que el sentido “noble” queda fuera cuando se sustituye la función del estado, pues pierde veracidad al pedir a los empresarios que hagan lo que el estado debe de hacer, además de que tiene el dinero para hacerlo.

Pero mi reflexión no se queda ahí, esa es un primer pensamiento, pues desde que me enteré, mi cabeza no dejó de girar en torno al uso eficiente del dinero.

Si nuestro Presidente constitucionalmente electo necesita dinero para equipar unos hospitales, ¿por qué no pide los bienes que necesita?, ¿no es eso más eficiente?

Yo veo cómo el dinero que entra al gobierno no llega intacto al beneficiario, sea un ciudadano o un organismo. El dinero que le llega al gobierno se desgasta en burocracia, va teniendo que desgastarse en papeles, sellos, acuerdos, y demás cosas que el gobierno hace para adquirir los bienes, así de cada cien pesos que recibe el gobierno, llegan setenta al beneficiario; si la maquinaria funcionó.

¿Cómo llegamos a este número?, es una división simple, cuánto recauda el gobierno, cuánto gasta en servicios a la sociedad y lo demás, es dinero que el gobierno necesita para operar.

¿Para qué desgastarse en hacer una rifa?, de entrada la cena ya nos costó a todos los mexicanos, aunque sólo fuera un megatamal con un chocolate.

¿Por qué no simplemente pedirles los bienes que se necesitan?

Todos esos empresarios, si todos, los cien citados tienen unas áreas de compras súper eficientes. A través de sus áreas de compras negocian el mejor de los precios y los plazos y logran comprar el mejor producto para cubrir las necesidades de la empresa, que después se traducen en bienes y servicios para la sociedad o el mercado en el que están.

A mí se me antoja que es una forma de decirle a los “AMLOVERS” vean cómo le quito el dinero a los ricos para dárselo a los pobres, es una forma de satisfacer el dolor de la neurosis colectiva que existe contra los ricos.

¿Lo logró?, por supuesto. No hay duda alguna, este modelo de comunicación no directa le está funcionando muy bien, mientras que los “AMHATERS” ven el evento como un distractor que quiere esconder los problemas reales.

Así, es súper inteligente Presidente constitucional que tenemos mantiene a todo el país entretenido y él va logrando su cometido, preparar los ánimos para el 2021.

*La opinión del autor no refleja la postura oficial de Siete24.mx

Seguir leyendo

Opinión

Tamal de huevo

Domingo Días

Publicada

on

Tamal de huevo

Ante la controversia que se desató por la supuesta eliminación del Código Penal el delito de feminicidio, delito que según informes oficiales “solamente” ha crecido un 104% en los últimos tres años y existen muchos casos que no se consideran feminicidio por la misoginia e intereses políticos, íbamos a dedicar esta columna al tema.

Pero a petición de Mi Viejito Lindo dejaremos este tema de un lado ya que hay pruebas de que sus detractores lo están magnificando para causarle daño a su imagen, y nos distrae de lo realmente importante que es la rifa no rifa del avión presidencial y que por andar de flojos ya ni nos acordamos de nuestra Constitución.

Con gran acierto y su magnífico ojo clínico, vio cómo el pasado 3 de febrero nadie se acordó de la Constitución Mexicana, cosa que le preocupó de sobremanera.

Con la finalidad de que nuestros niños no se olviden de nuestros héroes, o más bien de los que la versión oficial de la historia nos ha dado, una versión oficial en blanco y negro sin grises, donde sólo hay héroes y villanos, sin ningún ser humano con virtudes y defectos, Mi Viejito Lindo manda iniciativa al Congreso para eliminar la movilidad de estas fechas.

Estamos ansiosos de saber qué sucede, ya que nuestros legisladores han demostrado con creces que creen fervientemente en la separación de poderes y no reciben línea de Palacio Nacional, ya que la existía en Los Pinos ya se canceló por falta de pago.

Cabe mencionar que el actual secretario de Turismo, Miguel Torruco, cuando estaba del lado empresarial fue de los principales promotores de esto, y ahora no le quedó de otra y al acostumbrado estilo de la 4T, ni modo: “si lo dice Andrés a lamerle los pies”, donde podemos darle la medalla de oro al ingeniero Javier Jiménez Espriú que ya domina este esto.

