Connect with us
Cuartoscuro Cuartoscuro

Ciencia

El sargazo podría ser el nuevo oro rojo…

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.— El sargazo que llega a México posee propiedades energéticas y eventualmente de uso en la industria farmacéutica, lo que podría convertirlo en el “oro rojo” del país, dijeron científicos del centro Interdisciplinario de Investigaciones y estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Luis Raúl Tovar Gálvez, miembro del CIIEMAD, dijo que se ha descubierto que al igual que otros residuos orgánicos, el sargazo que llega a las playas mexicanas es fuente de biometano, el principal componente del gas natural.

“Nosotros tomamos un sustrato y determinamos la cantidad de biogás que puede generar bajo condiciones estrictas de laboratorio”, expuso.

Con base en las investigaciones del CIIEMAD, dijo que “lo que se encuentra es metano, principal componente de biogás o gas natural”. Esto hace ver que un sustrato de sargazo se puede obtener metano que es un combustible no fósil o “energía renovable”.

Tovar Gálvez dijo que se está calculando que por una tonelada de sargazo se puede obtener de 80 a 100 metros cúbicos de biogás.

“Me parece que lo que hoy se está viendo como un problema terrible y pavoroso puede ser una fuente importante de riqueza manejado adecuadamente”, dijo el también subdirector de servicios educativos e investigación social.

Expuso que han mezclado el sargazo con fracción orgánica y “vemos como se sujeta a la digestión. Lo que se observó en 35 días de pruebas dio 360 mililitros de metano por gramo de sólido volátil”, lo que lo hace susceptible de convertirse en biogás.

La macroalga también tiene propiedades cosméticas y farmacéuticas, pasando por alimento animal y fertilizantes, por lo que sirve para hacer pellets y utensilios biodegradables.

Consideró importante construir en el estado de Quintana Roo digestores, o plantas de procesamiento de materia orgánica, de tal forma que si un año no llega sargazo, se puedan seguir aprovechando con todos los desechos orgánicos de la población, toda vez que el energético surge de materia orgánica, aunque se potenciaría con el sargazo.

Un digestor para procesar unas 150 toneladas al día tiene un costo de unos 22 millones de dólares, por lo que es deseable la participación de la iniciativa privada, dijo.

“Si se suma la IP y se arma una compañía de ingeniería que construya y que opere un digestor entonces se reducirá el problema de los residuos”, señaló.

Refirió que desde 1994 en Holanda opera una planta digestora de residuos orgánicos con dos digestores en donde procesan 40 mil toneladas al año y genera cerca de 2.8 millones de metros cúbicos de metano al año y 28 mil toneladas de digestato (residuo).

Por hacerlo, cobran 90 dólares por tonelada y el gas natural lo venden a 60 centavos el metro cúbico, de lo que obtienen cerca de 168 mil dólares al año.

La planta opera con 20 personas con un salario de 800 mil dólares anuales, un ingreso bruto de cuatro millones de dólares al año y paga anual por retorno de inversión de cerca de 920 mil dólares, pero con ingreso neto de 1.3 millones de dólares anuales.

La planta hoy en día está valuada en unos 22 millones de euros.

Playas de Acapulco rebasan límite de materia fecal, alerta Cofepris

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

La plitidepsina logró disminuir 99% el Covid-19

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

de pixabay
DE PIXABAY

Nueva York.- Científicos lograron disminuir 99% la carga viral de Covid-19 en animales tratados en laboratorio con Plitidepsina, un fármaco antiviral, informó la revista Science.

Se mostró que el medicamento bajo el virus en los pulmones de los animales tratados, según estudios realizados por el laboratorio PharmaMar quien ya analiza entrar a los fase III en sus ensayos.

El nombre comercial del fármaco es Aplidin, y es usado para el tratamiento del mieloma múltiple y se está investigando en Estados Unidos y Francia ahora contra el SARS-Cov-2.

La plitidepsina o Aplidin viene de un organismo marino, la Aplidum albicans hallada en la bahía de Islas Baleares (todos los compuestos de la firma son de origen marino).

Científicos determinaron que el medicamento bloquea las proteínas eEF1A de las células humanas y que al entrar en contacto con el coronavirus se reproducían infectando a otras células.

¿Cómo actúa?

La plitidepsina actúa bloqueando la proteína eEF1A, presente en las células humanas, y que es utilizada por el SARS-CoV-2 para reproducirse e infectar a otras células.

Science reveló que la investigación es hecha en colaboración entre PharmaMar y los laboratorios de Kris White, Adolfo García-Sastre y Thomas Zwaka, en la Icahn School of Medicine (Nueva York); de Kevan Shokat y Nevan Krogan, en el Instituto de Biociencias Cuantitativas de la Universidad de California San Francisco, y de Marco Vignuzzi en el Instituto Pasteur de París. 