Por más argumentos que se han dado en diversos medios, desde la parte económica con la derrama que en materia de turismo genera, hasta la parte social donde se habla de la integración familiar, lo cual es fundamental en la reconstrucción del tejido social del país, elemento clave del “abrazos y no balazos” para lograr la paz en Mexico, estos no fueron suficientes.

Y como van a ser suficientes, si Mi Viejito Lindo, experto en historia y amante de los héroes patrios, sabe de la importancia de llevar tatuado en el corazón el amor por la patria, acaso no han visto el fervor y la enjundia con la que entona nuestro Himno Nacional en las ceremonias oficiales, y la gallardía y porte para saludar a nuestro lábaro patrio. No cabe duda, su ejemplo va permeando en nuestros corazones, de igual manera que su honradez probada ya es una consigna personal en sus más cercanos colaboradores como Marcelo Ebrard y Manuel Bartlett.

Pero como siempre en esta 4T, Miguel Torruco ya tiene un “Plan B” y ya está viendo con Esteban Moctezuma encontrar fechas para que los alumnos puedan tener fines de semana largos y hacer estos obligatorios para todos.

Excelente plan, ahora descansaremos los tres fines de semana largos para apoyar al turismo y la integración familiar, además de los días oficiales y los puentes que se puedan lograr cuando estos caigan en martes o jueves, eso si con el compromiso de cumplir nuestro deber cívico de acordarnos porqué nos tocó rascarnos el ombligo ese día.

De la rifa, cada día todo está más claro, se rifa un avión que no es avión, pero se rifa lo que vale el avión, un avión que prometió vender y no ha vendido y ahora lo está rifando, pero no lo va a rifar, “parece trabalenguas”.

Nuevamente con su ojo clínico se dio cuenta que al no rifar realmente el avión se generó un desánimo en participar, ya que es más de lo mismo, un simple sorteo a los que ya nos tiene acostumbrada la ahora extinta Lotería Nacional para la Asistencia Publica en proceso de fusión con Pronósticos Deportivos, decidió organizar una cena con los 100 hombres y mujeres que dominan el ámbito empresarial de este país para venderles algunos boletitos.

El objetivo de esta cena era colocar 4 millones de los 6 millones de cachitos de $500.00 cada uno en paquetes de 40 mil boletos cada uno con una aportación de 20 millones cada empresario.

En esta deliciosa cena de tamales de chipilín y chocolate, ya que a estos no les gusta el atole con el dedo, se dedicó a explicarles con detalle el objetivo de la rifa y cómo se está organizando esta. Y estos que han demostrado que de negocios si saben y que siempre hay que estar bien con quien les puede dar o revocar concesiones, mandar auditorías, dar y quitar contratos, no se les atragantaron los “Tamales de (a) Huevo” y sacaron las chequeras.

Nuestro flamante e independiente fiscal general, Alejandro Gertz Manero, quien no recibe línea de Mi Viejito Lindo, como buen investigador y con la perspicacia que lo caracteriza, encontró cómo convencer a una empresa constructora, a la que le habían dado una lanita por la cancelación de un contrato con el Infonavit, regresara 2 mil millones, el 40% de lo que recibió por esta cancelación.

Le entregó como dicen por allí, haciendo “caravana con sombrero ajeno”, estos 2 mil millones que pertenecen al Infonavit, es decir, a los trabajadores que han puesto su dinero para poder hacerse de su casita.

Hay que ver como resuelven el problema del Infonavit cuando éste quebranto salga a flote y se necesiten esos 5 mil millones que debió pagar Alejandro Murat Hinojosa, actual gobernador de Oaxaca, cuando era Director General de este instituto para poder cancelar el contrato que tenía de exclusividad con una constructora.

Domingo Días.
domingo.dias@yahoo.com.mx
Twitter: @domingodias7
www.domingodias.com

• “Un año más para que esto cambie por completo”, AMLO 1/11/19. Que emoción en tan sólo 260 días México será otro.

ebv

Seguir leyendo

Te Recomendamos