La plitidepsina in vitro demostró una fuerte potencia antiviral, en comparación con otros antivirales contra el SARS-CoV-2, con una toxicidad limitada.

En dos modelos animales diferentes de infección por SARS-CoV-2 el ensayo demostró la reducción de la replicación viral, lo que resultó en una disminución del 99% de las cargas virales en el pulmón de estos animales.

Por el momento el Aplidin solo está autorizado en Australia para melioma, pero se ha ido confirmando su efectividad contra el Covid-19.

LEE Hugo López Gatell se encuentra confinado

emc

Seguir leyendo

Ciencia

Cambio climático debe ser preocupación central del siglo XXI

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Calentamiento global (De Pixabay)
Calentamiento global (De Pixabay)

México.- La actividad humana está más relacionada con el aumento de la temperatura global de lo que antes se pensaba, y esos factores antropogénicos incrementan la probabilidad de ocurrencia de inviernos más severos y otros eventos climáticos extremos en latitudes medias del planeta, reveló un equipo internacional de científicos. 

Uno de sus integrantes, Francisco Estrada Porrúa, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM, explicó que el crecimiento de la economía y las emisiones de gases de efecto invernadero que genera se pueden ligar a una tendencia general de elevación de la temperatura en el mundo, y también a inviernos más fríos, veranos más cálidos o precipitaciones extremas. 

Lo anterior se dio a conocer recientemente en el artículo “Spatial variations in the warming trend and the transition to more severe weather in midlatitudes”, publicado en Scientific Reports de la prestigiada revista internacional Nature

La aparente contradicción entre el aumento sostenido en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) y una disminución en la tasa de incremento en la temperatura del planeta registrada en los años 90 del siglo pasado, es uno de los principales argumentos de los escépticos para cuestionar el efecto de la actividad humana sobre el clima. 

Humanos, los responsables

Sin embargo, una investigación publicada por el equipo en la revista Nature Geoscience en 2013 mostró que, por el contrario, gran parte de esta disminución en el ritmo de calentamiento también se debe a la intervención humana con el sistema clima.   

La temperatura global ha aumentado desde el inicio de la Revolución Industrial, explicó Estrada Porrúa, pero a partir de 1960 la tasa de calentamiento se triplicó; luego se registró una etapa en la que parecía que había una pausa a ese fenómeno, en los años 90.  

“Con herramientas de econometría y series de tiempo nos dimos a la tarea de analizar estas series de temperaturas, global y de los hemisferios norte y sur, para explicar si había una influencia antropogénica en estos cambios. Encontramos que hubo eventos socioeconómicos de gran magnitud que afectaron esa tasa”, expuso Francisco Estrada.  

Tales eventos fueron el Protocolo de Montreal, iniciativa mundial para disminuir la presencia de clorofluorocarbonos en la atmósfera y proteger la capa de ozono, porque estos compuestos tienen un potencial de calentamiento mayor que el CO2, con lo cual, de manera fortuita, se modificó la tasa de calentamiento. 

Asimismo, el cambio de fertilizantes y el uso más eficiente del agua en la producción agrícola asiática afectaron a una bacteria del suelo que produce metano, gas de efecto invernadero también con mayor potencial de calentamiento que el CO2. A esto se sumó el desarrollo industrial de China e India que produjo aerosoles atmosféricos los cuales reflejan parte de la energía solar. 

Todo ello tuvo un efecto de reducción en el aumento de la temperatura global, en lo que se conoce como “pausa de calentamiento”. Es decir, esos cambios están relacionados de manera íntima con lo que hacemos o dejamos de hacer los humanos, añadió el también integrante del Centro de Ciencias de la Atmósfera. 

En el nuevo artículo –firmado por Estrada, Pierre Perron y Dukpa Kim, éstos últimos de las universidades de Boston y Corea, respectivamente– se muestra en un mapa el calentamiento observado de las distintas regiones del planeta durante los últimos 120 años. Ahí también aparece otro fenómeno denominado “amplificación del ártico” que ha contribuido de manera importante al calentamiento en la región y a cambios en patrones climáticos alrededor del mundo. 

La tasa de calentamiento del ártico, abundó el experto, es dos veces mayor a la del resto del planeta y no ha disminuido, ni siquiera en la pausa de los años 90.  

Eso se debe, en parte, a procesos de retroalimentación como aquellos provocados por el derretimiento de los hielos polares. En el polo norte, desde los años 70, se registra una reducción importante en la cantidad de hielo que, al ser blanco, refleja luz solar; al reducirse, esa energía se está absorbiendo por los océanos, describió Estrada Porrúa. 

El especialista continuó su explicación, y dijo: también existía la hipótesis de que el calentamiento global podría estar relacionado con la probabilidad de ocurrencia de inviernos muy severos en latitudes medias, como el norte de Estados Unidos, Asia y Europa, pero no estaba claro el mecanismo, y tampoco demostrado con datos. 

LEE Slim enfermó de Covid

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos